IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Anatomía de un banco: el estado de resultados

Anatomía de un banco: el estado de resultados

Como dicen los del Norte: “Hay muchas maneras de pelar un gato”. Lo mismo decimos sobre cómo los bancos generan rentabilidad para sus accionistas. Pero lo cierto es que hay algunas mejores, sobre todo porque tienden a ser más constantes y regulares que otras y en el negocio bancario mientras más predecible, tanto mejor.

Anteriormente comentábamos la importancia del apalancamiento en la determinación del retorno sobre el capital (RsC) de una entidad financiera, contrastándola con una empresa del sector real. En esta ocasión asumiremos un mismo nivel de apalancamiento, pero compararemos tres bancos de la imaginación de Argentarium (Alpha, Beta y Gamma. Ver cuadro anexo) para desmenuzar dónde está la creación de valor en cada uno de ellos. Reordenamos y resumimos un poco los principales renglones del estado de resultados. Lo relacionamos con el patrimonio que aportamos a las entidades, de tal manera que al final derivamos su RsC. Como vemos, los tres bancos generan un RsC particular a cada uno, el mayor es Alpha, que genera un 25% para sus accionistas.

A primera vista, uno pensaría que Alpha es la mejor alternativa de las tres, pues presenta un rendimiento 25% y 66% más alto que Beta y Gamma, respectivamente. Sin embargo, el analista tendría que profundizar un poco y determinar la tendencia pasada y futura de estos rendimientos. Para esto, cuantificará cómo se generan los resultados de las entidades.

El cuadro sinóptico es útil, pues podemos apreciar los principales renglones de generación de riqueza disponibles para una entidad financiera: (1) operaciones de intermediación, (2) comisiones por servicios no crediticios y (3) operaciones cambiarias. Cada uno de nuestros bancos tiene estrategias diferentes. Beta es el que tiene un portafolio de ingresos más diversificados y también el que genera un margen bruto mayor.

Sin embargo, todo tiene su costo, y como vemos por los renglones de provisiones y gastos administrativos, Beta es el menos eficiente de los tres, se acerca el margen neto de Gamma (20%) al de Alpha (24%).

Pero aquí hay que destacar que Alpha, el más rentable, también tiene una significativa dependencia en el negocio cambiario. ¿Qué tanto podrá mantenerse en el futuro? El último factor determinante del resultado neto, aparte del efecto DGII, son los imponderables o los ingresos (o gastos) extraordinarios que impacten los resultados. Vemos que estos ingresos no operacionales tuvieron un impacto decisivo en Beta, que justifica casi la totalidad de sus resultados netos.

Al final del día Gamma, aun con el menor RsC, resulta el más atractivo, pues tiene una eficiencia operacional superior, un bajo costo crediticio, le queda pendiente solo aumentar sus comisiones por servicios y actividades cambiarias para diversificar e impulsar su rentabilidad. Aun cuando esto le cueste algo de eficiencia, el potencial está claro, y lo muestran sus competidores.


 “Era importante que las autoridades implementaran nuevos parámetros crediticios y requerimientos de reservas. Es bueno para todo el mundo”

José Rodríguez Copello, Presidente, Banco López de Haro


Lecturas recomendadas: Anatomía de un banco: sus estados financieros, Anatomía de un banco: su balance general

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 25 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Volver Arriba