Resoluciones de año nuevo

Resoluciones de año nuevo

Decía Alicia en el País de las Maravillas: “Si no sabes a dónde vas, cualquier camino te sirve.” Lo único es que el destino podrá no gustar, por lo que te convendrá pensar a dónde es que quieres llegar.

Ahora que iniciamos el 2015, como cualquier otro año nuevo, es sano pensar en las metas y aspiraciones que tenemos para los próximos doce meses, incluyendo aquellas vinculadas a nuestra economía y finanzas personales.

Como una herramienta para ayudar a definir (¡y cumplir!) esos propósitos, compilamos y publicamos la Primera Encuesta de Resoluciones (o Promesas) de Año Nuevo. Más de 1,600 de nuestros seguidores en las redes sociales contribuyeron con ella, realizada los primeros tres días de 2015.

En el ejercicio, 88% de los encuestados dijo haberse propuesto resoluciones de superación. El 86% afirmó que entre esas promesas que se hacen a sí mismos están alguna de carácter económico o financiero.

Sin duda, la promesa más frecuente fue “Ahorrar más dinero”, seguida de dos de los mecanismos más directos para lograr eso: “Generar más ingresos” y “Gastar menos dinero”. (Las personas podían elegir varias opciones, presentadas aleatoriamente en nuestro instrumento de encuesta.)

Otras promesas, aunque en menor grado, muestran el mayor interés que tiene nuestro mercado por temas de educación financiera (38%) y para aprender a hacer inversiones en la Bolsa de valores (33%).

El año pasado, nuestros encuestados también hicieron promesas (aunque, curiosamente, sólo un 56% de ellos). El 48% dijo haber logrado todas o buena parte de sus metas, versus un 30% que no logró avanzar.

¿Vale la pena hacer promesas? Parece que sí. Preguntamos cómo estaban los encuestados, económicamente hablando, en la actualidad comparados con un año atrás. 81% de quienes se establecieron metas están mejor ahora que antes. ¿Y los que no se retaron? Sólo 68%. La planificación disciplinada paga.

Como el ahorro es la meta más importante, preguntamos cuál es su propósito, por aquello de que es bueno ponerle nombre y apellido al ahorro.

Afortunadamente, sólo un 11% ahorra sin destino específico. En cambio, 49% se programaba para gastos inesperados, 41% para el inicial de un apartamento e, interesantemente, 31% para viajar.

Al final, una promesa sin propósito y decisión no sirve para nada. Toca cuidarse que las aspiraciones de enero no se conviertan en los recuerdos olvidados de febrero.

Indagamos, y presentamos en la última gráfica, cuál es la mejor forma para hacer realidad las resoluciones de inicio de año. Los dominicanos encuestados utilizan diferentes técnicas, que les fueron presentadas también al azar.

Al igual que en la misma encuesta realizada en los Estados Unidos, aquí aspiramos a lo mismo (“Ahorrar más”), y pensamos hacerlo de igual forma: gracias a la “Auto-motivación”.

Ojalá todos nos motivemos a fijarnos metas realistas, medibles y de valor. ¡Y ojalá las logremos! Ya veremos en la encuesta de 2016. Lo prometo.


 “Qué pocos son los que tienen el coraje de reconocer y asumir sus fallas y la resolución de enmendarlas.”

Benjamin Franklin

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Artículos relacionados

Guarden pan para mayo 2044

 “La preparación para la vejez debe iniciar antes de terminar la adolescencia. Una vida que transcurra sin propósito hasta los

Taquicardia económica

La taquicardia es el incremento del ritmo cardíaco. Si el sector financiero constituye el aparato circulatorio de la economía, y

Por una banca con valores

A EFP, por lo que me enseñó. Tengo una pequeña cuenta en un banco de la Florida. Pocos días después

Volver Arriba