El año que viene… ¿será mejor?

El año que viene… ¿será mejor?

“Se destaca la fortaleza del sistema financiero dominicano, reflejada en el adecuado nivel de solvencia, liquidez, rentabilidad y eficiencia.”

Moody’s Ratings, Noviembre 2016


Fin de año, cierre de ciclo. Tiempo para pasar revista a los doce meses que han transcurrido y pensar en nuestras expectativas con respecto a los que tenemos por delante. La pregunta obligada: ¿Cómo será el 2017?

Nos hicimos la misma pregunta, pero del 2016, hace justamente un año atrás. Como se verá en la tabla, aunque teníamos expectativas razonablemente positivas, a la luz de los resultados macroeconómicos cualquiera nos acusaría de pesimistas. Y con razón.

Estimábamos un crecimiento del PIB de 5.0% para 2016, luego de dos años que por encima del 7.0%. Cualquiera hubiera pensado que era tiempo para que se modere, pero qué va. Apunta a llegar al 6.5% y quién sabe si llega al 7.0% nuevamente.

La inflación, que cerró en 2.3% en 2015, difícilmente podría seguir bajando más. Pensando que ya estábamos en la parte inferior de la “meta”, estimé una mayor, aunque todavía baja, inflación de 4.0%. ¡Qué iluso! Cerrará por debajo del 1.5%.

La devaluación cambiaria, que ya llevaba 18 meses en la parte inferior de la “Regla HVA” (esa que establece que la devaluación interanual no superará el 6.0%) y cerró en 2.7%, pensábamos que se flexibilizaría algo y llegaría al 6.0% en 2016.

Tremendo huevo, nuevamente, pusimos. El dólar estadounidense, por lo menos en las cifras oficiales, no llegará al RD$47.00 por US$1, bastante por debajo del RD$48.21 al que habíamos apuntado.

Antes de que me acusen de hacer pronósticos “absurdos y polítiqueros”, calma saber que comparto tan mala puntería cambiaria con el ministerio de Hacienda y el director general de Presupuesto.

Como acuciosamente señalara el economista Nassim Alemanny, esas instancias oficiales tienen ya varios años basando nada más y nada menos que el Presupuesto General de la República con desaciertos cambiarios igual a los míos.

Con el cierre de este año, cumplimos ya diez años de la vigencia de la Regla HVA. Como extraordinaria es la permanencia de esa política, lo es aún más observar que en los últimos 30 meses (¡30 meses!) la banda de la devaluación aceptable para las autoridades se estrechó aún más a un rango de 2.0% y 4.0%. ¡Increíble!

Otro de mis pronósticos que me deleita reconocer como fallido es el del crecimiento interanual del crédito privado otorgado por la banca de nuestro país.

El ciclo actual, que se inició en los primeros meses de 2013, ya cumplió 48 meses de dinamismo crediticio continuo, el grueso a un ritmo de dos dígitos.

Aunque esta tendencia es más atenuada que la de la pos-crisis bancaria 2005-2007, su longevidad es extraordinaria.

Previendo que se acercaba su fin, proyectamos un dinamismo crediticio de 7.3% para el cierre de este año. De hecho, cerrará cercano al 12.0%. ¡Qué iluso soy!

Sépalo: En cuanto a PIB, inflación, devaluación y crédito, 2016 fue un año muy bueno. Mucho mejor al que yo esperaba. Por eso, ¿de verdad le interesa mi opinión para 2017? De ser así, ahí está. Guárdela, que el año que viene la revisaremos.

 

También te puede interesar:

El pánico cambiario y la regla “HVA”

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Artículos relacionados

Wells Fargo: Un caso para reflexionar

En este #DelBolsillo con Alejandro Fernández W. comentamos el sonado caso del banco norteamericano Wells Fargo, el cual recibió recientemente

Popularenlinea.com renueva su diseño y se adapta a cualquier dispositivo

El Banco Popular Dominicano anunció la renovación de su sitio web www.popularenlinea.com a partir del próximo 10 de febrero, que

De cómo gobernar un banco

El pasado 27 de diciembre la Junta Monetaria nos dejó dos regalos de Navidad: uno definitivo y otro todavía para

Volver Arriba