2do Ranking: Banca RD, en su mejor momento (2007)

2do Ranking: Banca RD, en su mejor momento (2007)

La cartera crece 22% y su calidad llega al mejor nivel de los últimos diez años. La solvencia de todo el sector se estima en 18%, pero el sistema aún tiene pendiente superar los niveles de ineficiencia y hallar solución al exceso de liquidez acumulada.

Todo pasa, incluyendo las crisis bancarias. Cumplidos cuatro años de la debacle del 2003, el sector financiero dominicano logra reponerse excepcionalmente, aún cuando mantiene algunos de los mismos retos que lo ha caracterizado en los últimos años. Surge, eso sí, un nuevo fantasma.

Los resultados del Ranking Sectorial Financiero BetaMetrix-CLAVE, realizado de manera consecutiva por segunda ocasión, con base en información financiera auditada disponible al público, confirman que la solvencia, liquidez y calidad de activos de la banca RD está en uno de sus mejores momentos. No obstante, los altos niveles de concentración, ineficiencia y mermada rentabilidad se mantienen.

El año de los colosos

A pesar de que la rentabilidad para los accionistas del sistema disminuyó de 16.6% en el 2005 a 14.4% en el 2006, los tres principales bancos (Reservas, Popular y BHD) lograron un retorno promedio mucho mayor del 21%.

La tríada de colosos, que ahora concentran más del 59% de los activos del sistema (56% en el 2005) presenta cada uno características particulares.

El Reservas se mantiene como el banco múltiple más grande, rentable y eficiente, no obstante su naturaleza pública. Popular Do- minicano, que ya en el 2005 tenía más de RD$43 mil millones en su cartera de créditos, logró aumentar sus préstamos en RD$13 mil millones, para un colosal 30%. El Banco BHD, en cambio, se distingue por una línea conservadora:

por cada RD$100 en depósitos, tiene RD$63 en disponibilidades e inversiones líquidas. Aún con tanta liquidez, logra escalar en las tablas de mayor rentabilidad y crecimiento de utilidad.

Queda una interrogante en cuanto al posicionamiento de los principales bancos. El Banco Dominicano del Progreso desde noviembre 2005 no publica sus estados financieros (auditados o no). Asumimos que se mantienen al nivel del 2005, aunque el Scotiabank viene escalando de manera agresiva, pasando del noveno banco en el 2001, al quinto (¿o cuarto?) del 2006.

Con la salida del ranking de Altas Cumbres y la conversión a banco múltiple del López de Haro, Ademi es ahora el único de ahorro y crédito en el “Top 20”, subiendo al puesto 14 (2005: 16).

Razones sobran

Decir que la banca está en uno de sus mejores momentos, y mejorando cada año, a tan poco tiempo del 2003, resulta sorprendente. Pero los números hablan por sí solos.

Si al cierre del 2005, el 6.3% de la cartera de préstamos de los bancos estaba vencida, un año después (y muchos millones de pesos en provisiones más), el indicador se sitúa en 4.9%. Las posibles pérdidas de esa cartera mala ya están previstas en un 133%, más que el 113% del 2005. Resulta curioso que la mejora en el aspecto crediticio no sea solamente en lo prudencial, sino tambien en lo comercial. Los créditos, que en años pasados habían mostrado cierto estancamiento en su crecimiento, aumentaron 22% en el 2006, o más de RD$42 mil millones. La calidad de ese crecimiento, no obstante, es algo que se verá en el tiempo y podría ser motivo de preocupación.

Por otro lado, el crecimiento en la cartera se debe a una transformación en el activo de los bancos (de inversiones líquidas a prés- tamos), pues los depósitos no muestran igual crecimiento.

Lamentablemente para los accionistas y dueños de bancos, tanto la rentabilidad relativa (a los activos y el capital promedio) como la absoluta, han mermado ligeramente, y las utilidades de todo el sector disminuyeron 1% ó RD$103 millones. En ese sentido, el perenne reto de la banca, su ineficiencia operativa y estructural, mantiene su vigencia, y de hecho empeoró en el 2006.

El nuevo fantasma. Todo en exceso, incluso lo bueno, resulta lesivo. En ese sentido, preocupa los excesivos niveles de liquidez de todo el sector financiero dominicano. Choca que, a diciembre 2006, el 43% de los depósitos (y el 36% del total de activos), estén estancados en efectivo e inversiones de baja rentabilidad. La liquidez supera los RD$184 mil millones, monto parecido a los RD$228 mil millones de créditos.

La transformación de esos excedentes líquidos a activos productivos continuará ejerciendo cierta presión sobre los niveles de capitalización del sector, como se refleja en esta segunda entrega del ranking. De las veinte entidades mejor capitalizadas en el 2006, y al igual que en el 2005, solamente aparecen dos bancos múltiples pequeños.

Tiene sentido un crecimiento del 22% en la cartera de préstamos, en un ambiente de baja inflación y bajas tasas de interés, así como de crecimiento económico (según las cifras del Banco Central). Una gran parte de los RD$42 mil millones en nuevos préstamos se concentra en el crédito al consumo y al hipotecario. La solvencia de esos préstamos depende del mantenimiento del actual entorno económico. Ese entorno, al igual que la banca, tiene su ciclo. Ahora está en su cima.


METODOLOGÍA

¿Cómo realizamos el ranking?

Objetivo. El propósito del Ranking Sectorial Financiero BetaMetrix-CLAVE es proveer, de manera periódica y uniforme, un análisis sobre las principales variables e indicadores de gestión del sector financiero dominicano. El ranking no pretende calificar de modo alguno a las entidades financieras que cubrimos, pues esto requeriría de una mayor profundidad analítica, además de tomar en cuenta una serie de factores cualitativos que constituirían un ejercicio de rating (o calificación) diferente a un ranking.

Metodología. Para establecer el Ranking Sectorial Financiero BetaMetrix-CLAVE nos hemos basado en los principales indicadores de gestión aplicables al análisis y seguimiento de instituciones de intermediación financiera, que son comparables a los utilizados por las principales firmas calificadoras y analistas financieros de intermediarios bancarios, al igual que las inspecciones de gabinete de orga- nismos supervisores.

Utilizamos como fuente de información las publicaciones en la prensa de los estados financieros auditados de las entidades de intermediación financiera al 31 de diciembre 2006, al igual que ciertas informaciones publicadas en la página web de la Superintendencia de Bancos (SIB).

Limitaciones. La comparabilidad de algunos indicadores se verá afectada por la naturaleza y la historia de cada entidad de intermediación financiera. En ese sentido, no es lo mismo comparar un banco múltiple con una asociación de ahorros y préstamos. Un ejercicio complementario, igualmente importante, sería comparar la gestión de una entidad con sus pares, o competencia más cercana, o con otras entidades de su propio sector. Aunque cubrimos de manera precisa las principales variables financieras (tamaño, capital, activos, crecimiento, rentabilidad, eficiencia y liquidez), y tres variables significativas de cada renglón, éstas deben ser ponderadas a la luz de otras perspectivas (macroeconómicas, institucionales y de mercado) para su adecuada contextualización.


 

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Artículos relacionados

¿Qué nos hace ricos? (1/2)

“El secreto de la felicidad no está en conseguir más, sino en crear la capacidad de disfrutar con menos”. Sócrates

El lado oscuro del ahorro (III)

El cuento aún no acaba. Nuestra crónica de Eugenia y su odisea para ahorrar sus RD$3,000, caló. Miles de personas,

Rentabilidad y Calidad de Cartera del Sector Financiero a Septiembre 2005

Un reto del sector es aumentar sus volúmenes de negocios (tanto crediticios como de servicios) para retomar los niveles de

Volver Arriba