La joya escondida del sector financiero

La joya escondida del sector financiero

“Esta casa va a ser el origen de muchas casas de familia”.

Monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito.


A don Arturo, in memoriam.

Cincuenta y cinco años atrás, un cálido agosto de 1962, en Santiago de los Caballeros, abrió por primera vez sus puertas una entidad que es, para mí, una de las joyas del sector financiero dominicano.

Desde sus inicios como una de las insignes obras de un grupo de pro hombres aglutinados en torno a la Asociación para el Desarrollo de Santiago, la Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos marcó un antes y después en las finanzas del hogar dominicano, sobre todo en su región natal.

En aquel período post-dictadura, todavía no se iniciaba la banca comercial de capital nacional, con la excepción del estatal Banco de Reservas.

Las finanzas de los dominicanos estaban en manos extranjeras y el crédito se dirigía básicamente a apoyar el gran comercio, la industria y la agropecuaria.

Pocas, muy pocas, eran las probabilidades de que un hogar pudiese acceder a un financiamiento para construir su vivienda, mucho menos a largo plazo.

Junto a su hermana capitaleña, la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos, la ACAP llegó para impulsar y financiar la urbanización y modernización sobre todo de sus geografías natales.

Logros de más de medio siglo

Todavía hoy, cuando ya la banca múltiple tiene casi quince años agresivamente compitiendo por el negocio hipotecario, la ACAP aún es líder indiscutible en el mercado de la Zona Norte del país.

Vemos en la primera gráfica que con RD$5.7 mil millones, la Cibao está a la cabeza en volumen de préstamos hipotecarios en su región de origen, donde tiene colocado el 50% del total de su cartera para financiar viviendas a nivel nacional.

Sus logros no se han limitado al lado de “préstamos” en su nombre corporativo, sino que también impulsa los ahorros de la Zona Norte y del país (incluyendo la primera libreta de ahorros del autor).

Vemos en la segunda gráfica que, en términos de cuentas de ahorro en moneda local, sólo el coloso público, gestor de todas la cuentas de la nómina estatal, le lleva la cabeza, pues ACAP tiene más de 345 mil cuentas bajo su responsabilidad.

Cabe destacar que aunque en nuestro análisis nos enfocamos en el impacto regional de la cumpleañera Cibao, desde hace décadas ha ampliado su infraestructura para servir 10 provincias, a través de una envidiable red de 48 sucursales, alrededor de 50 cajeros automáticos y una recién inaugurada plataforma digital para asegurar un alcance universal.

Claves del éxito institucional

Aunque son muchos los factores que permiten que una entidad como la ACAP sea capaz de enfrentar los vaivenes económicos del país a lo largo de casi seis décadas, tres se destacan en mi opinión.

En primer lugar, el enfoque. En la tercera gráfica se observará que, de los líderes en el negocio hipotecario a nivel nacional, ACAP se destaca por otorgar préstamos cuyos montos promedios son los más bajos del mercado, señalando así que mantiene su énfasis en financiar viviendas más asequibles y económicas.

Tal fragmentación de su cartera hipotecaria, que representa el 60% de su cartera total de préstamos, tiene la ventaja adicional de mitigar los riesgos de grandes concentraciones en pocos deudores.

El segundo elemento ha sido la competitividad de las condiciones ofertadas tradicionalmente por la ACAP, sobre todo en cuanto a precio y, aunque un poco más difícil de medir, en la estabilidad de esas tasas de interés.

Ojo: Que los préstamos sean más pequeños no implica que se otorguen a tipos de interés más altos u onerosos. Como vemos en la última gráfica, cuando el promedio en el sistema mutualista es de 12.5%, en la ACAP es de 11.8% y con muy poca volatilidad a través de los años.

Fortaleza institucional: ¡55 años!

Consejeros van y vienen, gerentes generales por igual, pero la ACAP ha sabido a través de su larga historia, imponer la fortaleza y los valores tradicionales de la institución por encima de las ambiciones particulares de sus directivos.

El mejor ejemplo de lo anterior es que en todo este tiempo, según verifica el historiador Edwin Espinal Hernández, nunca se ha evidenciado una crisis de gobernanza corporativa en esta entidad.

Evidentemente, el espíritu desarrollista y desinteresado de los fundadores se mantiene aún hoy vivo en los valores y las directrices estratégicas de la Cibao.

Celebramos tantos logros y auguramos avances aún mayores en las próximas décadas, pues los cimientos financieros, organizacionales y tecnológicos de ACAP, junto a su indiscutible marca de solidez, se prestan para un ritmo de crecimiento más ambicioso y agresivo en el futuro.

Reitero, sin ruborizarme, que la ACAP es una de las joyas “escondidas” de la corona del sector financiero dominicano.

Afirmo lo anterior conociendo los retos que la misma entidad tiene por delante. El principal de ellos es combinar mejor su bella tradición con la obligación de acelerar su proceso de modernización, diversificación y agresividad comercial.

También te puede interesar:

Oriéntate en temas de educación financiera con ayuda de estos videotips

Conoce el desempeño de las entidades que conforman el sector financiero con nuestro Ranking Sectorial Financiero


Etiquetas:
ACAP

Audiencias
Clientes bancarios

Artículos relacionados

¿Qué nos hace ricos? (1/2)

“El secreto de la felicidad no está en conseguir más, sino en crear la capacidad de disfrutar con menos”. Sócrates

La brecha salarial de género en RD

En República Dominicana tenemos una brecha salarial de género. Históricamente ha sido a favor de los hombres, pero hay datos

Rompamos la inercia

Diez años atrás, nadie, ni en la República Dominicana ni en el mundo, se lo hubiese creído. Tal era el

Volver Arriba