Lo que Diana Céspedes tenía que mostrarle a la reina Letizia

Lo que Diana Céspedes tenía que mostrarle a la reina Letizia

Eran las 9:30 de la mañana y ya hacía calor. Diana Céspedes esperaba en la plantación de bananos a que llegara su invitada. Le brillaba el rostro: por el sudor, pero también por la alegría.

Es una mulata de 45 años, alta, corpulenta y muy enérgica. Tiene un liderazgo reconocido en su comunidad, Los Tramojos, un distrito rural de Azua. Se desenvolvía resueltamente con las decenas de fotorreporteros que la abordaban. Contaba una y otra vez su historia: inició un emprendimiento tomando un préstamo de RD$15,000 en el Banco Adopem en 2010 y desde entonces no ha parado de materializar buenas ideas.

Hoy es productora de banano orgánico en un proyecto de la Cooperativa de Productores de Banano Orgánico Los Taínos (Cooprobata), formada por unos 200 productores. Es propietaria de ocho hectáreas cultivadas de estos víveres y exporta a Europa toda su producción. En esta actividad, Diana genera 11 empleos.

De progreso Diana sabe. Empezó con prácticamente nada y ahora tiene la tierra, el agua y el horno produciendo. Clic para tuitear

Asimismo, nuestra protagonista trabaja en la producción de panes y mantecados con harina de banano, que es una iniciativa empujada por la Asociación de Mujeres La Esperanza, presidida por ella actualmente. Este proyecto es ejecutado junto a otras 17 mujeres.

Diana Céspedes consiguió adquirir, además, un bote de pesca, por lo que el pan de su familia también viene del mar.

Su tesón y fuerza para emprender le han hecho merecedora de varios reconocimientos, como el Premio Citi 2016, en la categoría Microempresa Agropecuaria.

Diana Céspedes, productora de banano orgánico.

En mayo de 2017, Diana visitó España, invitada por la Fundación BBVA y el Banco Adopem. En un acto oficial rompió el protocolo y, en lugar de limitarse a un saludo de mano, tuvo el atrevimiento de hacerle una invitación a la reina Letizia. Cosechó la promesa que se cumplió este martes, un año después de aquel encuentro: la representante de la Corona vendría a visitarla.

Eran, más o menos, las 10:15 de la mañana cuando la reina de España llegó a la plantación, acompañada del ministro de Agricultura, Osmar Benítez, y otros funcionarios provinciales.

La monarca venía a cumplir su palabra y Diana la esperaba, lista, junto a todos sus compañeros de la plantación. Las dos mujeres, de origen, apariencia y modos de vida completamente opuestos, se saludaron con agrado.

La dominicana le explicó a la reina de España cómo se desflora el guineo, cómo se selecciona para exportar y cómo, en general, ha venido progresando esta iniciativa. Y de progreso Diana sabe. Empezó con prácticamente nada y ahora tiene la tierra, el agua y el horno produciendo.

Resalta que en este proceso ha sido muy útil la formación en manufactura y buenas prácticas agrícolas recibida a través del Centro de Capacitación de Adopem ONG.

Los Tramojos: quedan las lecciones aprendidas

La distinguida visitante también fue a conocer el local en que la Asociación de Mujeres La Esperanza elabora sus mantecados de guineo. Ahora, en el corazón de la comunidad, la gente se aglomeraba alrededor del centro comunitario, entusiasmada con la idea de ver, en persona, a una reina.

En los colmados de alrededor se habían preparado bien, con más bebidas frías que de costumbre, para satisfacer la demanda de la ocasión.

Todos hablaban de la visitante. Tres adolescentes discutían seriamente sobre su belleza (no se ponían de acuerdo) y una niña se quejaba de que no alcanzaba a verla.

“Parece una muñeca, pero demasiado flaca”, opinó una mujer que había venido de una localidad vecina para presenciar el evento. En cuanto logró ver a la invitada, se retiró un poco, pero siguió observando con sus dos hijas desde la sombra de un tamarindo.

No solo Diana, la anfitriona, se había vestido con buenas prendas. Lo hizo mucha gente en la comunidad. Cual domingo. Quizás por las calles sin asfalto de Los Tramojos nunca antes había circulado tanta prensa ni se había visto tal despliegue de un cuerpo de seguridad.

Pero la ocasión, aunque relevante, fue breve. Antes del medio día ya la visita había concluido y la gente empezaba a retirarse e integrarse a sus afanes cotidianas.

Mañana será un día ordinario. Quedan, eso sí, las lecciones aprendidas: la reina Letizia sabe cómo se desflora el banano; Diana nos da, orgullosa, su testimonio de persistencia y trabajo; y desde la banca, Mercedes Canalda nos muestra el poder del acompañamiento a los proyectos financiados para su desarrollo y para el cumplimiento del propio rol social de la banca.


Artículos relacionados

ADARS acusa a la DIDA de desinformar a los afiliados sobre cobertura de enfermedades de alto costo

La Asociación Dominicana de Administradoras de Riesgos de Salud (ADARS) dijo este miércoles que la intimación elevada por siete de

DGII cambia estructura de comprobantes; nueva norma comienza en mayo

La Dirección General de Impuestos Internos emitió la Norma General No.06-2018, que regula aspectos del sistema de facturación y establece

Banco Ademi se une a campaña Él Por Ella, de ONU Mujeres

Santo Domingo, República Dominicana.- Banco Ademi se une a la campaña “He For She” (Él por Ella), iniciativa de ONU

Volver Arriba