El silencio antes de la tormenta

Extraordinario es lo que está ocurriendo en la banca dominicana de los últimos dos meses. Por lo menos a mí, me sorprende bastante. Aunque es algo positivo, igual no deja de inquietar, como el silencio aquel antes de la tormenta.

Los excedentes de liquidez con los que cuenta el sector financiero en estos momentos han alcanzado, precisamente en estos días, niveles históricos.

Leer más

Por una banca con valores

A EFP, por lo que me enseñó.

Tengo una pequeña cuenta en un banco de la Florida. Pocos días después del huracán Irma, del banco me escribieron con los lineamientos de su nuevo “programa de apoyo a los clientes impactados”.

Sorprendido, leí el inesperado documento.

Leer más

Tu mejor inversión

Cuando llueve, truena. Si hay huracán, hasta diluvia. Como no controlamos cuándo caerá el agua, lo mejor es que estemos lo más preparados posible. El mismo principio aplica para nuestras finanzas.

No tengo la menor duda, y en esto no estoy solo, de que la mejor inversión que cualquier persona o familia puede hacer es adelantarse a los imprevistos propios de Murphy, aquel que reglamentó que si algo puede ir mal, irá mal.

Leer más

Mejoremos el Reglamento de Evaluación de Activos

Aplaudo que la Superintendencia de Bancos haya asumido el liderazgo para actualizar una de las piezas fundamentales de nuestras normas bancarias: el famoso Reglamento de Evaluación de Activos, cariñosamente el REA.

La versión actual, promulgada a finales de 2004 y en cuyo equipo redactor estuve, ha regulado, limitado e incentivado el flujo del crédito bancario durante los últimos trece años.

Leer más

La paradoja de la usura criolla (3/3)

¿Por qué somos el pueblo que más recurre a los prestamistas informales, según el Banco Mundial? Les pregunté y ustedes, fieles lectores, respondieron. Estoy convencido de que en el conjunto de sus ideas está la solución a nuestra paradoja.

Podemos resumir los factores que inciden en la fortaleza de la usura en dos componentes: Los vinculados a la oferta, por un lado, y a la demanda, por otro, del crédito para el consumo de las personas y sus hogares.

Leer más

¿Fijar o no fijar la tasa de interés de tu préstamo?

“Para predecir lo que ha de suceder, antes hay que observar lo ocurrido anteriormente”, Maquiavelo.


Yocasta estaba confundida e indecisa. No sabía cómo responderle a su banco que, de la nada, la contactó para ofrecerle una tasa fija en su préstamo hipotecario.

Leer más

La joya escondida del sector financiero

“Esta casa va a ser el origen de muchas casas de familia”.

Monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito.


A don Arturo, in memoriam.

Cincuenta y cinco años atrás, un cálido agosto de 1962, en Santiago de los Caballeros, abrió por primera vez sus puertas una entidad que es, para mí, una de las joyas del sector financiero dominicano.

Leer más

Los valdesianos

“El crédito al sector privado en moneda nacional se incrementa en torno a una tasa interanual de 11.0%, por encima del crecimiento esperado para la producción en términos nominales”…

Banco Central


A Helena Alejandra, en su primer año.

Pareciera que cada cierto tiempo la economía dominicana requiere de un “empujoncito” de liquidez y crédito bancario para retomar (o mantener) su tan envidiable y aplaudido ritmo de crecimiento.

Leer más

La paradoja de la usura criolla (2 de 3)

A partir de la primera entrega de esta serie, ha sido extraordinaria la cantidad de retroalimentaciones recibidas de  lectores que buscan responder la paradoja de por qué recurrimos tanto al prestamista informal.

Pienso que antes de profundizar en nuestras indagaciones, es de orden algunas precisiones y aclaraciones en cuanto a la fuente que utilizamos para la serie.

Leer más

La paradoja de la usura criolla (1/2)

“La data muestra que se mantienen grandes oportunidades para aumentar la inclusión financiera, especialmente entre las mujeres y los más pobres”.

Asli Demirguc-Kunt et al. “The Global Findex Database 2014 – Measuring Financial Inclusion around the World”


Quince años atrás, poseer una tarjeta de crédito era evidencia plena de ser miembro de la clase media, casi media alta, en la sociedad dominicana.

Leer más
Volver Arriba