Un año después, ¿qué del Bandex?

Un año después, ¿qué del Bandex?

El tiempo vuela. Dentro de pocos días se cumplirá el primer año de la nueva gestión al frente del Banco Nacional de las Exportaciones (cariñosamente, Bandex), sucesor del entrañable BNV.

El BNV/Bandex ha sido un sujeto recurrente de esta columna, por la preocupación que siempre me generó lo que se pretendía hacer en esa entidad, antes un pilar fundamental, casi bancentraliano, del sector financiero dominicano.

Las malas decisiones del pasado pesaron, por demasiado tiempo, sobre el balance y la rentabilidad del banco, hasta hacerlo, en mi opinión, una entidad insostenible en el tiempo, que debió ser absorbida por Banreservas.

¿Mantengo esa opinión? Antes, veamos qué ha ocurrido durante estos últimos casi doce meses en el nuevo “banco”.

Algunos avances de importancia

Según los estados auditados al cierre de diciembre 2016, el banco ha racionalizado su estructura operativa, particularmente en cuanto a su gasto en personal.

Entre 2015 y 2016, la nómina se redujo de 245 empleados a sólo 100, e igual se logró una reducción importante en el gasto de operaciones, que bajó de un promedio de RD$45 millones al mes durante los primeros cinco meses de 2016 al 10% de ese monto, con RD$40 millones menos en el periodo equivalente de 2017.

El patrimonio neto de la entidad aumentó, a pesar de absorber una pérdida neta de RD$480 millones en el año 2016, alrededor de RD$500 millones en ese año.

Ahora bien, ese monto todavía queda corto de los RD$1,000 millones que se había prometido serían inyectados a la entidad al transformarse en Bandex, y tampoco queda claro si los otros RD$8,000 millones prometidos (¡por ley!) a mediano plazo se materializarán.

Institucionalmente, juzgando sólo por la información de su página web, resalta la publicación (¡finalmente!) de los estados del año 2015 y, en su debido plazo, de la auditoría correspondiente a 2016, aunque no se han publicado las memorias correspondientes a ambos años.

Los mismos retos, los de siempre

Bandex ha sido incapaz de activarse comercialmente. Su cartera neta hoy es 19% menor a la de igual período de 2015, pero con una mora que subió de 33% al 51% del total (recordemos que la mora en el resto de la banca es de sólo 1.7%) .

La cartera “buena”, de hecho, se desplomó 40% (o RD$376 millones), mientras que la dedicada a la exportación sólo aumentó RD$33 millones durante 2016, en un año en que las exportaciones totalizaron más de RD$463,400 millones.

Aunque logró disminuirlos 15%, el banco sigue arrastrando RD$3,332 millones en activos no productivos, la gran mayoría en proyectos inmobiliarios y pseudo-industriales fracasados, que se tragan el 140% del capital total de la entidad.

No obstante su racionalización de gastos, el Bandex está sobredimensionado para su nivel de actividad, con un margen financiero bruto (¡y neto!) negativo, por lo que proyectamos pérdidas netas cercanas a los RD$480 millones para 2017, parecidas a las registradas en 2016.

Pueden inyectarle miles de millones adicionales, y sin importar cuán buena o seria sea su gestión, el Bandex fue, es y será una entidad natimuerta. Debería ser desmantelada y absorbida por Banreservas. No ocurrirá, pues las burocracias nunca mueren, pero reitero mi opinión.

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Etiquetas:
Bandex

Audiencias
Clientes bancarios

Artículos relacionados

¿Cuánto deber?

¿Qué más se le puede agregar a la alegría de un hombre si tiene salud, está libre de deudas y

Comentario sobre la detención de Rodrigo Rato

En el nuevo #DelBolsillo nuestro querido Alejandro Fernández W. habla acerca de la detención de Rodrigo Rato por fraude y

Recomenzar: paso a paso (2/2)

No es sólo levantarse. También tenemos que enfocarnos en hacerlo bien y con disciplina. Dependiendo del cómo se haga, más

Volver Arriba