El Premio Argentarium 2015

El Premio Argentarium 2015

Hollywood tiene su Oscar. España el Goya. En Francia siempre está Cannes. La farándula dominicana tiene su Soberano. Nuestra banca debe superar su complejo de Guacanagarix (es decir, a LatinFinance o The Banker), puesto que ya cuenta con un premio por excelencia: El Argentarium.

El año pasado, tanto las iniciativas de inclusión y las educación financiera avanzaron como nunca antes en la historia de la banca dominicana.

El primer gran proyecto lo aportó una nueva alianza entre el Banco Popular y, curiosamente, la telefónica Orange, con su innovador producto m-peso.

Al igual que en la posterior alianza del BHD León y BanReservas, los subagentes bancarios están reduciendo como nunca antes el costo y la distancia que separa a los usuarios de sus proveedores. Gracias a ellos, se duplicarán en sólo dos años los puntos de servicio bancario del país.

El Banco Adopem, además de expandir su propia red de subagentes, también se siguió destacando en las iniciativas de inclusión financiera, bancarizando y educando los afiliados a Progresando con Solidaridad, y promoviendo probablemente la más económica cuenta de ahorro con una simpática campaña con “Doña Olga”.

Ademi, por su lado, presentó un nuevo programa de crédito educativo que, como primer paso, contempla una inducción de capacitación y orientación financiera a quienes opten por esos préstamos. (Un ejemplo a seguir por todos que prestan.)

Alaver ha seguido profundizando su oferta de educación financiera, siendo ella (conjuntamente con la Asociación Bonao y, más tarde, el BanReservas) la primera en brindarle los historiales de crédito a sus asociados al momento de estos solicitar algún producto bancario.

Los veganos fueron un paso más allá de nuestro reclamo público para que la banca entregue la primera “carta de saldo” de forma gratuita: En La Vega te “gradúas” de tus préstamos, y te entregan un certificado al estilo de diploma (y diferentes escalas de mención honorífica) como evidencia de tu historial de pago y como forma, sobre todo, de incentivar el crédito responsable y al buen pagador.

La Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos se ha relanzado digitalmente y como parte de esa iniciativa ha promovido tips de #EducacionFinancieraACAP con una gran acogida en las redes sociales. Además, esta semana se alió con la Cámara de Comercio y Producción de Santiago para llevar talleres de finanzas personales de forma masiva en el Cibao.

Probablemente de los más innovadores programas de inclusión en 2014 lo presentó la Asociación Popular y la Universidad APEC: “APAP Todos” a través de los que brindan “Servicios financieros inclusivos” para el público sordo, a través de lenguaje de señas en sus oficinas.

Siguiendo los pasos del segundo receptor del Premio Argentarium (BHD, por su iniciativa Recomienza), la Asociación La Nacional también se acercó al público joven y con dificultad de acceder al crédito con su Confía En Ti, en línea con Ademi Al Rescate también de 2014.

El Banco Popular siguió profundizando su oferta de formación para las PYMES a través de Impulsa Popular y la AIRD, pero innovó conjuntamente con Junior Achievement Dominicana (JADOM) educando a más de 1,000 “banqueros jóvenes” en nuestros liceos y bachilleratos.

Ahora bien, no cabe duda que el programa de inclusión y educación más ambicioso que se ha presentado en el país es “Preserva” de Banco de Reservas.

Aunque todavía en su implementación inicial, el impacto potencial es altísimo dado el colosal tamaño de su gestor, el primero de los muy grandes bancos dominicanos tan focalizada en la educación financiera de sus clientes personales.

Sin embargo, quizás el mayor mérito de Preserva es la humildad con la que el administrador del Banreservas reconoció (¡públicamente!) que primero tenía que aplicarse a lo interno (educando a sus mismísimos empleados) para luego poder expandirlo en la escala que se requiere a nivel nacional con sus clientes.

Como la caridad, la educación comienza en casa. Toca admitir, como valientemente hizo Enrique Ramírez, que a quienes más y primero debemos educar es a los propios banqueros. La lección, por cierto, aplica para toda la banca.

Y el ganador es… El ejemplo del líder marcará la pauta del equipo. Por eso entregamos el Premio Argentarium 2014 al Banco Central, por el liderazgo y la energía con que ha asumido la implementación, junto a otras entes públicas y privados, de la Estrategia Nacional de Educación Económica y Financiera.

¿Sus primeros resultados? La Encuesta de Educación Económica y Financiera, sobre la que se construirán muchas iniciativas a futuro, y su laureada internacionalmente Semana de Educación (que en marzo repetirá). Reconozco que, ¡finalmente!, se bajó de las alturas bancentralianas para educar al dominicano de a pie (y a sus maestros y comunicadores), de forma llana y entusiasta. ¡Felicidades!

También te interesará leer los premios anteriores:

  1. El premio Argentarium 2014
  2. El premio Argentarium 2013
  3. El premio Argentarium 2016


 ” Cuando se nace pobre, ser estudioso es el mayor acto de rebeldía contra el sistema.”

Tomás Bulat, economista argentino (1964-2015)

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Artículos relacionados

¿Cómo le va a General Motors, le va a la economía mundial?

En medio de la crisis de los lunes negros en Wall Street de finales del año pasado, saqué una nota

El crecimiento, moderado

El sistema financiero ha registrado una tendencia de crecimiento positiva, con indicadores que cumplen con los requerimientos regulatorios, sustentando la

No es lo mismo, ¿ni es igual?

El “mutualismo” (explicaré después las comillas) sea en su vertiente de las cooperativas de ahorro y crédito, o en la

Volver Arriba