IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Recomenzar: paso a paso (2/2)

Recomenzar: paso a paso (2/2)

No es sólo levantarse. También tenemos que enfocarnos en hacerlo bien y con disciplina. Dependiendo del cómo se haga, más efectivo y rápido será el proceso de sanar y cicatrizar la herida que, lamentablemente, dejará una mora crediticia del pasado.

Saldada la deuda, es necesario asegurarse de que el pago quede registrado en los dos burós de crédito que operan en el país. El acreedor y los burós tienen un tiempo (30 días) en el que están obligados a hacer las correcciones en el registro. Pasado el tiempo de actualización, asegúrate de revisar nuevamente tu «DataCrédito» o «CICLA» (como todavía algunos llaman a TransUnion) para confirmar que ya se refleja el pago. De lo contrario, tendrás que iniciar un proceso de reclamo para que esto ocurra. En cualquier caso, guarda siempre contigo de forma segura, hasta para el futuro, la carta de saldo que deben entregarte al momento de hacer tu pago total. Esa carta debería ser gratuita, en mi opinión, aunque muchos cobrarán por ella. Sin embargo, es importante saber que por haber cancelado una mora no quiere decir que se borrará todo rastro de tus atrasos. Eso tomará tiempo.

En el típico caso de las tarjetas de crédito bajo la nueva ley de habeas data del año 2013, se eliminará dentro de los cuatro años luego de pagar la deuda. Durante ese período de «cicatrización», los acreedores y tú continuarán viendo que existió una situación de atraso, aunque ya regularizado. ¿Quiere esto decir que no serás sujeto de crédito por igual período de tiempo? No. ¿Que no hay nada que puedas hacer para mejorar tu perfil crediticio? Tampoco. ¿Que hubiese sido lo mismo pagar que no pagar? ¡Absolutamente no!

Recomendaciones para recuperar el crédito

Luego del pago, los pasos a seguir dependerán de si tienes o no otras facilidades de crédito vigentes, además de la que tenías hasta recientemente en mora. En el caso de que tengas otras tarjetas o préstamos activos, debes manejarte con cuidado y velar por cumplir con tres condiciones o recomendaciones.

Primera recomendación: Proponte nunca, nunca, ¡nunca! atrasarte nuevamente en los créditos que tienes a tu favor. Por atraso, me refiero hasta a un día después de tu fecha de pago, sea la del dinero plástico o la del préstamo.

En algunas entidades, automáticamente dan unos días de «gracia» o de «cura» luego de la fecha de pago. En otras, no. Imagínate que no hay «chance» y prográmate para el pago puntual. Tampoco hay que ir a los extremos de prepagar tus préstamos o pagarlos antes de la fecha indicada. Claro que lo puedes hacer, pero sólo para fines de bajar tus compromisos financieros y el pago de intereses, no tanto para mejorar tu «score».

Segunda recomendación: No solicites ni procures abrir nuevas facilidades crediticias, de ningún tipo. Por un tiempo, digamos que de 12 a 18 meses, adminístrate con lo que tienes. Eso sí, asegúrate de cuidar las tarjetas o líneas de crédito ya a tu nombre. Por lo que explicaré a continuación, no canceles o «piques» tus tarjetas. Si realmente tienes un problema grave con el consumo, o entiendes que el crédito fácil te lleva a ello, entonces déjalas guardadas en un sitio seguro, o con alguien de confianza. Es importante resguardar tu crédito existente, y esta es mi tercera recomendación, pues para acelerar tu proceso de recuperación crediticia será clave que no consumas, nunca, más del 50% del límite que tengas en tus tarjetas.

En otras palabras: Si tienes RD$10,000 en tu plástico, planifica no tener consumos mayores a los RD$5,000. Por supuesto, evita el financiamiento con la tarjeta y aún más el excederte o sobregirarte en tu límite de crédito existente. Podrías, entonces, dividir tus consumos en dos tarjetas, de tal forma que ni en una ni en la otra utilices el 50%de tu capacidad. Por esto es importante mantener tus plásticos existentes. Aunque no los utilices, les demostrarás a tus demás acreedores que tienes cierta flexibilidad y capacidad de crédito a tu favor.

Para aquellas personas que sólo tuvieron un crédito (el que estuvo en «legal» aunque ya saldado), aplica la primera y tercera recomendación de arriba, con una modificación en cuanto a la segunda. Bien puedes solicitar una nueva facilidad de crédito, probablemente garantizada, pero sólo una. Durante el primer año, puedes escoger entre los productos que están destinados a personas con un pasado crediticio imperfecto, como «Recomienza«, de Banco BHD; «Confía En Ti«, de Asociación La Nacional y «Al Rescate«, del Banco ADEMI. Las primeras dos ofertas (BHD y La Nacional) te exigirán una garantía para recomenzar, mientras que ADEMI te prestará sin colateral.

En cualquier caso, recuerda siempre pagar puntualmente el total de tu nuevo plástico (Descubre cuál es la mejor tarjeta para ayudarte a reconstruir tu historial de crédito), y limitar tus consumos al 50% del límite de crédito que obtengas. Dale seguimiento a tu historial de crédito, y en particular a tu «score» de crédito en los siguientes meses. Recuerda que con la nueva legislación, podrás acceder a tu historial gratuitamente cuatro veces al año. En el caso de uno de los burós (DataCrédito), también podrás ver gratuitamente cómo tu calificación mejorará luego de haber saldado la mora e implementado estas notas para que tu recomenzar financiero sea tan sostenible y duradero como el buen nombre que quieres construir y legar a los tuyos.


 “Comienza haciendo lo necesario, luego haz lo posible y terminarás haciendo lo imposible”.

San Francisco de Asís (1182-1226)

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 25 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.




Volver Arriba