Enliados

Enliados

¿Ahogado en las deudas? No te desanimes. Toma el control de tus deudas y sal adelante con estos consejos.

Recibí a mi nuevo amigo, cabizbajo, sobrecogido y desanimado, en mi estudio. El señor, un destacado profesional de la medicina dominicana, vino a consultarme la difícil situación financiera que estaba enfrentando.

Al despedirnos, horas después, no pude más que pensar que, como el médico, así cientos y miles de dominicanos están “enliados”, en situaciones financieras de mucho estrés, insostenibles y desgarrantes.

Muchos enlíados están a un paso de convertirse en los leprosos bancarios sobre quienes escribí la semana pasada. Por eso, y por lo que reflexioné luego de aquella sesión con el médico, me obligo a socializar mi humilde “receta” de escribidor.

A mal tiempo, buena cara

La disposición, la actitud y el estado emocional con el que enfrentamos las adversidades en la vida, sean cuales fueran (económicas, personales, profesionales) definirán en gran medida nuestras posibilidades de superar retos que por momento lucen imposibles.

Por eso mi primera recomendación: tranquilícese. Todo pasa, ¡todo! No será la primera, ni la última vez que enfrentará la adversidad. Con eso en mente, cambie la actitud, no se deje llevar por el sentido de desesperanza, y sepa que, si se lo propone, puede superar esta situación.

El mejor ejemplo de esto es personal, y perdonen que lo comparta con ustedes.

En un momento, mi hermano gemelo me dio este consejo: “Alejandro, estás mal. De hecho, estás tan mal, que lo único que tienes a tu favor es que difícilmente podrías estar peor. Da un primer paso, el que sea, para salir de ese hoyo en el que estás. Con que tomes ese paso, habrás iniciado tu camino hacia arriba.” (Confieso que me llevé de él, y que ese primer paso fue inventar y escribir esta columna semanal, “Argentarium”. Por cierto, funcionó.).

Si estas endeudado, busca ayuda

Como verán, un primer paso debe ser buscar ayuda. A veces puede ser profesional (como la de un sicólogo), pero otras puede ser con un buen amigo, con la pareja o los hijos (o, como yo, con un hermano.). En el caso de mi médico, el tiene hijas en el sector financiero, a quienes, por vergüenza, no había consultado. ¿Por qué no hacerlo? Buscar ayuda no es sinónimo de fracaso. Más bien lo es de sabios.

Con sosiego, desahogo y con la compañía y solidaridad de sus relacionados, el o la enlíada podrá enfrentar su situación financiera mucho mejor que haciéndose el avestruz, pretendiendo que el tiempo resolverá sus problemas. No lo hará. Por eso: ¡Despiértese! Ahora bien, ¿qué hacer?

El enlíado deberá responder estas preguntas: ¿Cuánto tienes a tu favor? ¿Cuáles son tus activos? ¿Cuánto debes? ¿Seguro que es eso lo que debes? ¿A quiénes le debes? ¿En qué condiciones? ¿Tienes los contratos que firmaste a mano? ¿Por qué te endeudaste tanto? ¿Lo sabes? ¿De verdad? ¿Qué harás para que no se repita? ¿Has hablado con tus acreedores sobre tu situación? ¿Qué garantías tienen? ¿Las tienen perfeccionadas? ¿Estarían dispuestos tus acreedores a reestructurar tus facilidades? ¿Te han reportado al buró de crédito? ¿Has visto tu buró de crédito? ¿Los dos burós (es gratis ahora)? ¿Qué tan mal sales?

¿Cuáles son, verdaderamente, tus ingresos?

¿Cuáles fijos, cuáles variables? ¿Podrías aumentarlos, aunque sea con un sacrificio adicional? De tus activos, ¿no tendrás alguno que puedas vender o liquidar, para saldar deudas? ¿Un solar, un vehículo o hasta un electrodoméstico que al final de cuentas sea un lujo? ¿Cuánto aportan los demás miembros del hogar? ¿Podrían aportar más? ¿Aunque sea por un tiempo?

¿En qué estás gastando?

¿Cuáles son gastos verdaderamente necesarios? ¿Cuáles son lujos innecesarios que has (o han) convertido en necesidades? ¿Realmente has llegado hasta el límite para recortar, racionalizar y mejorar el cómo y en qué gastas?

¿Tienes respuestas a estas preguntas? ¿De verdad? ¿Las tienes documentadas, por escrito y ordenadas? El solo hecho de organizar tus ideas, poner tu realidad en blanco y negro, es un paso importantísimo para dejar de estar enlíado. Además, con estas informaciones y datos a mano, podrás tomar decisiones, quizás muy difíciles, de forma inteligente y prudente.

Todos, todos, ¡todos! cometemos errores y pudimos haber estado, en un momento u otro de nuestras vidas, enlíados. Insisto: Mi médico no es el primero, ni será el último. Todavía espero por él. Esperanzado.

Buenas nuevas del BHD

Tres iniciativas fueron presentadas por Banco BHD esta semana a favor de las personas muchas veces excluidas o mal atendidas por algunos bancos.

La primera es en respuesta a nuestra iniciativa a favor de los “leprosos bancarios”, es decir, aquellas personas que no podían abrir cuentas de ahorro por mantener moras en otras entidades. El BHD nos informó que ellos acogieron flexibilizar favorablemente esa política.

Presentaron, también, una nueva solución financiera para deudores morosos que desean “Recomenzar” y que les permitirá, con un nuevo producto de tarjeta de crédito y módulos de educación financiera, reabrir sus puertas crediticias. El otro producto, “comenzar”, es para aquellos que dan sus primeros pasos en la banca. Son excelentes noticias. Así se hace Patria.

Tambien te recomiendo leer “Recomenzar: paso a paso (1/2)


“No mido el éxito de un hombre por lo alto que llega, sino por lo alto que rebota cuando toca fondo.”

George S. Patton, General del ejercito de los EE.UU. (1885-1945)

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.




Artículos relacionados

El costo de intermediar

De los mayores retos que enfrenta cualquier sector bancario es reducir el margen de intermediación, o el diferencial entre lo

¿Quién paga la mejor tasa de interés?

¿Usted sabe cuál es la tasa de interés que su banco le paga en su cuenta de ahorro o por

Mis leprosos bancarios

No tengo manera de echar para adelante, por culpa de una mala decisión del pasado muy lejano, aun hoy en

Volver Arriba