De la intención a la acción: una herramienta para empezar a actuar en nuestras finanzas

De la intención a la acción: una herramienta para empezar a actuar en nuestras finanzas

En 2005, Cliff Arnall aseguró haber encontrado una ecuación cuyo resultado era el día más triste del año –como parte de una campaña publicitaria de una agencia llamada Sky Travel. La agencia encargó el estudio para saber cuál era el mejor día para lanzar sus promociones y que las personas pudieran subir el ánimo comprándolas. Sin embargo, a pesar de que meses después la Universidad de Cardiff, de donde aseguró Arnall que era profesor, salió a rectificar que el señor no trabajaba ahí, la historia logró surtir su efecto y, desde entonces, se dice que el tercer lunes del mes de enero es el día más triste del año (blue Monday).

 Desde hace diez años, cada tercer lunes de enero los periódicos y blogs en internet escriben artículos sobre el tema, en redes sociales las personas hacen del Blue Monday una tendencia, y se acepta que se trata del día más deprimente del año. Esta fecha se ha convertido en una profecía auto-cumplida: una definición «falsa» de una situación que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación se vuelva «verdadera», en palabras de Robert Merton.

Muchas cosas, como esta fecha, parecen un diagnóstico real; en este caso, se afirma que todo se basó en estudio científico que tuvo en cuenta variables como el clima, el salario, las deudas, el tiempo transcurrido desde Navidad y el hecho de que para entonces la mayoría hemos fallado en nuestros propósitos del año nuevo, por ejemplo. Sin embargo, este fenómeno ocurre con más frecuencia de la que imaginamos en otros aspectos de nuestras vidas: creer ciegamente en algo en nuestras finanzas personales –como que la plata no alcanza– o que planear no sirve de nada, o que cada día trae su afán y que hay que preocuparse es por hoy porque el futuro es incierto, nos lleva a adoptar ciertos comportamientos –de manera casi inconsciente– que pueden terminar por “confirmar” lo que habíamos predicho.

Esto sucede porque no reaccionamos a la realidad de las situaciones que enfrentamos sino a la forma en la que percibimos esas situaciones y al significado que le damos a las mismas. En otras palabras, nos comportamos según la forma en la que creemos ver las cosas y según las interpretamos en lugar de como son realmente. Una vez “estamos seguros” de que una situación tiene un cierto sentido, no importa si realmente lo tiene o no, nuestra conducta se adaptará a esa percepción y esa misma conducta tendrá consecuencias en el mundo real.

¡Pero cuidado! Somos nosotros los que tenemos el control sobre lo que nos pasa en nuestra vida, no al contrario; somos nosotros los que decidimos si nuestro salario alcanza o no porque somos nosotros quienes decidimos qué tiene significado en nuestra vida desde el ser y desde el tener. Una forma de que nuestras finanzas personales no se conviertan en una profecía auto-cumplida consiste en desarrollar hábitos de planeación y seguimiento de nuestros gastos, por ejemplo.

Parte de la razón por la que terminamos creyéndonos la profecía de que siempre fallamos en nuestros propósitos financieros tiene que ver con la forma en la que los planeamos –generalmente son o muy generales o ni siquiera logramos acordarnos de cuáles son los que queríamos lograr en un momento dado. Para que empecemos a planear mejor les recomendamos una herramienta que se llama intenciones de implementación.

Llevarla a la práctica es muy simple: la próxima vez que vayamos a enunciar un propósito hagámoslo atándolo a una situación concreta a la que sepamos que nos vamos a ver enfrentados; realizar una determinada acción estará condicionado por la aparición de esa situación, razón por la cual, será importante utilizar las palabras clave SI y ENTONCES al formular lo que queremos hacer. Veámoslo con dos ejemplos:

 SI llego el jueves antes de las 8 a.m. a la oficina ENTONCES dedicaré una hora para hacer el presupuesto de la próxima quincena.

 SI esta semana recibo el pago del mes antes de las 4 de la tarde ENTONCES iré inmediatamente al banco a abonar $5,000 a la tarjeta de crédito.

Esta forma de enunciar nuestros propósitos funciona porque tiene explícita una declaración de cuándo y dónde haremos lo que tenemos que hacer. En consecuencia, empezaremos a crear detonantes de comportamientos que queremos lograr.

Como cualquier herramienta, no se trata de una regla de oro, o una fórmula mágica para que sucedan las cosas; sin embargo, vale la pena darle el beneficio de la duda y comprobar los beneficios que su creador, el psicólogo Peter Gollwitzer, asegura que tiene.

En palabras de Viktor Frankl –y a partir de ahora– obremos así: “como si [viviéramos] por segunda vez y la primera vez lo [hubiéramos] hecho tan desacertadamente como [estamos] a punto de hacerlo ahora”.

Juan Camilo González Trujillo

Juan Camilo González Trujillo

Juan Camilo González Trujillo es asesor financiero, investigador y especialista en diseño y evaluación de proyectos de educación financiera. Ha sido asesor de la Estrategia de Educación Financiera de la Banca en Colombia, del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia y de la Organización Internacional para las Migraciones.


Artículos relacionados

El dinero y la felicidad: Hay fórmulas… ¿qué nos dicen?

En los últimos años se ha investigado bastante sobre felicidad; Gallup, incluso, hace un estudio anual que da como resultado

Buen contenido, el elíxir para para ganar presencia mediática

Si bien el contexto en que se producen los hechos constituye el marco de la noticia, la calidad del contenido,

¿Sabes cómo evitar ser presa del phishing en tu correo electrónico?

En las últimas semanas muchas personas, con cierta sorpresa, se enteraron de la “filtración” de un número determinado de credenciales

Volver Arriba