El futuro hipotecado

El futuro hipotecado

Todos somos hipotecarios ahora. El último en unirse al grupo es el actual Superintendente de Bancos, Rafael Camilo, quien, según una noticia recogida por el diario Hoy, aparentemente está satisfecho con que los préstamos hipotecarios crecerán un 100% para el 2007.

A pesar de que este ritmo multiplica por diez el crecimiento de la economía pronosticado por el funcionario, parecería que Argentarium es el único analista que muestra cierta preocupación con este fenómeno.

Para no seguir llevando la contraria, pensé que sería conveniente, como para mostrar mis “credenciales hipotecarias”, que en esta oportunidad comparta con los lectores algunos consejos prácticos sobre estos préstamos.

Es su casa, no lo olvide

La compra de una primera vivienda es uno de esos momentos memorables en la vida. Recuerdo la compra del hogar de mis hijos y la noticia de que la Asociación La Previsora aprobó mi solicitud de préstamo hipotecario. “El hombre que ha trabajado, economizado y pagado por un hogar, es un hombre mejor”, fue una frase lapidaria acuñada por el BNV de antes.

En sus memorias (recientemente publicadas), Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal, que algunos responsabilizan de la actual crisis hipotecaria de ese país, va más allá. Para el “Maestro”, como le dicen, “mientras más personas tengan vivienda propia, mayor será su compromiso con el futuro del país y mejor la esperanza de lograr la unidad de la nación.”

Desde el punto de vista filosófico, Greenspan motiva su respaldo a la flexibilización del crédito hipotecario, para que el derecho de propiedad, piedra angular de una economía de mercado, sea respetado, es básico que sea compartido lo más ampliamente posible.

En un país como el nuestro, donde el déficit habitacional es tan profundo, el ahorro monetario tan frágil, y la industria de la construcción de viviendas es igualmente importante para el bienestar de toda la economía, ¿quién no apoyaría la ampliación del crédito hipotecario?

La edad de la turbulencia

A este título, el Maestro le agregó a la portada de su autobiografía: “Aventuras en un nuevo mundo.” No puedo dejar pasar el paralelo con la dinámica que actualmente caracteriza el sistema bancario de la República Dominicana.

Mientras todos tengamos claros que la magnitud, la velocidad y el alcance del crecimiento de los préstamos hipotecarios en el país es algo sin precedentes para más de una generación de banqueros, y sus clientes, podemos estar tranquilos.

Eso sí: entremos a este nuevo mundo mejor informados y conscientes, no solamente de las grandes oportunidades que tenemos como nación por delante, sino también conscientes de sus riesgos.

Al igual que las oportunidades, los riesgos del futuro nos afectarán a todos, sin importar que se obtenga (o no) un préstamo hipotecario. Ya, por lo visto, hasta el futuro está hipotecado. No hay marcha atrás. Bienvenidos a casa.

Tips para recordar al momento de tomar tu préstamo hipotecario

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.




Artículos relacionados

De márgenes bancarios

“Compra caro y vende barato” dirá todo buen comerciante. En la banca es lo mismo: el margen, o la diferencia

El secuestro del ahorro

Riesgos de los préstamos con garantías de tus ahorros Antonio decidió ir al banco por la mañana. Pronto saldría de

El Premio Argentarium de 2014

Así como la farándula local tiene sus Soberanos, Hollywood el Oscar y el Grammy, la banca dominicana tiene, por segundo

Volver Arriba