El controvertido anticipo, ¿qué sentido tiene?

El controvertido anticipo, ¿qué sentido tiene?

En República Dominicana pagan el anticipo todos los contribuyentes del Impuesto Sobre la Renta, personas físicas y jurídicas, excepto quienes se acogen al Procedimiento Simplificado de Tributación (PST).

Aunque es usual que genere disgusto, el anticipo o pago anticipado del Impuesto Sobre la Renta (ISR) es una figura utilizada prácticamente en todas las legislaciones tributarias de América.

Está bastante extendida y aceptada en nuestros sistemas fiscales; con algunas diferencias en la forma de calcularlo que emplea cada país y en la frecuencia o periodicidad de los pagos.

La figura se utiliza, por un lado, como un mecanismo para mantener estable el flujo de recaudaciones, además de   evitar que se produzca un retiro brusco de dinero en la economía en la fecha de vencimiento del impuesto (por ejemplo, en marzo y abril de cada año).

Por otra parte, el anticipo crea una ilusión financiera, haciendo sentir a los contribuyentes que el impuesto es menos pesado porque se paga fraccionado y en porciones pequeñas.

Su existencia se justifica, además, por estudios que indican que el nivel de morosidad aumenta cuando debe pagarse, en una única cuota, la totalidad del impuesto.

¿Mecanismos alternativos al anticipo? 

Lo que existe en muchos países es una forma distinta de calcularlo, en el caso de los pequeños negocios, como forma de permitir que puedan utilizar su flujo de efectivo para capital de trabajo.

En otros casos, se sustituye el anticipo por las denominadas retenciones que se aplican a la persona (física o jurídica) que factura al momento de recibir los pagos, y que equivalen a pagos anticipados del impuesto.

En República Dominicana la dificultad reside en que la definición y el registro de las PYMES podría resultar muy flexible e incluye Personas Jurídicas (empresas), lo que no es muy usual.

Hay que tener mucho cuidado para evitar beneficiar con mecanismos simplificados y privilegios difíciles de administrar a contribuyentes que, por su tamaño y tipo de negocio, no lo requieren.

Un aspecto que debe destacarse es que el no pago de anticipos no es equivalente a la exención del Impuesto Sobre la Renta, se trata de una posposición de esta modalidad de pago a cuenta.

En una eventual reforma fiscal debería ser un tema de discusión.

En la Estrategia Nacional de Desarrollo (END) existen varias líneas de acción que procuran mejorar la productividad, eficiencia y participación de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Por ejemplo: “Simplificar los procedimientos legales y tributarios para la creación y  formalización de las MIPYME a nivel del Gobierno Central y gobiernos  municipales” y “fortalecer el marco legal e institucional de apoyo a las MIPYMES, que fomente y propicie el desarrollo integral de este sector”.

En la medida en que exista un mecanismo objetivo para el registro y formalización de las PYMES, tomando en cuenta el tipo de negocio y su tamaño, se facilitará la creación de mecanismos diferenciados para este sector.


Artículos relacionados

FATCA: desafíos, inequidades y efecto Trump

FATCA y los chelitos que EEUU anda buscando (2 de 2) La legislación norteamericana de Cumplimiento Fiscal de Cuentas Extranjeras

La importancia de corregir los pequeños desajustes de nuestro presupuesto

El 2016 fue un año bisiesto, fenómeno que tiene lugar cada cuatro años y que guarda una lección muy especial

Bextro: La prevención de crisis de comunicación es la clave

Conduciendo de Quebec a Nueva York aproveché para revisar mi WhatsApp mientras descansaba en una de esas áreas de acceso

Volver Arriba