La tríada Reservas, BPD y BHD domina 73.5% del mercado

La tríada Reservas, BPD y BHD domina 73.5% del mercado

Todo está bien cuando termina bien. No hay que leer un drama de Shakespeare, ni la historia de Job en la Biblia: basta con revisar los estados financieros auditados de la banca múltiple a diciembre 2007. Un año atrás, de los 13 bancos comerciales presentes en el sistema, solamente cuatro lograron mostrar una mayor utilidad en el 2006 que en el 2005. Ni hablemos de lo que vivió el sistema en la crisis de 2003. Al último cierre fiscal, sin embargo, de los 12 bancos que quedan, todos (menos el Citibank) muestran un crecimiento en sus ingresos netos, que aumentó 57% en el subsector múltiple de manera consolidada.

El 2007 fue un año de pocas sorpresas para la banca múltiple, con la excepción de la adquisición definitiva del Republic Bank por parte del Banco BHD.

La evolución de todos los demás indicadores de gestión de la banca comercial continuó con la misma tendencia de fortalecimiento y de mejora demostrados por tercer año consecutivo, y coincidió con la elaboración del Ranking Sectorial Financiero BetaMetrix- CLAVE.

El liderazgo de los tres principales bancos (Reservas, Popular y BHD) es innegable. Con pocas excepciones, esta tríada que representa el 73.5% de la banca múltiple, evidenció un desempeño por arriba del promedio del subsector, como se aprecian en las ocho tablas del análisis.

Los resultados de la denominada banca emergente (Santa Cruz, Vimenca y Caribe) llaman la atención de manera favorable, si se toma en cuenta que se trata de entidades financieras relativamente jóvenes, que han sabido superar una dependencia en el
especulativo negocio cambiario por una intermediación financiera más estable.

Un reto para todo el sector, y claramente para las entidades más pequeñas que han crecido tan rápidamente, es mantener la
calidad de sus carteras de crédito, que para todos los fines se ven todavía “tiernas”.

Si tomamos en cuenta que más del 50% de la cartera de los bancos es de origen reciente (menos de dos años), como se puede inducir por su impresionante ritmo de crecimiento, no sorprende que la morosidad de la cartera en todo el sistema sea tan baja (4.0%, la mejor en historia reciente). Inclusive con un sano índice de solvencia de 13.1% a diciembre 2007 (ligeramente superior al 12.9% de 2006), y con una cobertura de 145% de su cartera vencida, la banca mantiene pendiente el reto de mejorar su todavía pésima eficiencia operacional para mantener tan altos niveles de crecimiento de activos sin tener que tocarles la puerta, nuevamente, a sus accionistas.

Claramente, como muestran las recientes iniciativas de capitalización de los bancos Popular y BHD, un factor clave para el éxito en el futuro será no solamente el tamaño del banco, sino la profundidad de su capitalización, para enfrentar las amenazas y las oportunidades de las turbulencias de la crisis financiera internacional. Aquella tormenta, como bien recordó la prensa de la semana pasada, todavía no ha terminado.

Hasta que llegue a su final, la banca múltiple dominicana parece mantenerse previsora. No se debe olvidar que hace algo más de un año, el Citigroup aumentaba su dividendo y declaraba cifras récord en ingresos totales y netos, para el periodo a diciembre 2007. Lo que vino después, ya es por todos conocido. Aquello no terminó bien.


 LAS CIFRAS 

324 millones

de RD$ fueron las utilidades reportadas por el Banco Múltiple León a diciembre de 2007, 163% superiores a las de 2006 y récord para esa institución. El retorno para los accionistas fue de 16.6%, mucho mayor que el 7.1% registrado el año anterior. Solamente el 3.5% de su cartera está vencido. La eficiencia operativa, eso sí, se mantiene como su mayor reto.


102%

de cada RD$ captado del público es lo que el Citibank mantiene en instrumentos líquidos, principalmente en el Banco Central. No tiene nada en cartera vencida, aun cuando sus disponibilidades (lo que tiene líquido) son cuatro veces mayores que el total de su cartera de créditos. Eso es lo que se llama un banco de segundo piso.

 

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Volver Arriba