El futuro del BNV

El futuro del BNV

Danilo Medina pasará a la historia como el presidente banquero. El primero economista, nuestro presidente también es uno que será recordado por sus viajes dominicales, en los que casi siempre se pone sombrero de oficial de crédito, otorgando préstamos para apoyar proyectos y asociaciones vinculadas a los sectores productivos más pobres de nuestro país.

Además de financiamientos blandos, el presidente Medina se destaca por su sensibilidad a las necesidades económicas de esas iniciativas sociales en las provincias. Gracias a ese estilo, lo he visto, en YouTube, no solamente escuchando a sus “clientes”, sino que también asesorándolos, y hablándoles de la importancia de mantener un buen historial en “DataCredito”, para así poder acceder al crédito en el futuro.

Precisamente por lo anterior es que no logro entender, por más vueltas que le doy al bizcocho, su estilo tan aparentemente distante de las instituciones claves del Estado dominicano, cuya razón de ser es, precisamente, apoyar y financiar esos mismísimos sectores productivos.

El BNV, los coreanos y el cuento

Cada cierto tiempo, y por lo menos desde el 2006 (¡hace ya 7 años!), unos simpáticos y bien intencionados funcionarios del gobierno de Corea nos visitan para explorar la idea, originalmente sembrada por el pasado presidente Leonel Fernández, de transformar el BNV en un banco de desarrollo de las exportaciones.

La semana pasada, nuevamente leímos los mismos titulares que se han venido repitiendo desde entonces sobre la eminente transformación del “Banco Nacional de la Vivienda y Fomento a la Producción” a un banco de exportación. Tanto se ha repetido lo mismo, que llego a pensar que es un cuento.

Lo que no es cuento es el deterioro financiero y operacional que viene demostrando uno de los órganos del Estado dominicano que en su momento competía con el Banco Central, en cuanto a su capacidad técnica, reputación institucional y credibilidad.

En la primera gráfica vemos que, luego de transformarse a BNVFP en 2004, los activos malos de la entidad sumaban, neto de provisiones, RD$11 millones o apenas 0.2% de su patrimonio.

Poco menos de 10 años después, esos activos tóxicos suman ya la friolera suma de RD$972 millones o el 12.5% del patrimonio neto acumulado.

Sólo en el último año, estos bienes morosos, en litis y adjudicados se han triplicado, al pasar de RD$355 millones al monto actual de RD$972 millones.

De cada RD$100 en cartera de préstamos, a julio de 2013, el BNV tiene en atraso RD$18. Esta morosidad es más de cinco veces la morosidad que reflejan las asociaciones de ahorro y préstamo, entidades que en un pasado no tan lejano el mismo banco fiscalizaba.

Tan patéticos activos han resultado en una aún más penosa rentabilidad a nivel operacional. El banco, que aún en sus momentos de menor gloria llegó a registrar resultados superiores a los RD$200 millones, al cierre de 2012, por primera vez en su historia, arrojó un resultado deficitario de RD$40 millones y, en los siete primeros meses de este año…, ¡pérdidas de RD$113 millones!

Desde marzo del 2011, los ingresos operativos del BNV han resultado insuficientes para hacerle frente a los gastos generales y administrativos de la institución. Es decir, que de cada RD$100 en ingresos operativos, los gastos son RD$100 o más, como a julio de 2013, que son más de RD$146.

La pregunta obvia: ¿Por qué?

No tengo una respuesta concreta, salvo concluir que la falta de visión estratégica (o multiplicidad o contradicción de ellas), por lo menos un escandaloso fraude de cientos de millones de RD$, múltiples ejemplos de contabilidad manipuladoramente creativa, incapacidad técnica, pobre gobernabilidad corporativa, débil supervisión, “politiquería” 101 y rotación gerencial conllevó, como era totalmente predecible, a una situación que por lo menos en esta columna hemos venido pronosticando desde hace ya varios años.

Sería lamentable que una institución con el legado del Banco Nacional de la Vivienda, con sus más de 50 años ya cumplidos, tenga que terminar como aquel otro banco, el de los “Trabajadores”.

Tal ha sido el fracaso de sus administradores recientes, y de los miembros del directorio llamados a fiscalizarlos, que es injusto sacrificar una institución tan honorable y rica, por la incapacidad de unos pocos burócratas y políticos del ayer.

El BNV no nació como árbol doblado. Rindió frutos, y puede rendir más. Pero lo han doblado mucho. Si Medina y su equipo lo endereza, lograrán lo que nunca antes se había hecho. Como con las visitas dominicales. Esperemos. Más.


“Bonita la idea de propulsar nuevos bancos públicos, como la Banca Solidaria o el Banco de Exportación. Excelente. La apoyo. Pero, primero, arreglemos los que ya tenemos. ¿No les parece?”

– Los bancos del Presidente, Argentarium del 16 de agosto de 2012

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Artículos relacionados

2do Ranking: Banca RD, en su mejor momento (2007)

La cartera crece 22% y su calidad llega al mejor nivel de los últimos diez años. La solvencia de todo

Aniversario de las cuentas locales en US$

Desde hace 10 años, a raíz del proceso de reforma que caracterizó al sistema financiero dominicano de mediados de los

¡Duro con él!

12 pasos para tomar el control de tus finanzas. Este puede ser un gran año. Ahora que se está iniciando,

Volver Arriba