La carrera de 2016

La carrera de 2016

Cerró el año y, con las estadísticas financieras todavía frescas, podemos iniciar nuestro análisis de qué tal le fue a la banca en el transcurso de 2016, a nivel sectorial y también individual.

En este primer esfuerzo nos limitamos a la banca múltiple, que aglutina más del 80% del sector financiero dominicano. También vale resaltar que los “númeritos” aún son preliminares, ya que será en los próximos días cuando se publicará la versión auditada de los estados.

¿Cuánto crecieron las carteras de crédito de la banca múltiple? ¿Crecieron todos los bancos? ¿Cuál creció más? ¿Cuál, menos?

¿Cuáles tipos de carteras (comercial, de consumo o hipotecaria) de crédito fueron las de mayor dinamismo?

¿Cómo aumentó el crédito al sector privado, comparado con el que se canaliza a favor del Estado?

Y de los distintos sectores económicos de nuestro país, ¿cuál recibió el grueso de la nueva masa crediticia creada por la banca comercial? ¿Recibieron todos los sectores ese apoyo adicional?

Vamos por partes

2016 fue un buen año en cuanto a la actividad comercial de la banca, aunque no el mejor de años recientes.

En la primera gráfica vemos que el crédito total aumentó RD$63.9 mil millones, o el 8.7%, es decir, de un dígito cuando en años recientes ha sido siempre de dos dígitos. ¿Por qué el menor ritmo?

La razón es sencilla: Aunque el privado tuvo una mayor fluidez (más de RD$71.8 mil millones, una cifra récord), por lo menos según las cifras preliminares publicadas por la Superintendencia de Bancos, el crédito público o al Estado se contrajo RD$7.9 mil millones, impactando a la baja la dinámica general.

El banco que se vió más afectado por esta contracción fue, obviamente, el Banreservas, que aunque mostró un extraordinario crecimiento privado en crédito al Estado, en términos totales netos, quedó como la tercera entidad de mayor dinamismo.

Los colosos privados crecieron sus negocios en dimensiones muy parecidas, encabezados por el Popular (RD$19.3 mil millones), seguido muy de cerca por el BHD León, que marcó un impresionante aumento de RD$18.4 mil millones.

De los 17 bancos, 14 registraron un aumento en su rubro de préstamos. Después de los colosos, se destacaron Scotiabank, Progreso, Santa Cruz, Caribe y los hermanos BDI y López de Haro.

Limitándonos solo a la dinámica de crédito privada, como hacemos en la segunda gráfica, se observará que en ese escenario el Banreservas asume el liderazgo, con RD$21.3 mil millones en más facilidades crediticias a empresas y hogares.

Choca, nueva vez, cómo los colosos concentran el negocio: Ellos tres se llevan 82% del nuevo crédito. ¡82%!

Popular fue líder en dos mercados: tanto en la de préstamos hipotecarios como en los préstamos de consumo, en ambos casos seguidos por el coloso público.

Banreservas se fue arriba en su cartera comercial privada (RD$14.5 mil millones adicionales), seguidos por el BHD León (RD$12.6 mil millones) y el coloso azul (“sólo” RD$9.6 mil millones).

En el negocio de préstamos hipotecarios se destacan también Scotia, Progreso y Santa Cruz, en ese orden.

En consumo, fuera de los colosos, marcaron muy bien Santa Cruz, Progreso, Caribe, Banesco, Promerica y Scotiabank.

En el negocio de préstamos a empresas, los segundo a bordo fueron, en orden de magnitud, Scotia, Progreso, Santa Cruz, BDI y, en menor grado, López de Haro.

A pesar de los buenos esfuerzos de la banca mediana y emergente, no deja de chocar la extraordinaria concentración que, hay que decir, se acrecienta cada año más en nuestro sector financiero.

Para muestra, un botón: De los colosos, el de menor crecimiento absoluto fue BHD León, que marcó un impresionante RD$18.4 mil millones en nuevos créditos.

Ahora bien, ¿qué ocurre? Si usted consolidara los nuevos préstamos otorgados por el conjunto de toda la banca mediana y emergente (14 entidades en total), JUNTAS no suman RD$12.7 mil millones o solo el 70% del crecimiento obtenido por el más novel de los gigantes.

Los sectores agraciados

Ya vimos que el sector privado claramente superó al público o estatal en el transcurso del año pasado, aunque no puedo dejar de especular que quizás esa marcada reducción tuvo que ver con la reclasificación de ciertas operaciones de crédito público entre el 2015 y el 2016.

Del nuevo crédito privado, 45% se canalizó a las personas: RD$22.4 mil millones a consumo y RD$9.3 mil millones a viviendas, para un total de RD$31.7 mil millones, superando los RD$19.0 mil millones al sector construcción, RD$8.0 mil millones al mimado turismo y RD$6.9 mil millones al comercio en general.

¿Algún perdedor? Aparte del crédito público, cayó el financiamiento al sector eléctrico privado (-RD$0.2 mil millones) y el transporte (-RD$3.1 mil millones).

Si algo sorprende es el muy pobre desempeño del crédito al sector manufacturero o industrial, que creció solo RD$0.3 mil millones, ¡menos del 1% del crédito adicional que se canalizó en nuevas viviendas y vehículos, tarjetas de crédito y al consumo en general!

Un año de pocas sorpresas

Quizás la mayor sorpresa fue que el crédito público, según estas estadísticas, no repuntó en el 2016. Choca, como vimos, la continuada concentración del crédito pero, en general, fue un buen año, de crecimiento cada vez más moderado.

También te puede interesar:

La nueva estabilidad

El crecimiento, moderado

 

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Audiencias
Clientes bancarios

Artículos relacionados

Valió la pena

A ella, por abrirme los ojos De todos los personajes del último libro de Junot Díaz, sin duda que el

Emprendedora de Barahona gana premio Mujeres Cambian el Mundo, de BHD León

Santo Domingo, República Dominicana.- Hasta entre los miembros del jurado, que no recibían sorpresa, se desbordó la conmoción cuando la

¿Nos estamos dolarizando?

Es la pesadilla de cualquier gobernador del Banco Central. Una estampida de tenedores de su moneda criolla que, temerosos, salen

Volver Arriba