Un robot para tus finanzas

Un robot para tus finanzas

Mas allá de conocer conceptos, una buena educación financiera supone que mejoremos nuestras conductas y comportamientos en lo que respecta a la administración de los recursos. Para lograr esta meta (algo que es extremadamente difícil para muchos de nosotros) quizás sea un buen paso diseñar un “robot” que nos ayude a gestionar nuestras finanzas personales.

Cuando hablamos de un robot nos referimos al uso de las herramientas y mecanismos que permiten la automatización y simplificación de las tareas que hacemos en el ámbito económico en el día a día.

La importancia de esta automatización surge porque el ser humano es olvidadizo, esclavo de sus hábitos y, muchas veces –reconoscámoslo- simplemente holgazán. O bien, resulta que hay cosas más importantes en nuestras vidas que con frecuencia nos ocupan y nos impiden enfocarnos en las finanzas cotidianas con racionalidad y disciplina.

Compartimos, pues, diez medidas que te pueden ayudar a construir un “Siri”o “Alexa” financiero, diseñado a tu medida:

Aprovecha tus dispositivos inteligentes

Para que no olvides responsabilidades financieras importantes, agéndalas de forma recurrente y automática en tus dispositivos inteligentes. Por ejemplo, si la revisión de las tasas de interés de tu préstamo se realiza semestralmente, asegúrate de crear una alerta para que tu dispositivo inteligente te emita el recordatorio una semana antes de la fecha de revisión. Esto te permitirá tener tiempo suficiente para informarte de las condiciones del mercado y podrás negociar con tu banquero desde una mejor posición.

Automatiza tus pagos

Sea para las facturas de servicios, como electricidad, telecomunicaciones, alquiler de tu casa, mantenimiento, etc., o para el pago de préstamos y tarjetas de crédito, autorizar que estos pagos se produzcan de forma automática tiene muchas ventajas.

Compartimos diez medidas que te pueden ayudar a construir un Siri o Alexa financiero, diseñado a tu medida. Clic para tuitear

Por un lado tendrás una logística más eficiente, y por otro, puedes ahorrar dinero, pues reduces el riesgo de caer en atrasos y, como consecuencia, generarte mora o penalidades indeseables.

Ojo: esto no quiere decir que dejarás de revisar tus facturas y estados de cuenta, es algo que debes hacer de forma obligatoria por lo menos una vez al mes. Para estos fines es ideal que descargues las aplicaciones digitales de tus proveedores y bancos, de tal forma que puedas hacer la revisión periódica de tus transacciones de una forma sencilla y rápida.

Reduce el plazo de tu préstamo

Si tienes un préstamo hipotecario a 20 años, contempla la posibilidad de reducir el plazo, por ejemplo, a 15 años. Pregúntate si podrías pagar la cuota que tendrías que asumir en ese escenario de plazo más reducido. De ser así, acortar el plazo representará ahorros importante en los intereses totales que pagarás durante la vida del préstamo.

Agrupa tus fechas de pago

Trata de establecer que todas las fechas de tus compromisos y pagos fijos caigan alrededor de la misma semana. Idealmente, la semana durante la cual recibes los ingresos más importantes del mes. Así reduces el tiempo que le dedicas a estas tareas y te aseguras de tener los recursos necesarios para poder solventarlos.

Limita el gasto discrecional

¿Y tu, utilizas una técnica de automatización para manejar mejor tus finanzas? Compártela con nosotros en la sección de comentarios. ¡Gracias!

Define cuál es el monto máximo que le dedicarás a gastos discrecionales o de diversión. Ese monto (el que sea) transfiérelo de forma automática de tu cuenta de ingresos principal a una cuenta de gastos con una tarjeta de débito que será la que utilizarás para pagar estas “chulerías”.

Mientras cuentes con recursos en esta cuenta, puedes disfrutarla y aprovecharla como mejor te convenga. Ahora bien, cuando ya tu saldo se acerque a cero, tendrás la obligación de suspender nuevos gastos discrecionales hasta la próxima transferencia automática que se hará a esa cuenta.

Automatiza tu plan de ahorros

De la misma manera que alimentas tu cuenta para gastos discrecionales y aprovechando las cuentas de ahorro programado que brindan muchas entidades, págate a ti mismo para fines de lograr las metas financieras que te has propuesto.

Con el mismo rigor con que sacas el dinero para pagar la electricidad o a los bancos, procura que de manera automática y sin requerir de tu intervención quincenal, se hagan estos débitos a favor de tu futuro financiero.

Automatiza la diversificación de tus inversiones

Como nunca es buena idea poner todos tus huevos en una sola canasta, recuerda que puedes hacer ahorros y transferencias programadas hacia tus cuentas en moneda extranjera o en fondos de inversión. Estos últimos te producirán un rendimiento, además de diversificado, más interesante que las simples cuentas de ahorros.

Aprovecha tus alertas de seguridad

Investiga con tu entidad financiera cuáles mecanismos pueden habilitar sobre todo en lo que tiene que ver con tu tarjeta de crédito para fines de identificar transacciones sospechosas o, incluso, bloquear tus productos en caso de una posibilidad de fraude.

Monitorea tu historial de crédito

Contempla la contratación de servicios de alerta y notificación de cambios importantes en tu historial y en tu puntaje de crédito. Aunque tienen un costo, estos servicios pueden ayudarte a proteger tu crédito, pero también, a educarte y orientarte sobre el manejo inteligente de tu crédito.

Conoce la plataforma de tu banco

Piensa en las últimas veces que fuiste a una sucursal bancaria… ¿realmente era necesario que asistieras presencialmente? Posiblemente, a través de tu plataforma bancaria hubieras podido resolver con mayor seguridad y comodidad; haciendo uso mucho más inteligente de tu activo más valioso, que es (y nunca lo olvidemos) tu tiempo.

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Volver Arriba