IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Llegó el momento de revisar el REA

Llegó el momento de revisar el REA

El flujo de efectivo neto de operaciones en el campo ha tenido una primacía, poco saludable en nuestra opinión, sobre los demás indicadores.

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) ha retomado la iniciativa, que en otros momentos llevó la propia banca comercial, de buscar una flexibilización, (aunque adecuación suena mejor) de las normas bancarias que regulan el otorgamiento del crédito comercial.

A diferencia de antes, cuando se quiso modificar una normativa semanas después de su promulgación por la Junta Monetaria, que ni siquiera había sido implementada por la banca, la propuesta de la AIRD además de válida, también llegó a buen tiempo. El Reglamento de Evaluación de Activos (REA) ya cumplió su segundo año de vigencia y ejecución.

En lo personal, y en esto debo ser transparente frente al lector, durante mi paso por la Superintendencia de Bancos tuve la oportunidad de participar en las discusiones y redacción del REA de diciembre de 2004. Por ese rol perdí más de un banquero como amigo, y un empresario, que ahora es amigo, al conocernos me recriminó: “¡Así es que tú fuiste el que me dañó el negocio!”

Paradójicamente, de la redacción del REA hay poco que cambiar. Hasta el más admirado banquero me reconoció esto. No obstante, como todo lo humano, merece revisarse. Lo que sí hay que adecuar, y urgentemente, es su interpretación por la propia Superintendencia.

¿Por qué tanto ruido?

El cambio más significativo de la última versión de las normas prudenciales, que regulan el otorgamiento al crédito, fue que, para los mayores deudores comerciales (préstamos de más de RD$5 millones) el otorgamiento estará condicionado no solamente porque la empresa y sus ac- cionistas tengan una buena reputación, o que en el pasado hayan demostrado un excelente historial de pago.

Dichas variables se siguen considerando, pero están subordinadas a la clave de todo: la capacidad de pago. Esa capacidad de pago, cuya medición para el más experimentado analista o banquero es más un arte que una técnica, determinará la clasificación que se le otorgue.

El “rating” (como muestra la gráfica son sólo cinco: de la A a la E) le indicará al banco cuál es la “probabilidad de incumplimiento” o de que la empresa no honre sus compromisos.

Así es como un crédito “C” se consideraría que tiene una probabilidad de incumplimiento del 20%, por lo que el banco tendría que hacer una provisión por ese monto, salvo que obtenga una garantía real, con la cual logrará mitigar la pérdida esperada y, por lo tanto, la provisión. De lo contrario, el crédito no se otorgaría, o se haría a un costo muy alto.

El problema

¿Cómo se mide la capacidad de pago? El buen banquero hará un análisis integral de muchos factores cualitativos y cuantitativos. En principio, la concepción del REA era documentar esa buena práctica. Por eso se esta- blecieron indicadores de liquidez, apalancamiento, operacionales, y hasta de riesgo cambiario y riesgo país.

En la práctica, según sabemos luego de la fiscalización y las “aclaraciones” de la Superintendencia, una sola variable financiera es determinante.
El flujo de efectivo neto de operaciones (“EDON”, una importación de la norma mexicana) en el campo ha tenido una primacía, poco saludable en nuestra opinión, sobre los demás indicadores.

Incluimos un resumen de empresas reales, que no solamente superaron 2003, sino que lo hicieron con mayores ventas, utilidades y menor deuda.
Por una razón u otra, las empresas cerraron sus estados financieros con un

“EDON” negativo. El agroempresario extendió el plazo de crédito a los sembradores, o el importador prepagó a sus suplidores extranjeros para no asumir riesgo cambiario.


 “Pedirán a la SIB que flexibilice las normas Empresarios quieren mayor acceso al crédito bancario»

Titular de portada del periódico hoy (15 de enero de 2007)

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 25 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Etiquetas:
Normas bancarias

Volver Arriba