IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

¡Oh Dios!

¡Oh Dios!

El crédito privado nunca ha fluido tan míseramente en la economía nacional como al mes de julio de este año. Por lo menos desde que se inició el nuevo imperio de la «estabilidad macroeconómica» en agosto de 2004.

Lo vemos en la primera gráfica.

Al 20 de julio de 2012, comparado con julio de 2011, los préstamos al sector privado, en moneda nacional, han crecido apenas 3.0% en todo el sector financiero dominicano.

Compare ese pírrico crecimiento de 3.0% con el 7.0% de julio de 2011, el 18.5% de julio 2012 o , si prefiere recordar los buenos tiempos del crédito fácil, con el 20% que aumentó durante el Gran Desguañange de 2008.

En efecto, desde diciembre 2011, el crédito privado total se contrajo, en términos absolutos, RD$5.8 mil millones.

No fue mayor la contracción, pues las empresas y, lamentablemente, hasta personas físicas, huyéndole a las más altas tasas de interés locales, optaron por endeudarse en moneda extranjera.

Así fue como el crédito en divisas aumentó el equivalente de RD$4.0 mil millones, lo que limitó el desplome de los préstamos en RD$, que cayeron, en lo que va de año, RD$10.5 mil millones.

Frente a un escenario tan tétrico, cualquiera pensara que la economía está, para ser generoso, paralizada.

¡Pero qué va!

Ese coloso generador de valor y empleos, el Gobierno Dominicano SA, cual Chapulín Colorado, arribó al escenario para contrarrestar las débiles perspectivas económicas de los agentes privados.

Si los préstamos bancarios crecieron, al 20 de julio comparados con el 31 de diciembre de 2011, fue única y exclusivamente gracias al apetito crediticio del sector público y compartes.

¿Cuánto? Cuando los privados abonaron RD$5.8 mil millones, los públicos duplicaron esa caída sobregirándose, mal contados, ¡RD$12.4 mil millones!

Ahora bien, la belleza no es solamente el ¿Cuánto?, sino el ¿Cómo?

En US$ dólares.

Así como lo lee: en estos siete meses de 2012, el gobierno ha duplicado sus préstamos bancarios en US$, que pasaron de US$334 millones en diciembre a, siéntese, US$668 millones en julio.

Dejando a un lado la curiosa coincidencia de que el aumento es de, exactamente, 100.0%, la magnitud sorprende por una razón bastante más histórica.

Desde el inicio de las estadísticas monetarias del Banco Central, allá en diciembre de 2001, nunca, ¡nunca!, el Gobierno Dominicano ha debido tanto a la banca nacional, en moneda extranjera, como los US$668 millones (equivalentes a RD$26 mil millones) que refleja el boletín oficial a julio de 2012.

Este sorprendente aumento del crédito en moneda extranjera desde diciembre explica, en 77%, el marcado aumento de la dolarización del crédito.

Lo resaltamos en la tercera gráfica: cuando a diciembre de 2011 el 17.9% del crédito bancario era denominado en moneda extranjera ahora, solo siete meses después, ha subido a 21.2%.

Ese, apúntelo, es otro récord.

Tan solo cinco años atrás, en enero de 2007, en moneda extranjera el gobierno solo le debía a la banca US$87 millones (en vez de los US$668 millones de ahora). ¿Cúal era el índice de dolarización del crédito? Solo 13.0%, comparado con el 21.2% actual.

Por lo visto, el gobierno sabe algo que nosotros, los mortales en el sector privado desconocemos. Como, por ejemplo, que incurre poco riesgo cambiario al dolarizar tanto su deuda.

Entiendo que eso explica el que aumentará la deuda pública en dólares 100%, cuando las empresas y personas privadas solo aumentan un 5% sus saldos de deuda en moneda extranjera.

En la última gráfica vemos, finalmente, que la preferencia para deber en la moneda del Tío Sam no es solamente del gobierno dominicano.

¡Hasta los préstamos de consumo e hipotecarios en US$ que toman las personas crecen más, en términos relativos, que los denominados en RD$!

¿Y entonces?

La gran apuesta es que el peso dominicano mantendrá su «estabilidad», justificando, y motivando también, la creciente extranjerización del crédito bancario.

Eso sí, de que es un absurdo, lo es.

Si el ahorro privado en RD$ aumentó, como en efecto lo hizo durante estos siete meses, más de RD$33.8 mil millones (+7%), ¿por qué las empresas y personas abonaron a sus préstamos bancarios RD$10.4 mil millones (-3%)?

¿Realmente preferimos que las empresas y familias o, ¡peor!, el gobierno, se endeude en moneda extranjera?

¿Para jactarnos de una inflación, que solo los dioses se creen, de 0.98%?

¿O será para celebrar la tan manipulada y goloseada devaluación de 0.89%?

¡Oh Dios!


 «Uno de los retos que tienen las nuevas autoridades es…. que el sector financiero vuelva a enfocarse en la canalización de recursos a la producción, reducir el margen bancario y disminuir las operaciones de tesorería.»

Manuel Diez Cabral, Presidente del CONEP ante la Cámara Americana de Comercio (27 de junio de 2012)

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Volver Arriba