IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Los valdesianos reserva limitada

Los valdesianos reserva limitada

Con las recién llegadas brisas navideñas, ¿quién no se anima a disfrutar de una copa de vino, sobre todo si es de una uva reserva y limitada?

Como para complacernos, los amigos del Banco Central descorcharon una barrica de sus bóvedas, aunque está por conocerse los invitados a esta nueva gran cata.

A diferencia de los exquisitos Valdesianos de 2009 (que alcanzaron los RD$19 mil millones), cuyo lanzamiento al mercado fue precedido de una campaña de espacios pagados de las autoridades del Banco Central, estos de la Reserva Limitada (de tan solo RD$7.2 mil millones) han tenido un lanzamiento mucho más tímido.

Su descorche, eso sí, era bastante previsible, por lo menos para este escribidor, que en su cuenta de Twitter (allá el caluroso 8 de junio pasado) pronosticó: «Entre las medidas que las autoridades podrán tomar para mitigar el impacto del impuesto de 1% a los activos bancarios está la liberación de parte del encaje legal, como hicieron en el 2009.»

El 7 de julio, cuando ya el paquetollo fiscal se estaba dejando sentir predeciblemente con el aumento en los intereses bancarios, el periódico Hoy fue el único en reportar que el Gobernador adelantó que «en los próximos días el Banco Central liberará un 1% del encaje que rige a las entidades financieras como forma de quitarles presión a los intereses.»

Nos enteramos, nuevamente, del tan ansiado descorche, apenas la semana pasada, cuando la Asociación de Constructores y Promotores de Vivienda (ACOPROVI) y la Asociación de Bancos Comerciales «saludaron» la decisión de las autoridades de liberar RD$3,000 millones para el sector vivienda y construcción.

Ojo: la decisión inicial para esta liberación de recursos fue tomada por la Junta Monetaria… ¡el 31 de agosto de 2011!

La resolución de las autoridades (todavía no divulgada oficialmente) de agosto fue hecha operativa apenas el lunes pasado, por medio de un instructivo de esa fecha perdido (aunque disponible) en las entrañas de la web del Banco Central.

El monto total a liberar es de RD$7.3 mil millones pero, como vemos en las gráficas, el quién y cuánto beberá de esta reserva depende de la copa donde se sirva y de la voluntad, sobre todo, de los sommeliers de la banca comercial.

Paradójicamente, el 100% de los recursos liberados a las asociaciones A&P («por su naturaleza») tendrán que ser destinados a préstamos hipotecarios para la vivienda, a tasas reguladas (máximos de 11% y 13%), mientras que la banca múltiple solamente está obligada a destinar el 20% de sus fondos (unos RD$1.2 mil millones) al mismo segmento hipotecario.

Decimos que es una paradoja pues, con sus RD$51.5 mil millones en préstamos hipotecarios, la banca múltiple destina 68% más recursos a ese tipo de préstamos que los otorgados por las asociaciones A&P (unos RD$30.6 mil millones).

Lo que llama aún más la atención es que los únicos préstamos sujetos a «restricciones» de tasas de interés son los hipotecarios, que representan solo un 32% del pastel global de RD$7.2 mil millones.

El remanente, sobre decirlo, podría ser colocado a cualquier tasa.

Mientras las mutuales disfrutan (¿sufren?) el atenerse a su naturaleza viviendista, los bancos contarán, además del 20% en fondos para préstamos hipotecarios, con 35% (o RD$2.1 mil millones) de «liberación inmediata, sin ningún tipo de condición», de 20% (o RD$1.2 mil millones) para «préstamos personales y de consumo, dentro de los cuales se encuentran compra de electrodomésticos y vehículos» y un 25% (o RD$1.4 mil millones) para los «sectores productivos.»

La gran interrogante es ¿qué harán los banqueros con RD$2.1 mil millones en fondos «sin ningún tipo de condición»?

¿Lo colocarán, por ejemplo, en títulos de Hacienda o del BC, que generan rendimientos hasta de 18%, aunque con poco valor para la economía «real»?

¿Será que lo destinan a los sectores productivos, de tal forma que estos lleguen a sumar RD$3.7 mil millones o el 50% de los recursos liberados?

¿O preferirán colocarlos al sector vivienda, para sumar los RD$4.4 mil millones (60% del total)?

El colmo fuera, claro está, que los fondos de libre albedrío de RD$2.1 mil millones se adicionen a los RD$1.4 mil millones en préstamos «asignados» al consumo, pues tendríamos que RD$3.5 mil millones (casi el 50% del total) se utilizarán para financiar «yipetas» de lujo, televisores plasma y viajes al exterior.

¿Se imaginan? ¿Una gran feria para consumir y despilfarrar? ¿Ahora?

Justo en momentos en que los industriales piden aprovechar «la coyuntura para cambiar la visión prevaleciente de una economía con el 93% del PIB dedicada al consumo y un alto déficit en cuenta corriente producto del bajo nivel de exportaciones.» ¿Salud?


«Un pensamiento le cruzó la mente: ¿cómo haces que los pobres se sientan ricos cuando sus sueldos están estancados? Les das préstamos baratos.»

Michael Lewis, En «La Gran Apuesta» (2010) explicando la burbuja de los préstamos basura en EE.UU.

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Volver Arriba