IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Nuestro dinero, nuestros derechos

Nuestro dinero, nuestros derechos

23 de agosto de 2011

Buenos días Alejandro. Me acerco a ti por esta vía para obtener una recomendación sobre una situación con la Entidad Financiera X.

En 2009, en el momento en que el Banco Central tomó medidas de flexibilización para dinamizar los sectores productivos, las entidades financieras tuvieron la oportunidad de hacer uso de fondos del encaje legal, ofreciendo muy buenas tasas, comparadas con las ofrecidas en el entorno actual.

Puntualmente, como cliente de la Entidad X obtuve un préstamo en marzo 2010 por una tasa de 10.5%, fija por un plazo de tres años. Ese fue el acuerdo.

Al día de hoy, agosto de 2011, me han subido la tasa a 11.5% y cuando fui a averiguar, resulta que entre los documentos que firmé hay una confusa carta donde se dice, entre líneas, «sin necesidad de consentimiento, la tasa de interés aplicable podrá variar en cualquier momento por decisión unilateral de la Entidad X.»

En resumen, al parecer una situación anula la otra… ¡y yo en el medio!

Mi pregunta para ti es: ¿qué debo hacer, aceptar esta situación o utilizar algún medio para aclarar este punto? ¿Pro Consumidor? Me parece una publicidad engañosa de su parte y no es justo que las entidades financieras siempre tengan las de ganar y el consumidor no tenga cómo defenderse, pues de entrada, los documentos estándar de los préstamos, no pueden ser «editados» por el cliente…

Aprecio muchísimo el tiempo que le puedas dedicar a mi inquietud.

Muchas gracias,

Maritza.

24 de agosto de 2011

Hola Maritza,

Claro que tienes como defenderte.

Debes ir a la Entidad X con una carta indicándole lo que me estás diciendo, en iguales términos (con acuse de recibo).

Te sugiero que un abogado amigo te revise la forma y fondo de antemano.

Debes también indicar en la carta que si no atienden tu solicitud, llevarás el caso al Departamento de Protección al Usuario de Servicios Financieros de la Superintendencia de Bancos.

Si la Entidad X no te resuelve, llévalo a la Superintendencia.

Manténme al tanto. Alejandro.

24 de agosto de 2011

Muchas gracias Alejandro. Tomaré las acciones de lugar en base a lo que me dice. Te haré saber la próxima semana el estado de esta situación. Maritza.

3 de noviembre de 2011

Estimado Alejandro:

Con mucho gusto te informo que gracias a tu recomendación y casi dos meses después, la Entidad X revirtió la tasa de interés de 11.9% a 10.25% (fija por 3 años) como debió ser, y acreditó los intereses cobrados erróneamente.

Tuve que darle bastante seguimiento al caso e ir a la Superintendencia de Bancos, pero se logró.

¡Muchas gracias!

Maritza

4 de noviembre de 2011

Me alegra saberlo Maritza…

Lo triste es pensar que, quizás, pasó lo mismo con cientos (¿miles?) de otros deudores pero que, lamentablemente, por falta de información u orientación, no podrán defenderse como hiciste tú.

Estoy para servir a mis lectores.

Alejandro

El que no llora… no mama

En un año típico, el sector financiero dominicano ejecuta más de 275 millones de transacciones bancarias.

Solamente en septiembre de 2011, se pagaron 2.0 millones de cheques, se ejecutaron 10.9 millones de transferencias electrónicas, se hicieron 5.7 millones de retiros por cajeros electrónicos y se cerraron 5.3 millones operaciones en los diferentes puntos de venta en el país, sea con tarjetas de crédito o de debito.

Así es como, mientras en un mes cualquiera se registran 24,835,164 transacciones, el sector financiero sólo recibe, en promedio, unas 10 mil reclamaciones por mes, o un 0.04% del total.

No podemos determinar la idoneidad de este índice, pero sirve para concientizar al usuario de los servicios financieros en el país de la inmensa cantidad de transacciones bancarias sujetas, más que a mala fe, a la capacidad de errar que nos caracteriza a todos los humanos.

Además de su derecho a reclamar ante las entidades financieras con las que trabajen (y que reciben unas 120 mil quejas al año), el usuario también puede recurrir a la Superintendencia y hasta a mi amiga Altagracita en Pro Consumidor.

Sorprende, eso sí, lo poco que lo hacemos: en promedio, la Superintendencia encara 35 casos mensualmente, apenas 1.4% de los 2,500 que todo el sector «desfavoreció» en un mes cualquiera.

En otras palabras, sólo 140 de cada 10,000 casos de reclamaciones que las entidades financieras «desfavorecen», son, de una forma u otra, apelados.

Los consumidores, como bien hizo Maritza, deben ir más allá de la simple queja de una víctima y apoderarse, asesorarse y, si corresponde, reclamar su caso.

Al final: es nuestro dinero y son nuestros derechos. Que nadie lo olvide.


«El consumo es el único fin y propósito de toda producción y el interés del productor debe ser atendido sólo tanto como sea necesario para promover el del consumidor.»

Adam Smith, «La riqueza de las naciones» (1776)

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Audiencias
Clientes bancarios

Volver Arriba