Buen contenido, el elíxir para para ganar presencia mediática

Buen contenido, el elíxir para para ganar presencia mediática

Si bien el contexto en que se producen los hechos constituye el marco de la noticia, la calidad del contenido, su relevancia, novedad, valor y capacidad de despertar interés público serán la piedra filosofal para conquistar espacios mediáticos.

Existe una tendencia muy marcada entre algunos entes corporativos e institucionales, públicamente expuestos, a obsesionarse con “una buena cantidad de medios” en las actividades consideradas noticiables y hasta se atreven a medir, en determinadas coyunturas, el desempeño del área de relaciones públicas en función de esa presencia mediática.

Frecuentemente, la felicidad que causa esa lista de periodistas presentes, incluyendo sus teléfonos y correos –que presupone un amplio despliegue del contenido- , se difumina cuando comienzan a aparecer las publicaciones en las distintas plataformas de medios.

¿Tanto esfuerzo y tan alta inversión en el montaje de un cóctel, desayuno o almuerzo para merecer apenas unas cuantas pulgadas, una columnita con una foto o una referencia muy breve y sin sonido (SS) en los informativos de televisión?

Aunque cuenten con un director de comunicación (Dircom) competente, algunos ejecutivos prefieren prestar oídos sordos a los consejos profesionales para creer, ciegamente, en que los medios se deslumbran solamente con los montajes, el menú, los souvenirs y otros detalles colaterales.

Algunos ejecutivos prefieren prestar oídos sordos a los consejos profesionales para creer, ciegamente, en que los medios se deslumbran solamente con los montajes, el menú, los souvenirs.

De hecho, hasta esperan que estos elementos condicionen la valoración de los contenidos entregados, sin saber que se colocan en un camino que casi siempre lleva a la decepción, impactando negativamente en la valoración de los aportes del área de comunicación.

Es pertinente desmitificar la creencia de que la rimbombancia es siempre noticia. Aquí pretendemos hacer por lo menos una mínima contribución dirigida a provocar un cambio de percepción.

Si bien el contexto en que se producen los hechos constituye el marco (el frame) de la noticia, la calidad del contenido, su relevancia, novedad, valor y la capacidad de despertar interés público serán siempre la piedra filosofal para conquistar espacios mediáticos.

Por eso les manifiesto, insistentemente, a los clientes de Mediáticos Consultores en Comunicación, la empresa que presido, que la convocatoria de medios sólo se justifica para compartir informaciones relevantes, que interesen a los públicos clave del negocio, de la institución y que, por su peso, generen reacciones.

Y esto debe ser así aun cuando el objetivo sea aparecer en las crónicas de la prensa del corazón o rosa, espacios que no degrado y que, por el contrario, reivindico por sus altas posibilidades de construir nexos, abrir puertas para decisiones de negocio, mercadear y, en fin, granjearse publicidad positiva a partir de una amplia lectoría.

Tratar de seducir a los medios para que cubran sandeces es como apelar a un subsidio perverso que obliga a los primeros a invertir recursos para capturar contenidos de poca monta…

Yo provengo del corazón de los medios. Conozco al monstruo por dentro en sus diversas expresiones (impresa, digital, televisiva, radiofónica, diaria, matutina, vespertina, semanal, mensual) y sé que la movilización en las calles de un equipo de reporteros acarrea costos y, de alguna manera, se refleja en los estados de resultados de la empresa editora.

Entonces, tratar de seducir a los medios para que cubran sandeces es como apelar a un subsidio perverso que obliga a los primeros a invertir recursos para capturar contenidos de poca monta, que sólo interesan al ego de los ejecutivos de alguna unidad corporativa.

De más está decir que los periodistas perciben perfectamente este tipo de maniobra y en el fondo la desprecian. A veces no ponen pasión ni cuidado a las piezas noticiosas que son el producto de cabildeos espurios con el objetivo de ganar la ansiada cobertura.

La solidez de los contenidos entregados a los medios de comunicación no sólo ayuda a convencer de su importancia al primer receptor, que es el periodista, sino que prestigia a la empresa, fortaleciendo su imagen como institución que ejerce un diálogo de calidad con su entorno.

Más que una amplia cobertura de prensa a los eventos es mucho mejor centrarse en entregar contenidos que produzcan aprecio, dada su relevancia, proveer esos elementos adicionales que elevan el grado de respetabilidad de la información: fotografía y videos de alta calidad, gráficos o infografías profesionales, etc.

No se requiere un kit de prensa engordado como un lechón navideño, repleto de documentos que en pocos minutos irán al zafacón, sino la información precisa, a menos que se crea que cada periodista cuenta con una particular hemeroteca para guardar revistas, libros, memorias, brochures, discursos y otros aditamentos.

El contenido deshidratado, sin abultamiento, fluye mejor a la hora de procesar historias en la redacción.

Encuentra a Víctor Bautista en:

Twitter: @ViktorBautista y @MediaticosRD

www.mediaticos.com.do 

Víctor Bautista

Víctor Bautista

Víctor Bautista es consultor en comunicación. Encuéntralo en Twitter (@ViktorBautista y @MediaticosRD) o visitando www.mediaticos.com.do.


Artículos relacionados

¿Sabes cómo evitar ser presa del phishing en tu correo electrónico?

En las últimas semanas muchas personas, con cierta sorpresa, se enteraron de la “filtración” de un número determinado de credenciales

¿Usas la banca en línea? Seis consejos de seguridad que debes poner en práctica

En los últimos años hemos presenciado cómo, cada vez más, somos participes y beneficiarios de los avances tecnológicos en casi

Las trampas a la hora de comprar

Imaginemos que nos ofrecen dos trabajos; ambos son idénticos en lo que tiene que ver con horarios, funciones, ubicación y

Volver Arriba