…y sin embargo, crece

…y sin embargo, crece

En los últimos meses se ha suscitado uno de los debates más interesantes, y didácticos, que recordemos en el contexto económico de la República Dominicana.

A tomar en cuenta

Para estimar el crecimiento de las carteras de créditos por sectores, utilizamos la data publicada por la Superintendencia de Bancos a mayo de 2006. Esta fecha es diferente a la utilizada en el informe “Comportamiento de la Economía Dominicana Enero-Junio 2006”. Los sectores económicos analizados representan el 71% de la cartera de crédito del sector financiero dominicano y, según el Banco Central, tienen una ponderación del 75% para fines del cálculo del PIB, por lo que se consideran una muestra representativa de la economía dominicana.

Hasta nuestro hacedor de opinión pública favorito, Boquechivo (de Harold Priego) se ha referido al tema en más de una ocasión. Hablamos, por supuesto, del crecimiento del Producto Interno Bruto de la RD que, según el Banco Central (BC) ha sido de 11.7% en el período enero-junio de 2006.

A mayo de 2006, la Superintendencia de Bancos reporta un crecimiento, no- minal eso sí, del 10.3% en la cartera de crédito del sector financiero dominicano.

Aunque el tema de las magnitudes del crecimiento, tanto del PIB como de los préstamos, es complejo, resultó interesante verificar si las tendencias generales del crecimiento en ambos indicadores, a nivel sectorial, eran consistentes. ¡Eureka! Salvo una excepción, la gráfica confirma la hipótesis de que a mayor crecimiento económico en un sector específico, mayor será la dinámica crediticia.
Es así como la agropecuaria crece, según el BC, un 20% mientras los préstamos a ese sector, según la Superintendencia de Bancos, crecen 15%. Actividades como la construcción crecen un 33% mientras su crédito en la banca aumenta 14%. La manufactura creció 9% y sus préstamos bancarios aumentaron 24%.

Excepción a la regla

No obstante cierta coherencia en los resultados, el sector comercio, cuya actividad económica creció 11% a junio 2006, presenta una ligera (-1%) disminución en el nivel de crédito bancario. ¿Cómo explicar este fenómeno? Una teoría: el comercio depende cada vez más del crédito bancario indirecto, por vía de la liquidez provista por las tarjetas de crédito y otras facilidades al consumidor.

Si nos remontamos un año atrás, ya en términos globales, para el primer semestre del 2005 el crédito había disminuido 0.3%, según la SIB. Pero el BC explicó que el PIB aumentó un 5.8% Poco crédito y, sin embargo, creció.


“Las cosas no han empeorado, están mejorando. Lo que pasa es que hay personas con alto poder adquisitivo y otras con menos…”

Alejandro E. Grullón E., Presidente del Consejo de Directores, Grupo Popular, S.A.

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 25 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Volver Arriba