De tulipanes y el bitcoin

De tulipanes y el bitcoin

Fascina y sorprende que para un país con nuestro nivel de (sub) desarrollo, las últimas tendencias en los mercados financieros internacionales son asimiladas tan rápidamente, como pretende ser el caso de las llamadas “criptomonedas”, tales como el bitcoin.

No hay en la actualidad un tema de corte financiero que más interés genere que el de los “bitcoins”, una clase de moneda virtual, unidad de cuenta o activo digital y financiero, dependiendo de quién intente definirlo.

Si le parece difícil de creer, pregúnteselo a Google que, como mostramos en la gráfica, indica que nunca como ahora los dominicanos están buscando mayor información acerca de la “moneda”. ¡Todo un récord!

De hecho, mayor récord es el que está registrando el precio del bitcoin al cierre de este miércoles, que dependiendo de la plaza o centro de intercambio (o “exchange”) que se utilice, se cotizaba hasta en los US$2,532 por unidad, un 171% por encima del valor registrado al inicio de 2017.

El grueso de esa apreciación se ha registrado precisamente en los últimos dos meses, al pasar de US$936 a su actual punto más alto.

Pocas son las “monedas” que más que duplican su valor en menos de dos meses. Para poner esto en perspectiva, y estoy seguro de que sólo incrementaré el interés criollo en esta nueva burbuja financiera, considere que si usted hubiera adquirido el equivalente de US$100 en bitcoin cuando se realizó su primera transacción, allá en 2009, hoy estaría sentado sobre más de US$20,000,000 en su “cartera” digital.

¿Qué es un bitcoin?

Equivale a una moneda virtual. Un tipo de unidad digital a la que un grupo de personas, de empresas y, cada vez más, algunos gobiernos, le han asignado un valor bajo el entendido de que facilita ciertas transacciones digitales y que la forma de producirse o “minarse” la hará, eventualmente, un producto cada vez más escaso y, por ende, más valioso, siempre que otros se sigan interesando en la unidad como forma de intercambio, inversión o especulación.

¿Quién lo originó?

No se sabe a ciencia cierta, pero una misteriosa figura bajo el seudónimo Satoshi Nakamoto (nunca identificada, probablemente porque, como creador de la moneda, acumuló una buena cantidad –era fácil de producir–) publicó un “paper” en torno a la moneda virtual y, de las manos de otros tecnólogos que trabajaban de forma abierta e interconectada, implementó y desarrolló aún más la tecnología de la criptografía, su producción a través de la tecnología de “blockchain” y su comercialización vía centros de intercambio y adopción general en el mercado.

¿Algún gobierno respalda el bitcoin?

No, pero muchos Estados ya han reconocido la moneda virtual de una u otra forma, dándole en ese sentido cierta legitimidad e impulsando aún más su aceptación a nivel general. Por ejemplo, en los Estados Unidos tanto el gobierno federal como los tribunales han reconocido la moneda virtual como un activo sujeto a apreciación que, de materializarse, debe pagar impuestos por ganancia en el activo. Al mismo tiempo que reconocen y aceptan cada vez más su rol como una “unidad de intercambio”, los gobiernos han reiterado que, como una forma de inversión, se trata de un activo altamente especulativo, con riesgos inherentes e importantes que han motivado alertas y notas de precaución para los inversionistas.

¿Cuáles son algunos de estos riesgos?

Muchísimos. Iniciando por que en más de una ocasión la misma tecnología llegó a presentar ciertas inconsistencias que, sin embargo, la comunidad de “bitcoinera” logró superar. Al no tener un marco regulatorio gubernamental, se han implementado mecanismos de autorregulación con sus altas y sus bajas, incluyendo el hecho de que una cantidad importante de “exchanges” o sitios de intercambio han quebrado cada cierto tiempo, generándole una volatilidad importante a la moneda.

Paradójicamente, y quizás como una forma de darle aún más legitimidad a la moneda virtual, han surgido estafas piramidales o “ponzis” que ahora pretenden robar las criptomonedas de incautos, con promesas, por ejemplo, de mágicamente duplicar su valor cada tres meses, como ha sido el caso de los esquemas Gladiacoin, Bit Trader Banking y MT Coin, todos operando en República Dominicana.

LEA: Cinco pistas infalibles para reconocer estafas disfrazadas de criptomonedas

¿Por qué se dispara el valor del bitcoin?

No será la primera vez que la moneda virtual experimente un alza tan importante como la actual. Pero su cada vez mayor aceptación, sobre todo por los comercios electrónicos, y su validación (aunque sea indirecta o crítica) por ciertos estados, tiende a reforzar la confianza y la infraestructura legal y tecnológica necesaria para imprimirle confiabilidad a la unidad.

LEA: “La mayoría de las criptomonedas no tiene valor”, afirma experto

¿Vale la pena invertir en bitcoin?

Si usted está dispuesto a perder el 55% del valor de su “inversión” en una quincena (como en diciembre del 2013) o a duplicarlo en un mes (como en la actualidad), podría considerarlo, siempre como la forma más especulativa y riesgosa que existe de colocar su dinero, con la excepción de los casinos y las loterías.

PD. Si no ha leído sobre la Tulipomanía del siglo XVII, hágalo.

Del Bolsillo: Advertencia sobre estafas relacionadas al Bitcoin
Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Etiquetas:
Mercado de valores

Audiencias
Inversionistas

Artículos relacionados

La inquietud de buena tinta

Dime qué financias y te diré qué valoras. Si hacemos esa pregunta a la supuestamente siempre alegre población dominicana, la

La Fundación Microfinanzas BBVA lanza boletín trimestral “Progreso”

Invitamos a conocer la nueva edición del Boletín Progreso que realiza la Fundación Microfinanzas BBVA donde refuerza su compromiso con el desarrollo

Muy grande para quebrar

Difícilmente pueda existir algo más traumático para un gobierno, y sobre todo para unas autoridades financieras, que tener que enfrentar

Volver Arriba