Por una banca con valores

Por una banca con valores

A EFP, por lo que me enseñó.

Tengo una pequeña cuenta en un banco de la Florida. Pocos días después del huracán Irma, del banco me escribieron con los lineamientos de su nuevo “programa de apoyo a los clientes impactados”.

Sorprendido, leí el inesperado documento. Caí en la cuenta de que lo recibí porque la dirección que tengo registrada es la de mi courier local, cuyo código postal está entre las zonas afectadas por el huracán.

“A nuestros apreciados clientes”, iniciaba el texto. “Sabemos que muchos de ustedes todavía están enfrentando con los severos efectos de Irma. Si por cualquier razón necesitara de nuestro apoyo, pueden contactarnos a nuestra línea telefónica de asistencia especial”.

Luego de compartirme el número, siguieron: “Sabemos que llamarnos se puede complicar en estos momentos, por lo que no tiene que hacerlo para solicitarnos reembolsos. Por eso, por favor pueda estar tranquilo con saber que estaremos procediendo a realizar, de forma automática, los siguientes reembolsos…”

La lista era larga, pero incluía comisiones por cheques devueltos, cargos por sobregiros extendidos, cargos por retiros en cajeros electrónicos en otros bancos, penalidades por cancelación anticipadas de certificados de depósitos, comisiones por retiros de efectivo con tarjeta de crédito, cargos por mora en pagos en todas sus tarjetas de crédito y préstamos y más.

Mi banco también se comprometía a brindarme facilidades para “aliviar” los pagos que tenía que hacer y a no reportar atrasos que pudiesen afectar mi historial en los burós de crédito por 30 días.

Concluía poniendo a mi disposición su equipo de crédito especializado por si necesitara algún aumento en las facilidades de crédito que me tienen extendidas. Reiteraron su disposición a a apoyarme en caso de que hubiera tenido que modificar o extender los términos de pago en mis obligaciones existentes.

El banco concluyó informándome de sus aportes económicos a las instituciones de alivio presentes en la Florida y se despidió reiterándome sus “mejores deseos durante estos tiempos tan difíciles”.

Show me the money

El eje transversal de los valores corporativos de Bank of America, mi banco en la Florida, es “mejorar vidas financieras”. Para lograr esto, tienen “la convicción de que todo lo que hacen por sus clientes, empleados y las comunidades en las que sirven está construido sobre una fundación que beneficiará a sus accionistas”.

La carta a sus clientes en la Florida es una clara evidencia de eso compromiso corporativo, de una espectacular congruencia entre lo que dicen ser y lo que, por lo menos en esta situación de crisis, demostraron ser.

A raíz de la crisis financiera de 2007-2008, muchos bancos se han replanteado los fundamentos sobre los que trabajan y el énfasis que le dan meramente al “bottom line”, a la línea de abajo.

Algunos se agruparon bajo la Alianza Global por una Banca con Valores (su representante local es Ademi) y otros, como Adopem, se comprometen con las “finanzas productivas responsables”.

Al igual que el Norte, nosotros enfrentamos una devastadora quiebra en los cimientos éticos y directivos de una parte importante de la banca en 2003-2004.

Sandoval ilustra nuestro artículo de hoy con los valores corporativos asumidos por los primeros veinte bancos del país.

Cada banco se verá en su propio espejo, conforme a sus valores, pero propongo un ejercicio a manera de reflexión, especialmente para nuestros banqueros.

Integridad. Excelencia. Compromiso. Trabajo en equipo. Respeto. ¿Nos describen estos valores como sector bancario?

¿Por qué solo tres entidades (Ademi, Adopem y Asociación Duarte) asumen la solidaridad como parte de su razón de ser?

¿Tenemos algo que aprender de la carta de mi banco a raíz del huracán Irma?

¿Cómo es una banca con valores?

La Alianza Global por una Banca con Valores plantea seis principios esenciales: Primero, practicar una banca cercana a la comunidad en la que el banco opera y muy centrada en financiar a la economía real (más producción, menos consumo). Segundo, se plantea un sesgo social o medio ambiental, que vele por la prosperidad a largo plazo de las comunidades en las que opera. Tercero, se centra en buscar una relación humana y a largo plazo con el cliente. Cuarto: A partir de esa relación, asegurar credibilidad y solidez financiera, alta solvencia y una rentabilidad “sensata” y estable. Quinto: se debe practicar la transparencia en todos los sentidos, tanto a lo interno como a lo externo. Finalmente, la cultura de la entidad bancaria, desde su consejo de directores, su ejecutivo principal y cualquier empleado de base, debe reflejar estos principios y reforzarlos con la práctica.

También te puede interesar:

Sueños bancarios, frustrados

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Etiquetas:
Banca y Cliente

Audiencias
Clientes bancarios

Artículos relacionados

El 24% de los clientes que ADOPEM presta servicios sale de la pobreza

ADOPEM es una entidad financiera que apoya a los clientes a través de su desarrollo económico y social. Esto se

Conoce a BHD Fondos

¿Quieres diversificar tus ahorros con una forma rentable de inversión? Pues escucha esta entrevista a Gabriel Tineo, vicepresidente de BHD

Una breve clase sobre el Brexit

Escucha esta breve clase del profesor Harold Vásquez, quien en el segmento Aula Central nos ayuda a entender el Brexit

Volver Arriba