Las sombras del Viernes Negro

Las sombras del Viernes Negro

“Hemos construido un sistema que nos persuade a gastar el dinero que no tenemos en cosas que no necesitamos para crear impresiones que no durarán en personas que no nos importan”.

Emile Henry Gauvreay


Lo recibí igual que otras decenas de miles de dominicanos. El mensaje de mi empresa de courier, para indicarme que un día de estos de noviembre tendría la razón perfecta y el momento ideal para descuartizar mi alcancía (un infeliz puerquito de cerámica en su imagen publicitaria) y gastar mis ahorros: ¡Se acercaba el Black Friday (“Viernes Negro”, en español)!

Así veremos como, en las próximas semanas, sin siquiera haber llegado a las Navidades, estaremos bombardeados de mensajes publicitarios motivando un consumo extraodinario en un día que, hasta hace muy pocos años, pasaba por desapercibido en la República Dominicana.

Es irónico que justo se celebre este oscuro, orgiástico y vacuo día dedicado al consumismo un mes después de que celebramos el Día Internacional del Ahorro, un día después de que los americanizados celebran el Día de Acción de Gracias (por lo que tienen, no por lo que les falta) y un mes antes de celebrar el Día de Navidad (cuando se nos invita a pensar más trascendentalmente en lo que es verdaderamente valioso).

El Día Internacional de Ahorro, celebrado tímidamente por alguna que otra de nuestras entidades financieras, pasa totalmente por desapercibido al compararse con el nivel de bombardeo mediático al que desde ya estamos sometidos para comprar, gastar y consumir.

El “blitzkrieg” publicitario no proviene solamente de las tiendas y los centros comerciales, ya que a ese bombardeo aportan también los mismos bancos que aprovechan para duplicar límites de crédito (inconsultamente), aprobar tarjetas y líneas de crédito y motivarte a que, si lo quieres, te lo saques de la cabeza.

Si se cree que exagero, le recuerdo que según un análisis realizado por Argentarium conjuntamente y con la masiva base de datos de Cardnet, el procesador de pagos líder en la República Dominicana, en 2014 el día que mayor cantidad de compras plásticas se realizaron fue… ¡El “Viernes Negro” de ese año!

No el día de San Valentín (RD$670 millones), ni el de las Madres (RD$631 millones), ni el de los Padres (RD$636 millones), ni siquiera los días previos de Navidad (RD$888 millones). ¡Qué va! Ha sido ese injerto cultural del “Black” cuando, por lo menos en el 2014, colectivamente los dominicanos gastamos (¿despilfarramos?) más de RD$1,019 millones.

El fenómeno del Viernes Negro es relativamente reciente en la historia del gran comercio. En Estados Unidos surgió hace tres o cuatro décadas y, según algunos autores, lo de “negro” es porque, hasta ese día, los comercios solo habían acumulado pérdidas en los meses previos entre enero y octubre. En nuestra más arribista sociedad del consumo dominicana, a penas tiene tres o cuatro años, pero ya alcanzó igual nivel de importancia que en el Norte.

El consumo inteligente

Como consumidores, tenemos que hacer consciencia de lo débil, impulsivos e irracionales que podemos ser al momento de disponer de nuestros ingresos. Entramos a un juego, el del mercado y el consumo, en el cual, si fuera un casino o banca de apuesta cualquiera, muy difícilmente la casa perderá.

“Los mercados competitivos por su propia naturaleza engendran decepción y trampas” es la frase que The Economist utiliza para presentar un libro, no de Marx, sino de dos Nóbeles capitalistas como Akerlof y Shiller en pleno 2015.

Los “ganchos” están ahí. Desde consumir con tarjeta de crédito (en las que gastaremos el doble que si pagaramos en efectivo), hasta poner precios sin redondear (RD$999 y no RD$1,000) e inventarse días de consumo (como “Black Friday”, San Valentín y cualquier otra cantidad, invento exclusivo de mercadólogos y comerciantes).

¿Qué hacer? Los consejos pecan de simplistas, pero precisamente por su simpleza y claridad, los descartamos e ignoramos. ¡Igual que el sentido común!

¿Realmente tienes que cambiar tu televisión? ¿Tu vehículo? ¿Por qué lo estás haciendo? ¿Estaba en tus planes el gasto? ¿Era una meta tuya y de los tuyos esa adquisición? ¿No hay otras más importantes? ¿Te obligaste a comprar algo porque un amigo o vecino lo hizo y, como si fueras borrego, te lleva a imitarlo?

¿Sinceramente entendemos que, después de un punto básico, en lo material no está la felicidad? ¿Que ese celular (laptop, vestido, reloj, ¡lo que sea!) en el que hoy gastas lo que no tienes por tener la última tecnología en seis meses lo vas a querer cambiar o te habrás olvidado de el?

¿Vemos, como queda demostrada en decenas de estudio, que más que lo material, lo verdaderamente importante son las experiencias, las compartidas, las regaladas, las que recordamos y valoramos con el tiempo?

¿Cuántos somos los que firmamos pagarés en una “feria” de vehículos equivalente a tres y cuatro años de trabajo? ¿Los que pagamos cual esclavos una pesada cuota de un préstamo al banco pero no podemos ahorrar el 1% de nuestros ingresos?

¿Cuánto gastamos en el “Black Friday” el año pasado? ¿Realmente esa compra fue tan única? ¿Tan necesaria? ¿La financiamos? ¿Cuánto se nos fue, en los últimos doce meses, en seguros, intereses y hasta moras por consumir en base al impulso y no la planificación?

Cada quien tendrá una respuesta a estas preguntas, no me corresponde a mí juzgarlas. Pero, como individuos, como familias y como sociedad, las tenemos que responder.

Las dejo sobre la mesa, con una invitación: No seamos manada. Aprendamos a valorar lo que tenemos, como si fuéramos niños nuevamente. Aprendamos a distinguir lo que es necesario e importante de lo que es un deseo pasajero. Lo primero permanece. Lo segundo, si lo dejas para mañana, o hasta para diez minutos después, de seguro lo olvidarás. ¡Aprendamos!

Último Taller de Finanzas Personales (TFP) Argentarium

El sábado 21 de noviembre estaré facilitando la última entrega del 2015 del Taller de Finanzas Personales (Argentarium TFP), en el Hotel JW Marriott en Santo Domingo.

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Artículos relacionados

10 claves para tener una conciencia ética (1/2)

Esta es la primera entrega de dos en las que Luis Veras, en Mercados Globales, cita diez claves para tener

¿Cuándo menos es más en las finanzas?

Juan Camilo nos da la clave de cuándo (tener) menos es más en nuestras finanzas, en esta entrega de Paso

Entre el cielo y la tierra

El dominicano es un pueblo de mucha fe. Por lo menos si nos llevamos del Evangelio del domingo pasado, cuando

  • Robert A. Fernandez

    Excelente articulo, Siempre leo su columna en el diario libre, ahora estoy visitando la pagina. felicidades y muchos exitos.

  • Per14

    Como siempre, un articulaso!!

  • Muy buen artículo, sin embargo, como expresas, no creo sea tomado en cuenta, y al final veremos a muchas personas, que estarán pagando mucho más por el artículo o los artículos comprados en supuestas o reales ofertas, pero siempre llevados por ese ánimo de ostentar o aparentar lo que no tenemos.

  • Luis Iglesias Trinidad

    Por un lado tienes razón al decir que la gente gasta como loca en el Black Friday. Por otro lado es su dinero, y no es de la incumbencia de otra persona si “les trae verdadera felicidad”, o “felicidad momentánea”, lo pueden gastar como bien les entre en gana porque trabajaron por ello.

    Además, por favor no menciones a esos nobeles capitalistas como si fueran la gran cosa. Paul Krugman también ganó un Nobel y ha dicho burradas como “La economía Brasileña anda en buen camino” (mira como están), y tambien que una invasión alieligena estimularía la economía. Los economistas keynesianos son los primeros en gastar como locos.

  • Hola Alejandro, excelente analisis que comparto en su totalidad. Porque hay que esperar a esos días en que por desgracia se han vuelto comerciales para adquirir bienes y servicios? Ay algo que quiero añadir y es que la crisis ha empujado a la población a buscar las cosas lo mas baratas posibles, para asi ahorrarse los chelitos. Lo que es eso y otros que quieren comprar por simple echavainaneno es lo que hace que dias como este (Black Friday) se arraiguen como si ya tuviesen años, y lo peor, que se haga de forma asquerosa (hasta los supermercados lo hacen).

Volver Arriba