Administrando mi dinero

Administrando mi dinero

Es muy importante aprender a manejar y administrar tu dinero y tus ahorros. Así, los buenos hábitos y costumbres sobre la administración del dinero que aprendes te permitirán ser mucho más exitoso al manejar tus recursos en el futuro.

Ahora bien, ¿en qué consiste la administración? ¿Cómo es la mejor forma de administrar tu dinero? Administrar, nos dice el diccionario, es “ordenar, disponer y organizar”. ¿Verdad que organizas tus libros cuando vas a la escuela? ¿Ordenas tus zapatos, pantalones y camisas en el closet? De seguro que sí. En primer lugar porque se te hace más fácil conseguir lo que necesitas, cuando lo necesitas. Pero también porque cuidándolos te durarán más tiempo, ¿cierto? Finalmente, al disponer tus libros o tu closet de esa forma, te permite andar solo con lo que necesitas, mientras dejas bien guardado el resto de tus pertenencias en un lugar seguro.

Pues con el dinero pasa lo mismo que con tus libros, tus mascotas, tus útiles del colegio o con tus pantalones y zapatos… Te toca administrarlo, cuidarlo y resguardarlo para sacarle el mejor provecho y para que te rinda más.

Ojo: no todo el dinero es para guardar y ahorrar. Claro que una parte lo disfrutaremos y utilizaremos, pues tenemos gastos que hacer y cosas que comprar. Lo más probable es que de cada RD$100 que tengamos, gastaremos RD$80 o RD$90. Precisamente por eso es que al momento de gastar y comprar es muy importante saber administrar el dinero de forma efectiva.

Para administrar sabiamente el dinero, tenemos que tomar decisiones igualmente sabias, así sean pequeñas. ¿Cómo son las decisiones “sabias”? Por ejemplo, son pensadas. Imagínate que la próxima vez que vayas al supermercado con tu mamá o tu papá sea con hambre. ¿Te antojarías de todos los dulces y meriendas que vas a ver? De ser así, ¿crees que sería buena idea querer utilizar tu dinero para comprar en ese momento? Yo diría que no, pues gastarías tu dinero en cosas solo por el momento en el que estás (con hambre), pero no porque realmente son importantes o necesarias.

Ese es uno de los elementos claves de la administración: decisiones pensadas y planificadas, que tienen un propósito detrás. No es gastar por gastar, ni ahorrar por ahorrar… Es gastar con un presupuesto y ahorrar con un propósito.

Cuando vayas a pensar en un gasto puedes preguntarte: ¿Realmente necesito esto? ¿No puedo obtenerlo de otra forma, sin tener que gastar dinero? Por ejemplo, ¿no lo podré conseguir prestado de un amigo o hermana? ¿No será que hay un sitio donde lo pueda comprar con menos dinero?

De hecho, te voy a dar el consejo más importante de todos los que quiero compartirte: Mientras más grande sea lo que vas a comprar, más tiempo debes darte a ti mismo para pen- sar si realmente lo necesitas y si realmente vale la pena comprarlo. Te sorprenderías de la cantidad de cosas que si esperas un mes, o incluso hasta una semana, quizás decidas no comprar después de pensarlo mejor o por más tiempo.

Ojalá que tu primer gasto sea siempre el “pagarte a ti mismo”. Es decir, que de cada RD$100 que recibas, lo primero que hagas sea pagarte o ahorrar RD$10 en tu propia cuenta de ahorro o alcancía. Luego puedes aprovechar para gastar en alguna merienda o un juguete, pero el mejor regalo que te puedes hacer es ir aprendiendo a ahorrar esos RD$10 de cada RD$100 que recibas.

Cuando tengas, por ejemplo, RD$1,000 acumulados en una alcancía, quizás sea una buena idea abrir tu primera cuenta de ahorro en un banco. En el banco tu dinero no correrá el peligro de perderse o de que te lo roben. Además, en el banco te pagarán un pequeño interés por tu ahorro, logrando que por lo menos no pierda su valor con el tiempo.

Tus padres deben ayudarte a administrar tu dinero y acompañarte a abrir tu primera cuenta bancaria. Como todavía no tie- nes cédula de identidad, tu primera cuenta estará a nombre tuyo y de tus padres.

Una vez que el dinero esté en el banco, ¿cómo podrías acceder a él, cuando llegue el momento que lo necesites? Si es una cuenta de ahorro, podrías retirar tu dinero personalmente en el banco con la libreta que te entregarán. A partir de una cierta edad, también podrías retirar tu dinero directamente desde un cajero electrónico o en una tienda, con una tarjeta de débito.

Debes guardar con mucho cuidado los documentos de tu primera cuenta bancaria, sea la libreta o la tarjeta, pues si los pierdes tendrás que gastar un dinero adicional para reponerlas. En el caso de la tarjeta, no apuntes en ella o cerca de ella el código de seguridad o el número de 4 dígi­tos que necesitarás para hacer retiros de dinero. Tampoco debes compartir ese número con otras personas, solo con tus padres.

Hoy en día podemos hacer compras en algunas páginas “web” en línea. Tienes que tener mucho cuidado con la página de Internet que utilizas, pues no se puede confiar en todas y es casi seguro que todas te van a pedir información personal (incluído el número de tu tarjeta) que sólo debes compartir con el permiso de tus padres.

Recuerda algo: cada vez que utilices un cajero electrónico para retirar tu dinero, si es que tienes una tarjeta de débito, ge­neralmente te cobrarán una co­misión o cargo por servicio. Jun­to a tus padres, pídele al banco que te explique cómo y cuándo se generan esos gastos para que utilices tu cuenta de la for­ma correcta. Por ejemplo, haz la menor cantidad de retiros en un mes o trata siempre de utilizar los cajeros electrónicos del ban­co donde tienes tu cuenta.

Podrás ver todos los depó­sitos, retiros, cargos y cuánto dinero tienes ahorrado viendo el estado de cuenta que te man­dará el banco cada cierto tiem­po, o en la libreta que te entre­garán e incluso al utilizar los servicios de banca por Internet de la institución donde abriste la cuenta.

Ya sabes: por lo menos una vez al mes asegúrate de revisar tu información, como los intere­ses que mensualmente el banco te pagará por tu dinero. Si ves algo que no entiendes, háblalo con tus padres y con el banco. Ellos te explicarán y así, poco a poco, irás aprendiendo más so­bre cómo administrar tu dinero de la mejor forma posible.

¡No esperes más y comienza a administrar tu dinero

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Audiencias
Jóvenes

Volver Arriba