¿Quiénes vigilan tu pensión en la RD?

¿Quiénes vigilan tu pensión en la RD?

El sistema de pensiones en la República Dominicana comenzó con el pie derecho. En el contexto de una crisis bancaria, desequilibrios macroeconómicos, falta de tradición de ahorro y lo novedoso del concepto provisional en medio de un complejo y fragmentado sistema de seguridad social, la afirmación es ambiciosa.

No obstante, el haber acumulado, en tan breve período de tiempo, más de RD$28 mil millones, acercándose al 3% del Producto Interno Bruto (PIB) es verdaderamente un logro para el país, por décadas caracterizado por un bajo nivel de ahorro interno y de orden cortoplacista.

Las perspectivas de crecimiento de los fondos de pensiones son aun más halagadoras. Dice la Superintendencia de Pensiones que los aportes “alcanzarán el 25% del PIB en 18 años”, una cuarta parte del tiempo que le tomó a la banca dominicana.

Es precisamente esta perspectiva positiva la que motiva y, de hecho, exige, una readecuación de algunos de los elementos de la regulación del sistema previsional.

Nos referimos a la Comisión Clasificadora de Riesgos y Límites de Inversión (CCR) entidad de bajo perfil en la actualidad pero que en poco tiempo tendrá una incidencia en la economía de República Dominicana superada solamente por la Junta Monetaria, regente de la administración monetaria y financiera.

El artículo 99 de la Ley de Seguridad Social establece que la CCR “determinará el grado de riesgo actual de cada tipo de instrumento financiero, la diversificación de las inversiones entre los tipos genéricos y los límites máximos de inversión por tipo de instrumento”.

Si buscamos la referencia para el equivalente de la CCR en la legislación chilena, modelo de la República Dominicana, se apreciará que además de homologar los nombres, se persiguen los mismos objetivos.

Pero difiere en aspectos importantes. La CCR chilena tiene “personalidad jurídica y patrimonio propio” y de sus siete miembros, solo tres son representantes oficiales (los superintendentes de Pensiones, Bancos y Valores) y cuatro son designados por las AFP. La comisión dominicana tiene seis miembros, todos del sector oficial con la excepción del representante de los trabajadores.

¿Cuál es el problema?

Excluir al sector privado, o las AFP, de las decisiones de la CCR, como es el caso dominicano, les podría exonerar también, hasta cierto punto, de la responsabilidad que asumen al invertir los fondos de pensiones administrados. Escenario hipotético (e improbable en la actualidad): quiebra una de las emisiones autorizadas por la CCR.

¿Quién es responsable por el faltante que surja? De entrada serían las AFP, que están obligadas a asegurar un rendimiento mínimo. Pero, ¿y las autoridades, y el representante de los afiliados? También acarrearán cierta responsabilidad, por haber autorizado una inversión que antes parecía “prudente”. Por eso en Chile la mayoría de la CCR es de las AFP, que tendrán bien claro la responsabilidad que asumen.

Por otro lado, leer expresiones como “saber a cuáles sectores los tenemos orientados” y pensar que las inversiones de las AFP serán filtradas por un organismo público, compuesto por autoridades de por sí más que ocupadas, nos retrocede a un “dirigis- mo” del pasado.

Para iniciar, la actual CCR realizó una buena labor. Pero su organización futura amerita reflexión.

De lo contrario, se continuará con 99% de los fondos depositados en la banca, que no necesita de más liquidez.


La cifra

74% 

De la pensión de un trabajador que cotice por 40 años viene del retorno sobre sus aportes. Por ello la importancia de ponderar los riesgos, pero también el retorno no percibido.


 “Hay sectores que ojalá nosotros poder financiarlos, pero si están con crisis…, con los fondos de pensiones hay que ser muy prudentes.”

 Persia Alvarez de Hernández, Superintendente de Pensiones

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Etiquetas:
AFPsSIPEN

Artículos relacionados

Época de vacas gordas

Casi siempre, la banca es un buen reflejo de cómo andan las cosas en la economía. En sus balances, las

De márgenes bancarios

“Compra caro y vende barato” dirá todo buen comerciante. En la banca es lo mismo: el margen, o la diferencia

Tres quejas muy comunes que irritan a los usuarios bancarios

A través de Argentarium recibimos todos los meses cientos de correos, menciones y mensajes directos de usuarios de servicios financieros,

Volver Arriba