A junio 2006, los bancos disminuyeron las expectativas devaluatorias

A junio 2006, los bancos disminuyeron las expectativas devaluatorias

La mitad de la banca aumentó su posición larga en US$, y la otra mitad la redujo.

Un análisis de los estados financieros revisados de la banca múltiple, a junio 2006, revela que el sistema mantenía posiciones cambiarias “largas” en moneda extranjera (principalmente en dólares estadounidenses) que representaban un 22% de su patrimonio total. Al comparar con la misma relación a diciembre 2005, que era de 23%, se aprecia que la banca comercial redujo ligeramente sus expectativas de devaluación a junio de 2006.

Al corte del primer semestre de 2006, los bancos mantenían US$202 millones más en activos en moneda extranjera que lo que debían en igual moneda, apenas 3% superior al cierre de 2005.

Llama la atención comparar este índice con los reflejados en años recientes. Por ejemplo, y como se aprecia en la gráfica, a diciembre de 2003, en plena crisis bancaria, las posiciones largas alcanzaron los US$281 millones, que representaban el 52% del capital bancario a esa fecha. Esa acumulación de divisas, que aumentó 93% (o US$136 millones) frente a diciembre de 2002, incidió fuertemente en el mercado cambiario de esos momentos, que registró una devaluación del 93% de la moneda local.

También impactó la rentabilidad de la banca, que a diciembre 2003 reportó ingresos por diferencial cambiario de US$56 millones, 144% más que en 2002.

Y al revés: el desmonte gradual de estas posiciones, que desde 2003 se han estabilizado luego de una reducción de US$79 millones, también jugó un papel decisivo en la revaluación del RD$ registrada en los últimos 28 meses. A esto habría que agregarle parte de los más de US$450 millones que según Clave Digital fueron inyectados al mercado por los accionistas del Banco del Progreso. (No obstante, el análisis no incluye este impacto ya que esa entidad tiene dispensa para la publicación de sus estados).

El contrato reservas

Quizás no sorprenda que el estatal Banco de Re- servas es el único que mantuvo una posición corta en moneda extranjera de US$19 millones, lo que podría implicar que a junio de 2006 la entidad de hecho tenía expectativas de revaluación del RD$. Desde 2005, el banco aumentó esta brecha ligeramente de 2% del capital a 7% a junio 2006. Esta reducción contrarrestó, en parte, las estrategias “largas” de algunos bancos múltipes privados.

No es la primera vez que el Banreservas refleja una visión “contraria” a la del resto del mercado bancario, según expresa en sus estados financieros auditados.

A diciembre de 2002, cuando el resto del sistema iba aumentando sus posiciones largas, la entidad estatal cerró con una posición corta de US$56 millones, que representaba el 31% de su patrimonio.

Aunque al cierre de 2002 la entidad, según el sitio web de la Superintendencia de Bancos, no registró movimientos en las cuentas de diferencial cambiario, en 2003 fue de las pocas con una pérdida de US$3 millones.

¿Y las demás entidades?

Con la excepción del Republic Bank, los bancos internacionales (Citibank y Scotiabank) han aumentado ligeramente sus posiciones largas al semestre de junio 2006, aunque los cambios, como porcentaje de sus patrimonios, son relativamente bajos.

Por otro lado, el Santa Cruz, que contabilizó ganancias por diferencial de US$3 millones en diciembre 2005 (60% de su utilidad neta), desde entonces fue el más agresivo reduciendo su exposición larga: de 52% del capital la desmontó a 24%.

Lamentablemente desde la óptica de transparencia de mercado, estas cifras solamente han estado disponibles al público anualmente y, desde 2006, semestralmente.
Pero es un inicio, aunque en los mercados, incluso el cambiario, las tendencias pasadas no siempre dan señales del futuro.


 LIMITACIONES

El análisis estático y no cubre todos los agentes.

Los jugadores del mercado cambiario pueden alterar sus posiciones en poco tiempo, por lo que hay que resaltar que el análisis presentado solamente captura los resultados a las fechas de cierre de los estados auditados de la mayoría de la banca.

Un dimensionamiento adecuado de las tendencias se basaría en las posiciones presentadas por los agentes con mayor periodicidad.

Por otro lado, no solamente los bancos múltiples participan en el mercado de divisas, ya que existen otros agentes, incluso corporaciones privadas y el propio sector público (por ejemplo, el Banco Central) cuyas operaciones activas y pasivas inciden de manera decisiva. Finalmente, no se deben confundir los ingresos por concepto de diferencial cambiario con los de comisiones por operaciones de compra y venta de divisas.

Mientras tanto, al cierre, la tasa, según Mercado Electrónico Dominicano (MED), subió.

 

 

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 25 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Etiquetas:
Análisis cambiario

Volver Arriba