IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

En su mejor momento

En su mejor momento

A diez años de la gran crisis bancaria de 2003-2004, no cabe duda que el año recién pasado fue extraordinario para la banca múltiple dominicana. De muchos avances, destacan, sobre todo, los relacionados a la calidad de sus activos y especialmente la más baja morosidad de toda su historia.

En la primera gráfica se verá que al cierre de diciembre 2014, con base en los estados financieros preliminares de la banca múltiple, la morosidad bajó a tan sólo 1.4% del total de préstamos otorgados por ese sub-sector. Para igual fecha en 2013, por ejemplo, los préstamos vencidos y en litis llegaron a representar el 1.9% del total.

¿Qué quiere decir esto? Que de cada RD$100 en préstamos, en mora, vencidos o en lítis judicial, sólo se registran RD$1.40 en 2014 (RD$1.90 en 2013).

Si evaluamos la calidad de activos de forma más amplia, tomando en consideración, no sólo los préstamos vencidos, sino también la cantidad de bienes adjudicados asumidos, éstos apenas llegan al 2.3% del total de activos de la banca múltiple. Monto, nuevamente, histórico.

En efecto, en el improbable caso que estos activos de dudoso cobro (tanto los préstamos como los bienes adjudicados) se perdieran en su totalidad, la banca está, por primera vez desde que tenemos registros de esta naturaleza, lista para absorber estas pérdidas sin afectar el patrimonio o la rentabilidad de los accionistas o los depósitos de ahorrantes.

¿A qué se debe esto? Más allá de los bajos niveles de préstamos en atraso, y del fuerte crecimiento de las carteras, se destaca el alto nivel de reservas o provisiones para estas posibles pérdidas.

En la segunda gráfica visualizamos cómo, especialmente en el transcurso de los últimos tres años, se ha venido ampliando estas previsiones para pérdidas esperadas de forma sostenida.

Antes, a diciembre de 2012, las reservas representaban el 108% de los préstamos morosos. En 2013 se elevó a 170%, y ahora, al cierre de 2014, alcanzó 229%. Es decir, ya está contabilizada y contemplada la capacidad de absorber 2.3 veces los préstamos dudosos.

En la misma gráfica vemos que la cobertura «ampliada» para activos débiles (incluyendo los bienes adjudicados) rompió la barrera del 100%, ya que a diciembre de 2014 subió a 119%.

¿Qué hay detrás de tanta belleza? ¿A qué se debe tan importante mejora?

Logro-histórico-para-la-banca-múltiple

Preparados como nunca antes...Morosidad-por-banco-múltiple

Calidad crediticia de calidad regional

El rescate de dos bancos

En el 2012, como entonces analizamos aquí, el Banco de Reservas cerró con una de las más altas morosidades de la banca múltiple de aquel momento: 5.9%. Esa relación era casi tres veces superior al 2.1% de la banca múltiple privada.

Dos años después, el coloso público muestra una cartera vencida de sólo 0.9%, en efecto, y por primera vez, la más baja de toda la banca dominicana.

Fuera de la gestión de riesgo y saneamiento de esa cartera que se está llevando a cabo bajo la nueva administración, un elemento importante, sin duda ha sido el crecimiento de 62% en su cartera (comparada con 23% en el resto de la banca) durante estos últimos dos años.

Sin embargo, la mejora y fortalecimiento de las carteras de créditos bancarias ha sido un esfuerzo generalizado. Vemos que en el último año, 13 de los 17 bancos múltiples, grandes y pequeños, mejoraron su morosidad.

Se destacan por sus mejores perfiles crediticios, entre otros, los bancos emergentes, tales como Caribe, Vimenca y Promerica, al igual que el López de Haro.

Otro elemento clave en la mejora de los balances en 2014 se logró, gracias a la salida de bienes adjudicados por RD$4.1 mil millones del Banco del Progreso.

Ese astronómico saldo, un remanente de parte del salvataje bancario del Progreso por sus accionistas en el 2005, llegó a representar el 10% de sus activos y hasta el 101% de su patrimonio.

Su saneamiento definitivo en el estado de situación del Banco del Progreso en diciembre pasado repercutió positivamente en todo el sistema bancario y da base para una segura mejora en la calificación de riesgo de esa entidad y el sector.

(Por cierto, no pasa por desapercibido el simbolismo de que esto se realizara ahora que se cumplen diez años del salvataje único del que fuimos testigos en esa entidad financiera a finales de 2015).

Finalmente, y como vemos en la cuarta y última gráfica, la mejora en los activos bancarios no solamente es histórica bajo estándares dominicanos, sino que se destaca entre las mejores a nivel de toda América Latina al cierre de 2014.

El 1.4% que logramos en 2014 es el tercer mejor índice de toda la región, y nuestro nivel de cobertura de 229% es (conjuntamente con el de la banca uruguaya) el mejor de toda América Latina.

Tanta fortaleza en la banca debe destacarse pues muestra, más allá de la buena gestión de los banqueros, el excelente comportamiento de pago de todos los dominicanos. ¡Que se mantenga a futuro!


«Fitch espera que la cobertura de reservas se mantenga sólida a lo largo de la región, a pesar de los ciclos crediticios desafiantes enfrentados en algunos mercados durante los últimos años (Brasil), y la maduración de las carteras en la mayoría de los países.»

Fitch Ratings , Perspectivas 2015: Tendencias en la Calidad de Préstamos Latinoamericanos

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Volver Arriba