Mi tablero financiero

by Alejandro Fernández W. | Jul 11, 2019 1:19 am

Lo que no se mide no se gestiona, el concepto es muy conocido en el mundo gerencial y de calidad, pero muy poco aplicado en nuestras finanzas personales. Como es igual de importante, proponemos que lleves tu primer tablero financiero.

Lo ideal es que todos, al iniciarnos en nuestra vida financiera llevemos un registro que, por su sencillez, podría actualizarse trimestralmente. Esta herramienta nos permitiría tener claro desde dónde vienen nuestras finanzas, dónde están y hacia dónde se dirigen.

A cualquier edad, y especialmente para jóvenes que se están iniciando en el mundo financiero, será útil darle seguimiento a estos siete indicadores. Clic para tuitear

A cualquier edad, y especialmente para jóvenes que se están iniciando en el mundo financiero, será útil darle seguimiento a estos siete indicadores, sea en una libreta, una hoja de cálculo o en un teléfono inteligente.

1- Tu patrimonio neto

La diferencia entre lo que tienes a tu nombre y lo que debes es tu capital o patrimonio. Uno de tus objetivos principales debe ser maximizar esa cifra, algo que puedes lograr acumulando más activos o disminuyendo deudas.

No te preocupes si en determinado momento (especialmente al inicio) ese patrimonio es negativo, eso es normal en el ciclo de vida financiera de cualquier persona. Lo interesante de este indicador es que te ayudará a entender si aquello que estas adquiriendo es realmente un activo o simplemente un gasto. También te hará más consciente de las deudas o pasivos que vas acumulando.

2- Tu score o puntaje de crédito

No es más que tu nota o calificación como cliente de la banca formal. Dice cómo estás gestionando tus deudas o compromisos financieros, sobre todo en lo que tiene que ver con tu historial de pagos y la antigüedad y el ritmo con que adquieres esos pasivos.

El puntaje de crédito de un novicio económico no existe, por lo cual se tiene que construir de manera inteligente y responsable. Un primer paso bien podría ser por vía de una tarjeta de crédito garantizada y de bajo límite, siempre y cuando se gestione de manera correcta.

3- Tu nivel de ahorro

De cada RD$ 100 que ingresas, ¿cuánto estás transfiriendo a una cuenta de ahorro o fondo de inversión abierto? Recuerda algo muy importante: dinero que dejas en tu cuenta de nómina difícilmente prospera como un ahorro, porque tenderás a gastarlo en la primera ocasión que se presente.

No hay una receta universal sobre la cantidad de dinero que debes ahorrar, esta dependerá de muchas variables. Sin embargo, y sobre todo para aquellos que están dando sus primeros pasos financieros y que tienden a tener una carga fija muy baja, lo ideal es dedicarle al ahorro para tus proyectos futuros un monto proporcional a lo que dedicas en gastos de “chulerías” o discrecionales.

4- Tu nivel de endeudamiento y/o capacidad pago

¿Cuánto de tus ingresos mensuales le estás dedicando a el pago de cuotas de préstamos, sean estos pagos mínimos de tarjetas de crédito o financiamientos de consumo, vehículos o hipotecarios?

Lo ideal es no comprometer más del 30% de tus ingresos mensuales en el pago de deudas. Digamos que podemos subir el “tope” a un 40% cuando se incluyen las cuotas de préstamos hipotecarios, pero evita a sobrepasar ese umbral. Un endeudamiento mayor al 40% es definitivamente tóxico, mientras más se acerque este calor a a cero mejor será para tus finanzas.

5- Tu fondo de emergencia

Siempre asegúrate de tener tu clavito o excedentes de liquidez. Dinero que utilizarías para enfrentar las emergencias e imprevistos que, te puedo asegurar, quieras o no quieras, surgirán a lo largo de tu vida económica.

Regálate por lo menos el equivalente a tres meses de tus gastos fijos en una cuenta o fondo especializado para estos fines. Tu futuro Yo te lo agradecerá.

6- Tu aporte mensual a la AFP

Procura identificar cuál es esa parte de tu compensación mensual que tu empleador y tú están haciendo para tu cuenta gestionada por la administradora de fondo de pensiones (AFP).

El reto que te propongo es que dupliques esa cifra que cada mes destinas a tu AFP. Hazlo de manera automática por vía de un ahorro programado, idealmente dirigido a una cuenta en moneda dura o extranjera. Una vez alcances un monto importante, puedes colocarlo en un instrumento de inversión a largo plazo en el mercado de valores. Si construyes este fondo previsional voluntario, estarás asegurando una pensión digna para ti en el futuro.

8- Tu nivel de ingreso pasivo

¿Cuál proporción de tus ingresos mensuales es producto de tu empleo y cuánto proviene de tus inversiones financieras? La idea es que el banco y el mercado financiero trabajen para ti y no sólo tú para ellos.

Un primer buen ejercicio podría ser comparar las cuotas de préstamos que le pagas al banco con los intereses que él te pagan a ti. Minimiza lo primero y maximiza lo segundo. Te tomará tiempo, pero créeme: poco a poco estás construyendo la independencia financiera a la que todos aspiramos.


!Atención jóvenes!

Aún hay cupos para la conferencia Tus primeros pasos financieros, que será impartida por Alejandro Fernández W. este sábado 13 de julio en Downtown Center. !Haz clic sobre la imagen para registrarte!

Quizás te puede interesar leer:

¿Cuánto deber? 

A ti, nuevo bachiller

En tu primera quincena 

¿Cómo medir tu salud financiera?

¿Y usted, sabe a cuánto ascenderá su pensión?

Source URL: https://www.argentarium.com/argentarium/47663-mi-tablero-financiero/


Manual del buen banquero

by Alejandro Fernández W. | Jul 4, 2019 8:17 am

Son más de 40,000 los profesionales que trabajan en el sector financiero dominicano, velando y custodiando el ahorro nacional, que excede los RD$1,500 mil millones, además de que en sus manos tienen las llaves para abrir (y cerrar) la compuerta de más de RD$1,200 mil millones en crédito bancario.

Esos banqueros, o empleados bancarios (por aquello de que no son dueños de bancos), tienen sobre sus hombros no solo esas responsabilidades, sino también el capital invertido por los accionistas de sus entidades, además de que el crédito externo de todo el país también dependerá de su buen manejo.

A manera de decálogo, y basándome en la experiencia y las vivencias que acumulé durante mis años en el sector, comparto algunas reflexiones del comportamiento de un buen banquero. Clic para tuitear

Comparto, a manera de decálogo, y basándome en la experiencia y las vivencias que acumulé durante mis años en el sector, desde un simple “trainee” o aprendiz hasta vicepresidente de un banco global, algunas reflexiones del comportamiento de un buen banquero.

Respeta el dinero ajeno

Seas un encumbrado gerente bancario o un simple cajero que paga cheques y recibe depósitos, verás muchos miles de millones pasar por delante de tus ojos. Recuerda que ese dinero no es tuyo. Tampoco lo es de los dueños del banco. Es de quienes ahorran en la entidad donde trabajas, depositando su confianza en ella y en quienes, como tú, trabajan para ella.

Si tú o quienes trabajan contigo le faltan a esa confianza, el daño no es solamente sobre sus reputaciones y la del banco, sino que contagiará a todos los que dedican sus vidas al negocio bancario.

Nadie está obligado a hacer lo mal hecho

Aunque sea por “órdenes superiores”, aunque lo que manden a hacer lo tengas por escrito, aunque te quieran obligar para que hagas algo, si ese “algo” entiendes, en tu criterio, no es correcto, no lo hagas. Y si por no hacerlo pierdes esa promoción o aumento al que aspirabas, o incluso hasta si te amenazan con perder el empleo, que no te quepa la menor duda de que estás haciendo lo correcto.

Tarde o temprano, todo se sabe. Mejor es quedarte desempleado por un tiempo, sacrificar tu bienestar económico momentáneamente, que exponerte a perder tu reputación en el mercado y el legado de lo correcto y lo honesto que desees dejarle a tu descendencia.

Si eres banquero, sé banquero

No veo que el oficio de ser empleado, mucho menos funcionario bancario a tiempo completo, te permita dedicarle enfoque o recursos a otro tipo de actividad que no sea la que paga tu sueldo.

Son muchas las situaciones de conflicto de interés que pueden surgir entre tu responsabilidad como banquero y otro tipo de emprendimiento al que te puedas dedicar. Clic para tuitear

El que trabaja para un banco debe derivar su sustento del banco y no de otro sitio. Aparte de las complicaciones en cuanto al manejo de tu agenda y tus prioridades, la realidad es que son demasiadas las situaciones de conflicto de interés que pueden surgir entre tu responsabilidad como banquero y otro tipo de emprendimiento al que te puedas dedicar.

Conoce las reglas

Son muchas y son cada vez más las normas y regulaciones del quehacer bancario. A veces pienso que son demasiadas. Pero te corresponde conocerlas. Empieza, por ejemplo, con el código de conducta o de ética de la entidad bancaria para la que laboras. Conoce tus responsabilidades en detalle, casi siempre desglosadas en los manuales y políticas de procedimiento del departamento para el que trabajas.

Procura también conocer las legislaciones que impactan tu negocio, como la Ley Monetaria y Financiera, sus reglamentos e instructivos y, en estos tiempos, la Ley de Prevención de Lavado de Activos. Procura, sobre todas las cosas, aplicar las reglas del sentido común. Esas que aprendiste en tu hogar, como aquella de que no todo dinero se gana.

¿Qué hace un buen banquero?

A mí me lo enseñó mi padre hace años. El buen banquero conoce el negocio de sus clientes casi tan bien como el suyo propio en la entidad financiera. Solo conociendo las realidades, las necesidades y las oportunidades de tus clientes, lograrás identificar los productos y servicios que mayor valor aportará tanto a ellos como a tu empleador. Gánate la confianza de ese cliente poco a poco, demostrándole con buena fe por qué quieres conocer mejor su negocio.

Protege a tus clientes

Vela por su salud financiera tal como si estuvieras velando por la salud de la entidad para la que trabajas. Al final, es lo mismo. Por ejemplo, de nada sirve venderle a una empresa un crédito que luego no podrá pagarte, afectando así, más temprano que tarde, su sostenibilidad, pero también la solvencia de tu propia entidad.

Ofrécele las mejores condiciones posibles que puedas a tus clientes, pues si no lo haces tú, eventualmente lo hará tu competidor y en ese momento les abrirá los ojos a quienes antes confiaron en ti y que quizás luego se darán cuenta de que te aprovechaste de ellos por su falta de conocimiento o de su situación coyuntural.

Conoce tus limitaciones

Un buen banquero no tiene por qué conocer, resolver o responder todo. No dudes en admitir aquello que no entiendas en el momento, así estés frente al cliente. Lo importante es que sepas identificar quién dentro de tu organización puede atender el reto que tu cliente y tú identificaron.

Con el tiempo aprenderás de tus colegas bancarios y tendrás un mejor dominio del negocio. Hasta tanto, sé humilde, pero inteligente y proactivo. Pocos serán los retos que un buen banquero resolverá por sí solo. Siempre, o casi siempre, lo trabajará en equipo

No te dejes llevar

El mundo financiero es fascinante, complejo y dinámico. También es propenso a los excesos y a los extremos, a lo superfluo y a lo material. Alguien dijo que la vanidad es el peor de los pecados. Cuídate de ella. Que lo monetario, el tener o el aparentar, no defina tu perfil como profesional y mucho menos como ser humano. Créeme: es más fácil decir, escribir o pensar esto que hacerlo. Ojo con quién o quiénes socializas, dentro o fuera del banco, pues ellos definirán mucho de quién serás y de lo que valorarás.

Aprende a decir que no

El rol de un buen banquero es el de racionalizar (hasta discriminar) cuáles proyectos, personales o empresariales, son sujetos de crédito y cuáles no.

Si trabajas con crédito y no otorgas un préstamo, que no te tiemble el pulso en rechazar esa solicitud. Hazlo, eso sí, dando las razones por las que no estás de acuerdo con ese desembolso y explicando qué puede hacer el cliente, o su oficial, para viabilizar esa operación de crédito en el futuro. Ahí te habrás convertido en el real educador financiero. El cliente, en su momento, te lo agradecerá.

Apréndete el negocio

Hazlo de forma integral. Quizás seas muy buen analista de crédito, pero proponte también ser un buen oficial de crédito o de negocios. Comparte con tus colegas de operaciones, con los de finanzas y tesorería, con los de mercadeo y cumplimiento. En definitiva, asegúrate de conocer todos los distintos rincones de la entidad para la que trabajas. Tu desarrollo profesional, tu banco y tus clientes, te lo agradecerán.

Source URL: https://www.argentarium.com/argentarium/47524-manual-del-buen-banquero/


El año del Banco Azul

by Alejandro Fernández W. | Jun 27, 2019 9:09 am

Aunque va avanzado el año 2019, quedaba pendiente en nuestra agenda editorial el Ranking Sectorial Financiero correspondiente a 2018. Cumplimos hoy, por undécimo año, en presentar nuestra compilación con el mismo marco metodológico con el que trabajamos desde 2007.

Los resultados fueron a todas luces, poco sorpresivos pero buenos. La banca dominicana registró muy pocos cambios, por lo menos las grandes entidades aglutinadas en torno al “Top 20”, las mismas que representan el 97 % de los activos bancarios del país.

Como siempre recordamos, toca aclarar que nuestro trabajo no busca determinar cuáles son los mejores bancos del país, sino simplemente transparentar cuáles fueron los de mejor desempeño para el periodo analizado.

El Banco Popular Dominicano se colocó como la entidad de capital local de mejor desempeño sectorial en 2018. Le siguen BHD León, Santa Cruz, Vimenca, Cibao y Motor Crédito. Clic para tuitear

Buscamos, como siempre, que esta herramienta ayude a determinar el desempeño relativo de las entidades, con base en las 24 variables medibles, auditadas y comparables que utilizamos.

Aclaramos que estos índices son típicamente los más utilizados para evaluar bancos, pero que deben complementarse con otros cualitativos y no financieros para establecer, en definitiva, los “mejores” intermediarios financieros.

2018: Un mejor año para la banca

Todos los indicadores que analizamos muestran un desempeño muy bueno a nivel sectorial, superiores a los registrados en 2017, como se podrá apreciar por los resultados consolidados.

Con una sola excepción, los 20 nombres más grandes de 2018 son los mismos del año anterior. El único cambio relevante fue el ingreso por primera vez y con excelentes indicadores del banco de ahorro y crédito Motor Crédito, que desplazó a la Asociación Duarte de Ahorros y Préstamos de la posición número 20.

Aparte de este nuevo participante, los jugadores siguen siendo los mismos que en 2017 e incluso su posicionamiento relativo es exactamente igual.

En 2017, los colosos Reservas, Popular y BHD León concentraban el 67.7 % de los activos bancarios. ¿Al cierre de 2018? Fue básicamente el mismo nivel de concentración, 67.8 %. Una vez culmine la integración financiera entre Scotiabank y el Progreso, que esperamos ocurra a finales de 2019, tendremos un cuarto y nuevo gigante de la banca, que con sus otros pares podría controlar, el 75% de los activos bancarios, un hito histórico.

Según la Superintendencia de Bancos, el índice de solvencia de todo el sector financiero fue de 17.08%, ligeramente inferior al 18.3% del cierre de 2018 y 70 % por encima del 10.0 % exigido por la Ley Monetaria.

La calidad de los activos bancarios mejoró en 2018, pues la cartera vencida o morosa pasó de 1.8% a un 1.6% el año pasado, el segundo nivel de morosidad bancaria más bajo de los últimos años (solo mejorado por el 1.5 % del 2014).

A diferencia del año pasado, cuando nos preocupó un aumento de 40% o RD$5.2 mil millones en el gasto de provisiones para préstamos de dudoso cobro, este año vemos una reducción de RD$1.4 mil millones o.7 % en este rubro. Frente a un crecimiento de la cartera total de 11.3%, sin duda que 2018 fue un año crediticiamente más sano para el sector.

Por tercer año consecutivo, repiten las entidades con mejor calidad de crédito con su excelente gestión de riesgos, a saber: Citi (¡0.0 % de su cartera vencida!), Cibao (0.9 %), Banco Popular (1.0 %), BDI (1.0 %) y López de Haro (1.1 %).

La liquidez del sector sigue holgada, incluso superior a la registrada en 2017, pues pasó de 20.2% a 21.7% de activos líquidos en relación con los depósitos bancarios.

En cuanto a liquidez se destacan Vimenca, Citi, Motor Crédito y Caribe, con más del 32% de sus depósitos en “cash” o disponibilidades al corte fiscal de 2018.

La banca mantuvo en 2018 el mismo nivel de eficiencia que el año anterior. De cada peso que ingresa operativamente, todo el sector gastó solo 69 centavos, afortunadamente inferior a los 71 centavos que gastaba en 2016 y los 72 centavos de 2015.

¿Cuáles fueron los bancos de mayor eficiencia? Los primeros tres que menos gastaron en relación con lo que ingresaron en 2016 y 2017, repiten nuevamente en 2018: Citi, BHD León y la APAP, cuya eficiencia osciló entre 47% y 60%. A esa triada de eficiencia ahora se les une Motor Crédito con un índice de 55.8 %, espectacular dado su tamaño.

Los cinco bancos más rentables (para sus accionistas) de esta nueva entrega del “Ranking” son los “sospechosos de siempre”: Citi, Adopem, Banreservas, BHD León y ahora también el Banco Popular, todos con una rentabilidad que superó el 20%. Ese excelente retorno del “Top 5” contrasta con el ROE de 16.0 % de todo el sector en 2018 que, a su vez, mostró una mejora comparado con el 14.8 % de 2017.

Las utilidades netas del sector alcanzaron una cifra récord en la historia de la banca dominicana: RD$31.7 mil millones, para un aumento de RD$5.1 mil millones (19%), un impresionante crecimiento superior al 4.5% o RD$1.1 mil millones registrado en 2017.

Hay más buenas noticias en el ámbito de la rentabilidad bancaria. 17 de las 20 entidades bancarias de nuestro “ranking” registraron mayores utilidades netas en 2018 comparado con el año anterior. Como ha sido la costumbre desde hace años, todas las entidades en la muestra cerraron el año en “azul” o con resultados positivos. La cartera de crédito se dinamizó en 2018, creciendo 11.3 %, ritmo superior al 7.3 % de doce meses atrás. Cuatro entidades básicamente duplicaron el crecimiento sectorial promedio: Vimenca (28 %), Caribe (23 %), Santa Cruz (20 %) y la Asociación Cibao (19 %).

De los colosos, Popular volvió a impresionar en 2018: Aumentó su cartera de forma extraordinaria: 14.4 % o RD$35 mil millones. Es decir, 32% de todo el crédito neto nuevo otorgado durante ese año, superior a su “market share” por activos que es del 24 %.

Las entidades de mejor desempeño y el Banco Azul

Repite por cuarto año consecutivo el Citi, de capital extranjero, como #1. Por primera vez en los once años que tenemos haciendo nuestro ranking, y gracias a su liderazgo en el mercado, la calidad y crecimiento de su cartera, su rentabilidad y eficiencia, el Banco Popular Dominicano se colocó como la entidad de capital local de mejor desempeño sectorial en 2018. Le siguen BHD León, Santa Cruz, Vimenca, Cibao y Motor Crédito. Felicidades.

Ficha Técnica

Muestra. Entidades analizadas

Tomamos las primeras 20 entidades de intermediación financiera (de un total de 50 autorizadas a operar), que aglutinan el 97 % de los activos bancarios del sistema dominicano al cierre de 2018. Por su naturaleza especializada, se excluye al nuevo Bandex de la muestra.

Información utilizada auditada y de dominio público

Estados financieros auditados y las notas complementarias de las entidades financieras, al cierre de 2017 y 2018, publicados en la página web de la Superintendencia de Bancos.

Metodología documentada y replicable

El presente es un “ranking” no ponderado que se basa en 24 indicadores de carácter contable-financiero, conforme las mejores prácticas de análisis y evaluación bancaria utilizadas por organismos supervisores y calificadoras de riesgo.

Comparabilidad

En el portal Argentarium.com publicamos los “rankings” por subsectores, como la banca múltiple, las asociaciones de A&P, la banca de ahorro y crédito y las corporaciones de crédito.

¿Deseas ver la metodología implementada en la realización del Ranking Sectorial Financiero Argentarium? Accede a: Marco Metodológico del Ranking Sectorial Financiero Argentarium

Source URL: https://www.argentarium.com/veedor/47384-el-ano-del-banco-azul/


Bancos versus cooperativas (2019)

by Alejandro Fernández W. | Jun 21, 2019 8:18 am

La información es poder. Mientras más información útil fluya hacia el usuario financiero, mejores deberán ser sus decisiones y mayor será el nivel de competitividad que, por ende, debe reflejarse en el mercado.

Precisamente para motivar ese mayor acceso a la información de los productos y los proveedores financieros, fue que en 2013 publicamos aquí por primera vez el Índice Web Bancario Argentarium (IWBA) y, dos años después, el Índice Web Cooperativo Argentarium (IWCA).

Ambas mediciones evalúan el nivel de cumplimiento de los sectores bancarios y cooperativos en cuanto a la divulgación de diez tipos de informaciones que consideramos básicas para el usuario financiero, sea de un banco o de una cooperativa.

Cuando en tres años los bancos mejoraron del 48 % al 90 %, las cooperativas, en igual cantidad de tiempo, a penas subieron del 7 % al 23 %... ¡Y ahí se quedaron! Clic para tuitear

Por ejemplo, la publicación de las tasas de interés -así sean indicativas- para los préstamos o los depósitos, sus tarifarios de servicios, los contratos de adhesión, sus memorias institucionales, presencia en las redes sociales y también herramientas básicas para el usuario, como pueden ser calculadoras financieras o módulos de educación financiera.

En la gráfica se verá que, en sus primeras mediciones, ni los bancos ni las cooperativas marcaban particularmente bien. De hecho, ambos tipos de entidades se “quemaban” de mala forma.

Así, en el año 2013, ninguna de las primeras 20 entidades de intermediación financiera reguladas por la Superintendencia de Bancos alcanzaban un 100% en nuestra medición. ¡Ninguna!

En general, el nivel de cumplimiento era de solo 48 %. ¿En la actualidad? Ese cumplimiento bancario es de un 93 % y hay ya más de diez entidades bancarias que han recibido certificaciones por parte de Argentarium que avalan el cumplimiento del 100 % de nuestras métricas.

Vale reconocer a esas entidades que acogieron el llamado para una mayor transparencia frente al usuario, en orden de alcanzar la meta: La APAP, el López de Haro, Banesco, Popular, Adopem, Ademi, Alaver, La Nacional, Bancamerica, Santa Cruz, Banreservas, Vimenca, Progreso, BHD León, la Cibao y el Caribe.

La decepción cooperativa

A diferencia de las entidades bancarias, las cooperativas incumplieron nuestra prueba, desde un primer momento, de forma extraordinaria. El índice de cumplimiento general de las métricas fue de solo 7 %  y ninguna cooperativa, de las abiertas al público y de las que uno considera son de las más “avanzadas” aglutinadas en la AIRAC, llegó al puntaje máximo.

Cuando en tres años los bancos mejoraron del 48 % al 90 %, las cooperativas, en igual cantidad de tiempo, a penas subieron del 7 % al 23 %… ¡Y ahí se quedaron!

De las 15 cooperativas a cuyas páginas web le hemos dado seguimiento en estos años, solo la Mamoncito asumió el reto de transparentar la mayor cantidad de información a sus socios y miembros.

Luego de la Mamoncito, la Aspire y La Altagracia también han hecho un esfuerzo que amerita cierto reconocimiento.

No logro entender por qué tantas cooperativas, que acumulan mayor cantidad de clientes, préstamos y depósitos que entidades bancarias reguladas, se niegan o se resisten a divulgar las condiciones de sus productos y de su desempeño institucional al público general.

Les debería dar vergüenza.

Source URL: https://www.argentarium.com/veedor/47215-bancos-versus-cooperativas-2019/


Valdesianos, cosecha 2019

by Alejandro Fernández W. | Jun 6, 2019 8:07 am

Celebrando exactamente diez años luego de su primer “descorche”, allá en mayo del 2009, el Banco Central la semana pasada anunció una nueva liberación de encaje legal por una cifra récord que, en este ambiente de tanta especulación e incertidumbre, algunos analistas han visto con suspicacia por su “timing”.

¿Realmente es necesario liberar esos recursos? ¿En estos momentos? ¿Por qué?

En la primera gráfica vemos la tendencia del crecimiento crediticio de los últimos años, resaltan en las barras las seis ocasiones en las cuales las autoridades ejecutaron la inicialmente heterodoxa decisión de liberar recursos de encaje legal.

Cuando se presentaron los primeros “Valdesianos” fuimos escépticos, pues entendíamos que podría ser una medida distorsionadora del funcionamiento del mercado de crédito, por aquello de favorecer a ciertos sectores de forma exclusiva y también porque generaría “ruido” a quienes ya tienen préstamos y no necesariamente se beneficiarán de la flexibilización monetaria ejecutada bajo esa modalidad.

No creo que el descorche de Valdesioanos obedezca a la coyuntura política inmediata... Pero de que jugará un rol para que se logre superar la meta de crecimiento del 5.5% en este año, lo jugará. Clic para tuitear

Algunos analistas cuestionan si no se trata de un excesivo activismo por parte de las autoridades monetarias en el mantenimiento de un ritmo de crecimiento económico que debe tomar su curso de forma natural, sin la necesidad de recurrir a un mayor endeudamiento privado “forzado”, cual si fueran inyecciones de esteroides crediticios.

¿No será que la parte monetaria se tira demasiada responsabilidad sobre los hombros cuando deberíamos también ver impulsos y facilitaciones desde el ámbito fiscal o institucional?

Sin embargo, la medida ha resultado ser bastante bien recibida, a tal punto que la actual es su sexta versión. ¡Y por una cifra récord de RD$29,200 millones!

De hecho, en más de una ocasión, el Fondo Monetario Internacional reconoció el importante rol que pasados “Valdesianos” han tenido sobre la reactivación económica del país.

A diferencia de su primer descorche, en la actualidad no estamos frente a un cataclismo económico como el del 2009. Para ese entonces, el crédito privado se estaba contrayendo 0.5%, luego de desplomarse de su pico de más del 30% poco tiempo antes.

En la actualidad, si bien es cierto que vemos un crédito privado en moneda local que aumenta a “solo” un 7.8% (comparado con 11.1% el año pasado), igual tenemos más de 76 meses de crecimiento crediticio ininterrumpido desde el ajuste económico de finales de 2012. En algún momento dejará de crecer o por lo menos se estabilizará. ¿O no?

Vemos en la segunda gráfica que el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE) a marzo de este año es de 5.5%, inferior al 7.0% que marcó para esta misma fecha del 2018. Ahora bien, este menor crecimiento no debe sorprender a nadie, mucho menos a las propias autoridades, pues precisamente la meta de crecimiento para el 2019 es… ¡5.5%!

Sin embargo, pareciera que la coyuntura presentada en el primer cuatrimestre es más preocupante de lo que los simples mortales conocemos. Una indicación de esto son las recaudaciones de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) correspondientes al impuesto del 0.15%. En los primeros cuatro meses de 2019, el crecimiento acumulado ha sido muy bajo (2.2% en términos reales o a penas RD$98 millones), a pesar de que hasta hace pocas semanas se afirmaba que disfrutábamos de un “crecimiento económico por encima de nuestro potencial”.

¿Cuáles han sido los agentes mas afectados por esta “ralentización”? Recurrimos nuevamente a la actividad crediticia por subsector. Al cierre de mayo de 2019, de las nueve primeras actividades económicas,  seis marcan  un ritmo de acceso al crédito inferior al promediado durante los tres años anteriores (2016-2018).

Se destaca sobre todo comercio, donde vemos una caída del crédito de 2.1% (comparado con 10.9%), al igual que el menor ritmo de crecimiento de solo 6.4% en consumos con tarjetas de crédito (13.3% antes) y 8.1% en la construcción (versus el extraordinario 17.4%).

Curiosamente, al cierre de mayo pasado, los sectores que más financiamiento han recibido en términos relativos al 2016-2018 son los denominados “productivos”, como industria (¡20.8% versus 8.3%!), pymes (10.9% versus 1.7%) y el agro (8.9% versus 4.6%).

Las condiciones de estos Valdesianos 2019 son sumamente atractivas. No me quiero imaginar el dolor de cabeza que debe estar generando para los gerentes de crédito de la banca. Una tasa fija al 9.0% por seis años es inferior incluso a la ofertada en dos importantes “ferias” de préstamos de los colosos bancarios de hace pocos días, que a plazos de cinco años fijaban su costo al 11.0% y 11.4%.

En cuanto al “timing”, y tomando en consideración que el impacto del nuevo descorche Valdesiano se vendrá a sentir más adelante en este 2019, e incluso hasta en el 2020, no creo que obedezca a la coyuntura política inmediata de estos días de reeleccionistas versus neoconstitucionalistas. Pero de que jugará un rol para que se logre superar la meta de crecimiento del 5.5% en este año, lo jugará. De que coincide con el proceso electoral del próximo año, coincide. ¡Salud!

También te puede interesar:

Los Valdesianos de 2019

Junta Monetaria libera más de RD$29 mil millones del encaje legal para financiar los sectores productivos

Source URL: https://www.argentarium.com/veedor/46867-valdesianos-cosecha-2019/


Costo del dinero plástico (2019)

by Alejandro Fernández W. | May 30, 2019 7:59 am

El dinero plástico está en todas partes. Su costo para el usuario, tanto en el pasado como en la actualidad, sigue siendo uno de los temas más criticados de la banca dominicana. Dadas las controversias del pasado, nos hacemos la pregunta: ¿se ha avanzado en los últimos años?

No es exageración afirmar que el dinero plástico casi se ha universalizado. A marzo de 2019, según los datos más recientes de la Superintendencia de Bancos, entre los dos millones de tarjetas “clásicas”, “gold” y “platino”, se estaban financiando consumos por alrededor de RD$53.7 mil millones, sin incluir los RD$27.9 mil millones en créditos diferidos asociados a los plásticos.

En la primera gráfica, y circunscribiéndonos para fines de comparabilidad a las primeras 5 entidades más grandes del país (Reservas, Popular, BHD León, Progreso y Scotiabank) se verá que la tarjeta ha sido el producto de crédito a personas que mayor reducción ha mostrado en cuanto a su costo financiero para el usuario final.

Entre 2006 y 2019, el costo promedio del dinero plástico cayó de 79.1% a 56.6%, una reducción de 2,250 puntos básicos o de 28% en términos relativos. Cabe destacar que los demás préstamos a personas también cayeron: los de consumo 830 puntos básicos (32%) y los hipotecarios 640 puntos básicos (o 37% de su costo inicial en el 2006).

Vale destacar la gran caída que se registro de forma súbita a finales de 2013, luego de una serie de negociaciones entre la banca y la Superintendencia de Bancos que hemos denominado el “Camilazo” y que fue el principal factor detrás de esa caída.

Entre 2006 y 2019, el costo promedio del dinero plástico pasó de 79.1% a 56.6%, registrando una caída de 28%. Clic para tuitear

A pesar de las preocupaciones entre muchos banqueros por la insostenibilidad del negocio plástico a partir de esa reducción en su rentabilidad, lo cierto es que, como se puede apreciar en la misma gráfica, el volumen de crédito plástico se ha duplicado en esas cinco entidades, pasando de RD$18.4 mil millones a RD$33.4 mil millones en 2019.

En la segunda gráfica vemos los cambios que se han dado en las tasas máximas, promedio y mínimas de los distintos tipos de tarjetas de crédito desde el Camilazo de 2013 a la actualidad. Se verá que todos los niveles de interés se han reducido en estos seis años.

Antes, por ejemplo, la tasa de interés más baja de las tarjetas era un 53.7% en las “platino” de 2013, cuando ahora hay ofertas con un costo tan bajo como el 40%. Ese mismo tipo de plástico, el de mayor poder adquisitivo, vio una reducción en su costo promedio de 80.7% a 54.7%.

Las entidades financieras acogieron el “techo” acordado en las negociaciones de 2013, por lo que se ve que ya no existen, como en el pasado, tasas de interés máximas de 100% anual, pues todos los proveedores ahora han fijado un máximo de 60%.

Los acuerdos de entonces implicaban una continua reducción de las tasas hasta un 54% como “techo”. En la actualidad el costo que promedia en todas las carteras de dinero plástico es de 56.5%, muy en línea a aquel parámetro.

Queda todavía un camino que recorrer en cuanto a la diferenciación que debería existir entre, por ejemplo, un plástico “platino” con un límite de RD$400 mil y uno “clásico” con un límite de RD$5,000. Vemos, en la tercera gráfica, que ese diferencial específicamente solo aumentó, entre una tarjeta y otra, de 2.1% en 2013 a 2.6% en el 2019.

Paradójicamente, el diferencial entre una “gold” y una “clásica” se ha invertido, pues según las cifras a marzo de 2019 a las primeras se les cobra una tasa promedio de 57.6%, que de hecho es ligeramente superior al 57.2% de las tarjetas de menores límites y que, uno pensará, tienden a ser de mayor riesgo.

Finalmente, toca reconocer a las entidades que más han sacrificado sus tasas de interés en los últimos años, logrando así una industria de tarjetas de crédito mucho más competitiva y, aunque todavía con mucho espacio para mejorar, económica.

APAP, Scotiabank y Promerica están entre las tres entidades que marcaron la mayor reducción en el costo promedio de sus carteras plásticas. La APAP, cuya tasa promedió 99.5% en el 2013, la redujo 4,480 puntos básicos a solo 54.7%. Scotia tumbó su costo 3,940 puntos básicos y Promerica 3,560 puntos.

Debe destacarse, por cierto, que Scotiabank, con un costo promedio en sus saldos plásticos en RD$ de 48.2% (¡comparado con el 87.6% del 2013!) es también el proveedor menos oneroso de todo el sistema, seguido por la APAP (54.7%) y Promerica (53.4%).

Dicho todo lo anterior, vemos que en años más recientes, el costo promedio del dinero plástico se ha mantenido estático. Ojalá que la innovación y los mayores niveles de competencia en el sector logren cambiar esto en el mediano plazo.

 

Source URL: https://www.argentarium.com/veedor/46709-costo-del-dinero-plastico-2019/


A ti, madre soltera

by Alejandro Fernández W. | May 23, 2019 7:50 am

Lo recuerdo como si hubiera sido ayer. Una joven, madre, soltera, totalmente sola, recurrió a mí en busca de alguna orientación financiera. Su ingreso mensual no daba abasto para el sostén del hogar conformado por ella ¡y sus trillizos!

La realidad de los hogares monoparentales en la República Dominicana, como en muchos países, es dramática. Como el de la madre de trillizos, hay cualquier cantidad de ejemplos. Solo en 2016 tuvimos más de 123,686 nacimientos de madres solteras, según la Oficina Nacional de Estadística.

A ellas, en esta semana en que celebramos el Día de las Madres, les dedicamos algunos principios básicos que podrían ser de interés para enfrentar los extraordinarios retos que asumen.

A ellas, en esta semana en que celebramos el Día de las Madres, les dedicamos algunos principios básicos que podrían ser útiles para enfrentar los extraordinarios retos que asumen. Clic para tuitear

Apuesta a ti

De que se puede, se puede. Aunque evidentemente no es lo ideal, ni para ti ni para tus hijos, no serás la única mujer que enfrenta la crianza de una familia sola. Apuesta a ti, a tu confianza de generar y administrar el ingreso necesario para tu hogar, y presupuéstate con esos recursos que tú produces y que están bajo tu control.

Lamentablemente, apostar a que el padre de tu hijo honrará los compromisos de manutención que manda la ley es apostar a lo incierto. Son decenas de miles de demandas las que surgen contra padres que incumplen.

Si bien es cierto que muchos son responsables, y ese es mi deseo para ti y tus hijos, tienes que planificarte para la posibilidad contraria. En tal caso, recomiendo enfrentarlo por la vía de la conciliación o judicial.

Obligatorio presupuesto

Darás cátedra de finanzas personales si logras sostener tu hogar con una sola fuente de ingresos. Necesitarás de cierto nivel de planificación para entender cuánto de tu ingreso deberás destinar a los gastos fijos, al pago de préstamos, al ahorro y sí, a gastos discrecionales o “chulerías”.

Una partida particularmente importante son los gastos educativos, sobre todo si piensas enviar a tus hijos a un centro privado. No pretendas pagar eso con un préstamo a tres años. Puede ser insostenible en el tiempo.

Mejor divide el monto total por doce y reserva esa cuota cada mes para solventar el pago único cuando llegue el momento. Si la carga es muy pesada, considera una escuela pública o menos costosa.

Evita las deudas

Típicamente un hogar con una única fuente de ingresos no genera lo suficiente como para poder cubrir cuotas de préstamos con bancos o prestamistas desahogadamente. Tu aspiración debe ser manejarte libre de deudas, o con el menor nivel de endeudamiento posible, con un plan de desmonte de esos compromisos en el tiempo.

Procura, eso sí, mantener un buen historial crediticio, debes revisar tu buró semestralmente y asegurarte de reflejar un excelente historial de pagos. Al final del día, ese crédito podría ser parte del colchón que amortiguará alguna emergencia o, más adelante, cuando logres estabilizarte, una facilidad para adquirir un activo duradero, como un vehículo o una vivienda.

Tu clavito

Lo ideal es que enfrentes las contingencias –sin dudas llegarán- con tu propio capital, con ahorros que vayas acumulando en el tiempo y que equivalgan a algunos meses de tus gastos fijos. Mejor resolver así que con la tarjeta de crédito o la visita al prestamista, que terminarían esclavizándote económicamente.

Asegúrate

Procura el mejor seguro de salud para ti y los tuyos, dentro de tus posibilidades. Si tienes que hacer algún pago adicional para adquirir una cobertura más amplia, bien podría valer la pena.

Si efectivamente eres la única generadora de ingresos del hogar y tus hijos dependen de ti, es prudente contratar un seguro de vida. Así, en caso de tu ausencia, tus hijos podrán seguir contando con tu respaldo económico por algunos años más. El costo no es tan prohibitivo como pensarías y, sin dudas, te brindará gran tranquilidad.

Educa a tus hijos

No estás totalmente sola. Como madre soltera, cuentas con tus hijos. Enséñales a valorar lo que tienen (a ti, un techo, la salud, sus abuelos, su escuela), oriéntalos y protégelos de las presiones sociales tan comunes en nuestra sociedad del “BAM” (bulto, allante y movimiento).

Simplifícate

Asegúrate de consumir con inteligencia, siempre. Evita el dinero plástico que te puede llevar a gastar más fácilmente. Reduce tu carga económica a su mínima expresión, por lo menos hasta que logres fortalecer tu base de ahorros. Sea cambiando de vivienda o de centro educativo o de vehículo, recuerda que lo más importante es tu salud mental, no las apariencias frente a los demás.

Un nuevo equilibrio

También deberás dar cátedra sobre cómo ser exitosa profesionalmente, económicamente, llevar un hogar, criar a tus hijos y hasta de cómo mantener tu propia vida personal. ¿Cómo lo harás? Solo tú y otras que han transitado este camino lo conocen. Aprende de ellas.

De lo que estoy seguro es de que te hablarán de la importancia de cuidarte a ti misma, comenzando con tu salud, evita los malos hábitos (¿de verdad te darás el lujo de fumar?) y procura un mínimo de ejercicio y de descanso para fortalecer tu cuerpo.

Te hablarán también de la importancia de encontrar un equilibrio entre trabajo y familia, pues de nada sirve que “Junior” vaya al mejor colegio privado bilingüe si para ello tienes que sacrificar todo el tiempo, la energía o la tranquilidad que puedes dedicarle durante la semana.

Finalmente, y lo reitero, no estás sola. Busca el apoyo de tus propios hijos. De familiares, de tus padres, tus hermanos. En la iglesia o el trabajo. De otras mujeres, quizás madres solteras como tú, pero con algo más de experiencia, que te orientarán y, ojalá, también podrían acompañarte en el camino difícil, pero noble y lleno de amor, por el que andas. Feliz Día de las Madres, para ti.

También te puede interesar:

Antes de que firmes…

Source URL: https://www.argentarium.com/argentarium/46539-a-ti-madre-soltera/


Finanzas para la tercera edad (2 de 2)

by Alejandro Fernández W. | May 16, 2019 7:40 am

Toca ser valiente para pensar en la tercera edad y prepararse para ella. El hacerlo, incluso para algo tan banal como lo financiero, es un reconocimiento de nuestra humanidad y sobre todo de la mortalidad.

Si nos faltara ese coraje, esa capacidad de pensar en el futuro con cierta frialdad y objetividad, lo único que se hace es delegar sobre seres queridos decisiones que, en definitiva, corresponden al envejeciente.

Delegar esas decisiones puede ser costoso para los involucrados, porque muchas veces los allegados no tienen el conocimiento de la realidad financiera de quien se planifica para la tercera edad.

Hay ejemplos de cuán costoso, y destructivo, puede ser esa dejadez. Desde los miles de millones de pesos que permanecen abandonados en las bóvedas bancarias, seguros de vida no reclamados, propiedades inmobiliarias abandonadas y ni hablar de las litis sucesorales donde los únicos que terminan gananciosos son los abogados de quienes en otro momento eran hermanos.

Por ello, aunque luzca poco simpático, compartimos cinco decisiones finales que conviene tomar desde ahora.

Organización de lo básico

Cuentas bancarias, de todo tipo. Contratos de préstamos. Pólizas de seguro. Títulos de propiedad. Certificados de depósito, de acciones o de títulos valores del mercado. Contratos de arrendamiento. Pagarés de préstamos o avances realizados a terceros o a relacionados. Todo aquello que constituya el patrimonio, tanto en cuanto a los activos como sobre las deudas o pasivos, de una persona debe quedar documentado para fines de organizarlo dentro de un gran expediente o carpeta financiera y legal.

Además de los legajos o documentos físicos, sería ideal dejar todo incluso a nivel de un archivo digital donde se consoliden todas estas informaciones.

Se requiere valentía para asumir esta planificación. El reconocimiento de nuestras limitaciones implica mucho coraje y humildad, y es necesario que se produzca a tiempo. Clic para tuitear

Algo tan elemental como los números de cuentas bancarias, las ubicaciones de dichas cuentas, las direcciones “web” y la forma y los códigos para acceder a esas cuentas por la vía digital deben formar parte de ese expediente patrimonial.

¿Quién tendrá acceso a informaciones y documentaciones tan sensibles? De nuevo, quien se planifica es quien debe tomar esa decisión, idealmente debe proporcionar estos accesos a más de una persona de su absoluta confianza.

¿Es necesario un “testamento”?

Sin ser abogado, lo que puedo asegurar es que es necesario hablar con un abogado sobre el proceso de planificación para la tercera edad. En mi opinión, la conversación con el abogado o asesor legal es tan fundamental como la que se debe tener con la pareja y los sucesores.

Es limitada la discreción que se puede tener en cuanto a la partición patrimonial, pero lo ideal es tener una comprensión clara en cuanto a esa repartición y de cómo se realizará, según los activos y los pasivos con los que se cuente.

Quizás algunos de los herederos estén más abiertos a recibir activos inmobiliarios, mientras otros valoren más los bienes muebles o líquidos, pues necesitan de la renta que estos generan.

¿Por qué no tener en vida esa conversación, incluyendo el cómo se valorarán esos bienes, en vida, para dejar claridad y definición mientras todos están juntos?

Hay otras decisiones, en cuanto a últimos deseos sobre los órganos, nivel de apoyo médico sobre hasta dónde se desea recurrir y la disposición de ciertos bienes personales que también se pueden establecer en vida o incluso bajo el control de las facultades mentales.

Reitero: Estos últimos deseos o testamento deben realizarse bajo las formalidades y el rigor exigidos por la ley, siempre con la asesoría de su abogado de confianza absoluta.

De Alzheimer y la demencia

Las facultades mentales tienden a deteriorarse con el tiempo. Es parte de nuestra naturaleza que todavía la ciencia está tratando de descifrar y entender mejor.

No sabemos quiénes nos veremos afectados por la demencia, sea cual fuere la causa que nos lleve a ella. Tampoco conocemos en qué momento nos podría afectar, o la intensidad con que lo hará.

Ojalá que, como parte de nuestra organización para la tercera edad, identifiquemos a las personas que monitorearán o supervisarán nuestro comportamiento, siempre con el auxilio del médico de cabecera o el experto en salud indicado.

Para tomar las decisiones más importantes, en cuanto a la disposición de ciertos activos, la firma de obligaciones o contratos de deuda o el movimiento de fondos a partir de ciertas magnitudes, bien podría requerirse la participación preventiva de personas de confianza.

Por ejemplo, en cuanto a la cuenta bancaria principal o la tarjeta de crédito del envejeciente, bien se podría habilitar la posibilidad que un allegado tenga acceso, como mínimo, a los estados de cuenta para identificar si hay algún tipo de movimiento o tendencia irregular.

Planteamos que se requiere valentía para asumir esta planificación. Precisamente, el reconocimiento de nuestras limitaciones es donde más se necesitará de ese coraje… y de esa humildad.

Los gastos fúnebres

Una de las decisiones más fáciles que se pueden tomar para organizar la última etapa de nuestra vida gira en torno a los gastos fúnebres. Existen muy buenas alternativas de seguro para estos fines, que no solo solventan lo que tiene que ver con la funeraria y el cementerio, sino que prestan el apoyo logístico en esos momentos tan difíciles para la familia.

Hacer como el avestruz e ignorar esos eventuales gastos, no solo hará del momento final uno particularmente costoso. También se hará más doloroso por la ausencia del servicio que brindan las aseguradoras en esos momentos.

Una conversación con su corredor de seguros, ahora que está en salud, es un obsequio de previsión que su familia agradecerá en los momentos tristes.

Un momento para todo en la vida…

Toca saber soltar. Valorar y revalorizar experiencias, relaciones y actividades que antes no apreciamos debidamente.

Quizás ya no tanto los hijos, pero de seguro que los nietos y, ojalá, hasta los biznietos. Es momento de disfrutarlos y participar activamente en su crianza y en su educación.

Con los años, he aprendido que no hay mayor satisfacción en la vida que ser testigo de los logros, las realizaciones y el crecimiento de nuestros hijos. Pienso que, en el caso de los abuelos o los bisabuelos, ese sentimiento debe ser mayor.

Lo dice la Biblia: Hay un momento para todo en la vida. Momentos para sembrar y para cosechar. Planificándose, siempre de la mano de nuestra pareja y familia, mi deseo es que ese tiempo de cosecha dure muchos años más, con paz y salud.

Source URL: https://www.argentarium.com/argentarium/46342-finanzas-para-la-tercera-edad-2-de-2/


Finanzas de la tercera edad (1 de 2)

by Alejandro Fernández W. | May 9, 2019 7:50 am

Como sociedad vivimos tiempos de mayor longevidad. Con los muchos años vienen, también, retos importantes en lo concerniente a los aspectos financieros que atañen a la población de la tercera edad. Aspectos que deberían ser temas de discusión, abierta y franca, en el seno familiar.

Pero el tema es casi tabú, como la mayoría de las decisiones y realidades en materia financiera. Lo vemos en el contexto de la pareja, en los casos de endeudamiento extremo o en presencia de desórdenes en el comportamiento que impactan nuestra economía, como las compras compulsivas o la ludopatía, entre otros.

En Estados Unidos, una sociedad mucho más avanzada que la nuestra en materia de planificación financiera, un estudio de 2015 identificó que el 85% de las personas de mayor edad (entre los 51 y los 75 años), no se ha organizado en materia financiera para enfrentar los retos de la vejez.

Las razones para la dejadez son muy naturales y humanas. Preferimos no pensar en el futuro, o por lo menos subvalorarlo y sobrevalorar el presente, por aquello de que nunca sabemos si el mañana llegará. Mientras más difícil sea la realidad económica de la persona, mayor será esa tendencia a reducir el futuro.

En términos financieros, la vejez nos va haciendo vulnerables. Los gastos de salud aumentan y los ingresos merman. Atendiendo a esto, presentamos diez recomendaciones asociadas al manejo financiero durante la tercera edad. Clic para tuitear

Hay cualquier cantidad de estudios que indican que, en la medida que avanzamos en edad, perdemos ciertos elementos o capacidades cognitivas que limitan un manejo racional u óptimo de nuestras finanzas, razón por la cual es tan importante planificarnos, pero también saber identificar el momento en que debemos delegar o pasar la antorcha a nuestros hijos.

Según la Fundación Nacional de Educación Financiera, algunas alertas tempranas de que podríamos estar perdiendo nuestra capacidad financiera incluyen: el tomarnos más tiempo al momento de realizar tareas básicas, una menor capacidad para manejar detalles en documentos financieros, una caída en las habilidades matemáticas elementales, dificultad para comprender ciertos conceptos financieros o para identificar los riesgos que están asociados a las oportunidades económicas.

No es uno, ni son dos, ni tres los casos de personas mayores, amigos y familiares, de todos los niveles socioeconómicos, que han sido víctimas de inescrupulosos que, aprovechando precisamente este tipo de limitaciones propias a la edad, manipulan a las personas para sustraerles sus ahorros, muchos o pocos, para beneficio personal.

Por ello, y con el ánimo de entablar (o, por lo menos, iniciar) un diálogo entre nosotros mismos, los del ahora y quienes seremos en el futuro, y entre padres y sucesores, iniciamos una serie de recomendaciones a manera de decálogo para la vejez.

Presupuestar

Toca organizar el ingreso y los gastos de la tercera edad. Sabemos de las limitaciones del sistema previsional existente en el país (como en la gran mayoría de los países de la región), pero de alguna manera tendremos que solventar los gastos del futuro.

En muchos casos, quizás sea necesaria la venta de algunos activos que se logró acumular, y en otros podría ser indispensable el apoyo de los hijos. Ojalá que dicho apoyo sea equitativo y equilibrado, y que la responsabilidad de los padres no recaiga solamente sobre los hombros de algunos hijos.

El ahorro

Más fácil que el ingreso puede ser el racionalizar los gastos del pensionado. Ojalá llegar a la tercera edad sin la necesidad de pagar una renta, o de mantener una vivienda más grande o innecesariamente costosa.

Las “ayudas” a los hijos, idealmente habrían cesado, de tal manera que el grueso del ingreso de la persona mayor se pueda concentrar en su bienestar y no en mantener una dependencia económica sin límites de unos hijos que ya debieron haber alcanzado la madurez y la libertad financiera. El “exceso de generosidad” es una amenaza real.

También serán una amenaza económica los gastos médicos, razón por la cual se debe priorizar una vida saludable, equilibrada y de bajo estrés. Aún con el mejor seguro médico que se pueda tener, siempre será mejor (¡mucho mejor!) prevenir que lamentar.

Idealmente, los hijos establecerán un “serrucho” en una cuenta de ahorro o fondo de inversión donde mensualmente todos aportarían, en la medida de las posibilidades de cada quien, obviamente, con el propósito de ir preparándose para importantes gastos de salud que, ineludiblemente, surgirán en el futuro. Esta herramienta funcionaría a manera de un póliza de “auto-aseguro”.

Simplificar las finanzas

En principio no recurrir, ni pretender siquiera, al crédito por vía de las tarjetas o préstamos. En muchos casos, por temas del alto costo de los seguros de vida exigidos para ciertos contratos de crédito, esto ocurrirá de manera automática.

Una persona de mayor edad no tiene por qué estar pendiente de fechas de corte, fechas de pago o el vencimiento de sus plásticos. Idealmente se manejará con una única tarjeta de débito, que simplificará la ejecución de su presupuesto de gastos.

Igual simplificación se aplica en cuanto a la cantidad de cuentas o relaciones bancarias que se mantengan a futuro. Mientras menos estados de cuentas o tarjetas se deba revisar, más fácil será llevar el control y la supervisión necesaria sobre ellas.

Las inversiones

El perfil de un inversionista de mayor edad es, por obligación, conservador. Pero eso no implica que los recursos con los que se cuenta deben quedarse estancados en una cuenta de ahorros o en un depósito a plazo fijo de bajo rendimiento.

Existen alternativas de inversión conservadoras, a través de los puestos de bolsa y las administradoras de fondos de inversión, que bien pueden ser consideradas para fines de maximizar y diversificar los activos productivos en esa avanzada etapa de nuestras vidas.

Ahora bien, nunca será buena idea pretender convertirse en un inversionista activo, y mucho menos especulativo, a una edad avanzada, y toca recordar la máxima más elemental al momento de invertir: a mayor rendimiento que se reciba, mayor será el riesgo.

A partir de los setenta años las exploraciones aventuradas en el mundo de las inversiones pueden tener efectos negativos irreversibles, sobre todo si implican exponer un monto importante de nuestros ahorros en instrumentos que desconocemos. Ciertamente, siempre es buena idea procurar nuevos conocimientos, aprender de forma continua, pero toca hacerlo bajo el régimen imperioso de la prudencia.

También te puede interesar:

Finanzas para la tercera edad (2 de 2)

Protegiendo las finanzas de nuestros envejecientes

A ti, joven envejeciente

Source URL: https://www.argentarium.com/veedor/46203-finanzas-de-la-tercera-edad-1-de-2/


Los bancos corresponsales en la República Dominicana

by Alejandro Fernández W. | May 2, 2019 9:28 am

Son parte esencial de nuestra banca. Sin ellos, viviríamos aislados del resto del mundo. Algo tan básico como una remesa, el pago a un suplidor de fuera o una carta de crédito sería imposible sin ellos.

A través de sus servicios de corresponsalía, la gran banca global con sus sedes en Nueva York, Londres, Madrid o Tokio, nos permite insertarnos y beneficiarnos de los grandes flujos de financiamiento, inversión y comercio internacional.

Como isla, nuestra economía colapsaría si no pudiésemos participar de ese tráfico global. Renglones tan importantes como las remesas, las zonas francas, el turismo y la inversión extranjera dependen de que tengamos acceso a esa red de corresponsales internacionales.

Uno de los principales atractivos de trabajar con los corresponsales son las condiciones de sus créditos, especialmente los otorgadas para financiar las importaciones a corto plazo. Clic para tuitear

Antes, cuando todavía no habíamos desarrollado una base de depósitos en moneda extranjera orgánica o propia del ahorro nacional, el financiamiento provisto por los corresponsales era nuestra principal fuente de capital para entendernos con el exterior.

En la primera gráfica verá que, iniciando este siglo, por cada US$100 en ahorros en moneda extranjera, teníamos US$83 en financiamientos de corresponsales.

Crédito y confianza

Los banqueros corresponsales son, en cierta forma, los espías, los embajadores y los agentes del gran capital internacional. Su opinión importa tanto como la de una calificadora de riesgos, pues en sus manos está que podamos acceder a sus ventanillas de crédito y de pagos.

A raíz de la crisis bancaria del 2003-2004, los corresponsales salieron corriendo del país y, en esa salida tan desesperada, exacerbaron aún más la magnitud del descalabro en nuestras finanzas públicas y externas.

De un pico de US$981 millones en financiamientos externos de corresponsales, ese nivel de crédito se desplomó 85% a solo US$146 millones, incluso en el año 2007, cuando ya el contexto económico local se había estabilizado.

Aunque se llevaron su buen susto, las autoridades locales, en parte presionadas por el Fondo Monetario Internacional, también “rescataron” a muchos corresponsales que habían apostado, incluso en magnitudes importantes, en todos los bancos quebrados en los años 2003-2004.

No rescatarlos de sus malas decisiones, se justificó entonces, nos habría condenado a un aislamiento financiero global.

El karma existe, eso sí, pues poco tiempo después fue a la banca internacional a quien le tocó enfrentar una crisis de confianza aún mayor, durante 2007-2008.

En ese entonces, quien cargó con el riesgo fue la banca local, pues tenía activos por US$1,500 millones depositados en los grandes bancos de fuera, cuando ellos a nosotros solo nos tenían prestado US$250 millones. ¡Vueltas da el mundo!

Los corresponsales en República Dominicana

La relación con un corresponsal es básicamente exclusiva a la banca múltiple, que es quien está autorizada por la Ley Monetaria y Financiera a realizar operaciones en moneda dura y de comercio y pagos internacionales.

Por ello vemos, en la segunda gráfica, que los tres colosos aglutinan el 88% del financiamiento provisto por las corresponsales activos en el mercado local.

Es lógico que quien más recurra al crédito de corresponsales (un 50% del total) sea el estatal Banco de Reservas, pues es el gran garante, pagador y financista del crédito público dominicano, sea en lo que tiene que ver con la factura petrolera, el pago de la deuda externa o de los atrasos con los generadores eléctricos.

¿Quiénes son los corresponsales activos en nuestro país? Dos de ellos, el Bladex y el BCIE, entre los más importantes, son de hecho entidades multilaterales cuasiestatales que buscan facilitar el comercio internacional a nivel regional.

Además de ellos, está el Citi (que se distingue por tener operacionales localmente), el Wells Fargo (anteriormente el siempre activo Wachovia) y el Bank of America. De Asia solo identificamos al Sumitomo, mientras que de Europa se destacan Deutsche Bank, Santander, el Commerzbank y la francesa Proparco.

Uno de los principales atractivos de trabajar con los corresponsales son las condiciones de sus créditos, especialmente aquellos otorgadas para financiar las importaciones a corto plazo.

En la última gráfica verá, por ejemplo, las tasas a las que los corresponsales financian al Banco de Reservas, según este transparenta en sus estados financieros auditados a diciembre del 2018.

El costo oscila entre el 2.0% y el 3.9%, muy competitivas incluso cuando se compara con la tasa que el coloso público paga a sus depositantes en US$ (2.2%).

Toca, pues, cuidar la confianza y la relación con nuestros corresponsales.


Source URL: https://www.argentarium.com/veedor/45999-los-bancos-corresponsales-en-la-rd/