A ti, madre soltera

A ti, madre soltera

Lo recuerdo como si hubiera sido ayer. Una joven, madre, soltera, totalmente sola, recurrió a mí en busca de alguna orientación financiera. Su ingreso mensual no daba abasto para el sostén del hogar conformado por ella ¡y sus trillizos!

La realidad de los hogares monoparentales en la República Dominicana, como en muchos países, es dramática. Como el de la madre de trillizos, hay cualquier cantidad de ejemplos. Solo en 2016 tuvimos más de 123,686 nacimientos de madres solteras, según la Oficina Nacional de Estadística.

A ellas, en esta semana en que celebramos el Día de las Madres, les dedicamos algunos principios básicos que podrían ser de interés para enfrentar los extraordinarios retos que asumen.

A ellas, en esta semana en que celebramos el Día de las Madres, les dedicamos algunos principios básicos que podrían ser útiles para enfrentar los extraordinarios retos que asumen. Clic para tuitear

Apuesta a ti

De que se puede, se puede. Aunque evidentemente no es lo ideal, ni para ti ni para tus hijos, no serás la única mujer que enfrenta la crianza de una familia sola. Apuesta a ti, a tu confianza de generar y administrar el ingreso necesario para tu hogar, y presupuéstate con esos recursos que tú produces y que están bajo tu control.

Lamentablemente, apostar a que el padre de tu hijo honrará los compromisos de manutención que manda la ley es apostar a lo incierto. Son decenas de miles de demandas las que surgen contra padres que incumplen.

Si bien es cierto que muchos son responsables, y ese es mi deseo para ti y tus hijos, tienes que planificarte para la posibilidad contraria. En tal caso, recomiendo enfrentarlo por la vía de la conciliación o judicial.

Obligatorio presupuesto

Darás cátedra de finanzas personales si logras sostener tu hogar con una sola fuente de ingresos. Necesitarás de cierto nivel de planificación para entender cuánto de tu ingreso deberás destinar a los gastos fijos, al pago de préstamos, al ahorro y sí, a gastos discrecionales o “chulerías”.

Una partida particularmente importante son los gastos educativos, sobre todo si piensas enviar a tus hijos a un centro privado. No pretendas pagar eso con un préstamo a tres años. Puede ser insostenible en el tiempo.

Mejor divide el monto total por doce y reserva esa cuota cada mes para solventar el pago único cuando llegue el momento. Si la carga es muy pesada, considera una escuela pública o menos costosa.

Evita las deudas

Típicamente un hogar con una única fuente de ingresos no genera lo suficiente como para poder cubrir cuotas de préstamos con bancos o prestamistas desahogadamente. Tu aspiración debe ser manejarte libre de deudas, o con el menor nivel de endeudamiento posible, con un plan de desmonte de esos compromisos en el tiempo.

Procura, eso sí, mantener un buen historial crediticio, debes revisar tu buró semestralmente y asegurarte de reflejar un excelente historial de pagos. Al final del día, ese crédito podría ser parte del colchón que amortiguará alguna emergencia o, más adelante, cuando logres estabilizarte, una facilidad para adquirir un activo duradero, como un vehículo o una vivienda.

Tu clavito

Lo ideal es que enfrentes las contingencias –sin dudas llegarán- con tu propio capital, con ahorros que vayas acumulando en el tiempo y que equivalgan a algunos meses de tus gastos fijos. Mejor resolver así que con la tarjeta de crédito o la visita al prestamista, que terminarían esclavizándote económicamente.

Asegúrate

Procura el mejor seguro de salud para ti y los tuyos, dentro de tus posibilidades. Si tienes que hacer algún pago adicional para adquirir una cobertura más amplia, bien podría valer la pena.

Si efectivamente eres la única generadora de ingresos del hogar y tus hijos dependen de ti, es prudente contratar un seguro de vida. Así, en caso de tu ausencia, tus hijos podrán seguir contando con tu respaldo económico por algunos años más. El costo no es tan prohibitivo como pensarías y, sin dudas, te brindará gran tranquilidad.

Educa a tus hijos

No estás totalmente sola. Como madre soltera, cuentas con tus hijos. Enséñales a valorar lo que tienen (a ti, un techo, la salud, sus abuelos, su escuela), oriéntalos y protégelos de las presiones sociales tan comunes en nuestra sociedad del “BAM” (bulto, allante y movimiento).

Simplifícate

Asegúrate de consumir con inteligencia, siempre. Evita el dinero plástico que te puede llevar a gastar más fácilmente. Reduce tu carga económica a su mínima expresión, por lo menos hasta que logres fortalecer tu base de ahorros. Sea cambiando de vivienda o de centro educativo o de vehículo, recuerda que lo más importante es tu salud mental, no las apariencias frente a los demás.

Un nuevo equilibrio

También deberás dar cátedra sobre cómo ser exitosa profesionalmente, económicamente, llevar un hogar, criar a tus hijos y hasta de cómo mantener tu propia vida personal. ¿Cómo lo harás? Solo tú y otras que han transitado este camino lo conocen. Aprende de ellas.

De lo que estoy seguro es de que te hablarán de la importancia de cuidarte a ti misma, comenzando con tu salud, evita los malos hábitos (¿de verdad te darás el lujo de fumar?) y procura un mínimo de ejercicio y de descanso para fortalecer tu cuerpo.

Te hablarán también de la importancia de encontrar un equilibrio entre trabajo y familia, pues de nada sirve que “Junior” vaya al mejor colegio privado bilingüe si para ello tienes que sacrificar todo el tiempo, la energía o la tranquilidad que puedes dedicarle durante la semana.

Finalmente, y lo reitero, no estás sola. Busca el apoyo de tus propios hijos. De familiares, de tus padres, tus hermanos. En la iglesia o el trabajo. De otras mujeres, quizás madres solteras como tú, pero con algo más de experiencia, que te orientarán y, ojalá, también podrían acompañarte en el camino difícil, pero noble y lleno de amor, por el que andas. Feliz Día de las Madres, para ti.

También te puede interesar:

Antes de que firmes…

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Audiencias
Mujeres

Volver Arriba