Rentabilidad y Calidad de Cartera del Sector Financiero a Septiembre 2005

Rentabilidad y Calidad de Cartera del Sector Financiero a Septiembre 2005

Un reto del sector es aumentar sus volúmenes de negocios (tanto crediticios como de servicios) para retomar los niveles de alta rentabilidad que le habían caracterizado en períodos anteriores.
He tenido la inquietud en cuanto al desempeño del sistema financiero nacional entre el período septiembre 2004 septiembre 2005, particularmente en cuanto a sus niveles de calidad de cartera y su efecto en la rentabilidad del sector.

Con la duda en mente revisé los estados financieros que reporta la Superintendencia de Bancos (SIB) a septiembre 2004 versus septiembre 2005. Me refiero a los números del sector en base consolidada, y las entidades representadas allí son básicamente comparables de año a año.

Debo reconocer que me llamó la atención el análisis, no por los resultados sino por sus causas. En efecto, los ingresos netos del sistema han caído un 20% en 2004/2005, por un monto absoluto de RD$1,477 millones, al mismo tiempo que la calidad de los activos ha mejorado a uno de sus mejores niveles en años recientes.

Al entrar en el detalle de la variación en la rentabilidad neta por subsector (banca múltiple, asociaciones de ahorro y préstamo, etc.), se evidencia un comportamiento particular a cada tipo de entidad, de acuerdo a su enfoque de negocio. Es notable el impacto que la reducción en las tasas activas para inversiones a corto plazo tuvo sobre las asociaciones de ahorro y préstamo, mientras la banca múltiple manejó la misma situación de tal manera que sus resultados netos, para ambos períodos, fueron básicamente iguales.

En cuanto a la reducción de la rentabilidad del sector en general, es interesante ver los determinantes de la misma, que trato de conceptualizar a continuación:

Como se observa, los factores principales que han impactado la disminución en la rentabilidad del sector como un todo han sido (1) el aumento en los gastos administrativos y (2) la disminución en el margen de las operaciones cambiarias (tanto por diferencial como por comisiones).

De todas las variables que han incidido sobre la rentabilidad, el tema cambiario explica un 20%. Pero lo notable es que el aumento en los gastos administrativos explica alrededor de un 67% de la misma.

Conocemos los retos que tienen las entidades de intermediación financiera en cuanto a sus aspectos de eficiencia operacional, siendo los gastos administrativos a septiembre 2003 unos RD$7.7 billones, mientras que para la misma fecha de 2005 son RD$13.5 billones (1.75x). En 2003 las entidades incurrían en gastos administrativos que representaban 2.6% de los activos que sustentaban. Dos años después, esta relación se acerca al 3.3%. Sin embargo, hay que resaltar que el aumento en los gastos va en línea con los niveles de inflación entre ambos períodos y que, por su naturaleza, la cuenta de gastos es menos elástica que los valores del balance general, sobre todo aquellos expresados en moneda extranjera.

Dos factores únicamente han ido a favor del sistema en lo que va del año: (1) el menor gasto de provisiones que las entidades han realizado durante 2005, fecha de entrada en vigencia del nuevo Reglamento de Evaluación de Activos (REA) cuando se compara con lo que aprovisionaron para la misma fecha de 2004 y, en menor grado, (2) la reducida provisión para gasto por concepto de ISR.

Lo cierto es que los menores niveles de gastos por provisiones crediticias de la industria en 2005 son justificados, cuando se toma en cuenta que ya todo el sistema venía haciendo sacrificios significativos en su rentabilidad desde 2003 y esto se evidencia por la muy mejorada calidad de cartera, como muestra la siguiente tabla:

 

Aunque la cartera vencida se ha quedado estable en el rango del –7%, la cobertura más que se ha duplicado en los últimos dos años, de tal forma que en el improbable escenario de tener que castigar la totalidad de la cartera vencida, esta pérdida pudiese ser absorbida por las reservas existentes sin tener que afectar el patrimonio (o los resultados) del sistema. El rebalanceo entre cartera en moneda extranjera y moneda local también es algo sano y prudente, donde la significativa revaluación del peso dominicano ha tenido una fuerte incidencia.

Teniendo en cuenta lo anterior, la perspectiva para la rentabilidad del sector financiero a futuro es positiva. En un ambiente macroeconómico estable, con una cartera de créditos sana como la actual, bien aprovisionada y con tendencia a dinamizarse, solamente le resta a la industria tomar un mayor control del gasto administrativo y aumentar sus volúmenes de negocios (tanto crediticios como de servicios) para retomar los niveles de alta rentabilidad que le habían caracterizado en períodos anteriores.


«Un reto del sector es aumentar sus volúmenes de negocios (tanto crediticios como de servicios) para retomar los niveles de alta rentabilidad que le habían caracterizado en períodos anteriores.”

Alejandro Fernández W.

 

 

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 25 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Volver Arriba