FATCA: desafíos, inequidades y efecto Trump

FATCA: desafíos, inequidades y efecto Trump

FATCA y los chelitos que EEUU anda buscando (2 de 2)

La legislación norteamericana de Cumplimiento Fiscal de Cuentas Extranjeras (FATCA, por sus siglas en inglés) ha presentado desafíos a nivel constitucional y de leyes en cada país. Esto ha involucrado una reflexión sobre los tratados de doble tributación, pues parecería que FATCA como ley específica de un país puede estar por encima de un tratado. Y es que estamos hablando de un intercambio automático de información, a diferencia del acuerdo de intercambio de información firmado con los países en donde se establece que es a requerimiento.

También ha sido necesario tomar en consideración las leyes específicas en cada país que tratan sobre los secretos fiduciarios, bursátiles y bancarios que impiden proporcionar información de los clientes a un tercero (incluyendo autoridades extranjeras). En consecuencia, las fechas claves de implementación se han visto prorrogadas en dos ocasiones, siendo la última con fecha de vencimiento para el 30 de septiembre de 2017, en cuanto a la remisión del primer reporte al IRS para países que no han terminado de suscribir el IGA.

(Lea FATCA y los chelitos que EEUU anda buscando)

Comprendiendo los ajustes legislativos que varios países necesitaban realizar, el IRS reconoció la intención de cumplir con FATCA de estas jurisdicciones y las colocó como Acuerdo en Sustancia para darles tiempo hasta que firmaran el acuerdo IGA.

Con la finalidad de verificar si dichas jurisdicciones todavía continúan con su intención manifiesta de firmar el IGA e implementarlo, a partir del 1ro de enero de 2017 el Departamento del Tesoro realizará una actualización de su Lista IGA, sobre todo las jurisdicciones que aparecen con Acuerdo en Sustancia, pero no han firmado todavía.

Las fechas claves de implementación se han visto prorrogadas en dos ocasiones, siendo la última con fecha de vencimiento para el 30 de septiembre de 2017.

Aquellas jurisdicciones sin un IGA aún, para continuar siendo consideradas en cumplimiento con FATCA deberán remitir al Departamento del Tesoro, a más tardar el 31 de diciembre de 2016, una explicación detallada y un plan de acción con fechas de los pasos a tomar para culminar con la firma del IGA. Para su decisión final, el Departamento del Tesoro tomará en consideración el plan de acción y la conducta demostrada por la jurisdicción durante el proceso de discusión del IGA para determinar si existe una resolución en firme del país para firmar el acuerdo.

Si el país es excluido de la Lista IGA luego de esta evaluación, entonces las FFI de dicha jurisdicción tendrán un plazo de sesenta días para adecuarse al cumplimiento de FATCA sin IGA y suscribir un acuerdo directo con el IRS para reportar la información requerida. De lo contrario la FFI será considerada en no cumplimiento con FATCA y le será retenida el 30% de cada transferencia en los EEUU.

El mundo ha cambiado y se trata de transparencia en todos los aspectos para combatir los crímenes financieros que incluye el lavado de activos, el soborno, la corrupción y la evasión fiscal. Para lograr este cometido, las diversas organizaciones internacionales que regulan y/o vigilan estos aspectos (GAFI, Basilea, Naciones Unidas, Organización de Comercio y Desarrollo Económico – OCDE, entre otros), han concluido que es esencial determinar quién es el beneficiario final o real de la transacción y/o fondos en las cuentas.

Los organismos vigilantes y reguladores concluyeron que es preciso levantar el velo corporativo e ir más allá de lo que pueda indicar la documentación legal de una sociedad.

Es decir, levantar el velo corporativo e ir más allá de lo que pueda indicar la documentación legal de una sociedad, para así descartar el uso de testaferros para evadir los controles o restricciones financieros y fiscales.

Para que lo anterior sea efectivo, es necesario que todas las jurisdicciones se encuentren a tono y en igualdad de condiciones para no perjudicar la economía de un país que haya aplicado las normas, versus otro país que no esté reaccionando o actuando con la diligencia necesaria. La presión internacional es enorme actualmente.

No hay mejor ejemplo que el caso de Panamá en este 2016, para que se ajustara a las normas de transparencia para el intercambio automático de información impuestas por EEUU a través de FATCA y de la OCDE a través de la suscripción de la Convención Multilateral para la Asistencia Mutua Administrativa en Materia Fiscal y la adopción del Common Reporting Standard (CRS). Cumpliéndose todo esto dentro de un plazo de 6 meses luego del escándalo de los Mossack Fonseca Papers.

OCDE ya venía trabajando, desde antes de que EEUU emitiera la ley FATCA, en una Convención Multilateral para el intercambio automático de información financiera entre todos los países, utilizando un mismo estándar para reportar (CRS). Es lo que algunos han llamado el FATCA Global o GATCA. Varios países se fueron comprometiendo a través de los años, pero luego de los mal llamado Panamá Papers los países faltantes de inmediato pasaron a adoptar la Convención y el estándar CRS para no ser considerados como paraísos fiscales por la OCDE.

En fecha 28 de junio de 2016, República Dominicana suscribió la Convención Multilateral para la Asistencia Mutua Administrativa en Materia Fiscal. Con esto, el país se compromete aún más con la transparencia fiscal y la lucha tanto contra la evasión fiscal, como contra la elusión fiscal.

El flujo de información no es recíproco

EEUU ha sido ágil para exigir la transparencia a los países que hacen negocios con él y que utilizan los bancos ubicados dentro de EEUU y su sistema financiero. Con el tema de evasión fiscal decidió adelantarse para recuperar los fondos que entiende sus nacionales o responsable fiscal no están reportando.

Pero es importante destacar que EEUU no podrá intercambiar información financiera de sus ciudadanos con los países con los cuales ha suscrito un acuerdo IGA, hasta que el Congreso apruebe los IGA y autorice la entrega de dicha información a la FFI y/o autoridades de los demás países. Es aquí donde muchos reclaman la doble moral de los EEUU en cuanto al aspecto de reciprocidad en transparencia fiscal, y más aún cuando ya hay jurisdicciones que han realizado varios reportes de información financiera al IRS.

EEUU no podrá intercambiar información financiera de sus ciudadanos con los países con los cuales ha suscrito un acuerdo hasta que el Congreso lo apruebe.

EEUU es miembro de la OCDE. No obstante, ha decidido no adoptar la Convención Multilateral para la Asistencia Mutua Administrativa en Materia Fiscal. Mientras, la OCDE presiona a los demás países para que suscriban la Convención y asuman el estándar de intercambio automático de información (CRS) para empezar a remitir información a partir de 2017.

Será interesante ver la posición de la OCDE en el próximo año con respecto a EEUU, sobre todo considerando los estándares que regirán para ser considerado un paraíso fiscal y ser incluido en la lista negra de la OCDE. Lo anterior en contraposición con la realidad de los estados de Delaware y Nevada que mantienen preferencias fiscales para las sociedades que se registren en dicha jurisdicción y donde se mantiene un velo corporativo protegido por las leyes locales que no exigen mantener un registro con los nombres y datos del beneficiario final. Ya la Comisión Europea ha incluido a estos estados de EEUU en su listado preliminar de paraísos fiscales.

Las autoridades actuales del Departamento del Tesoro y del Departamento de Justicia están conscientes de la situación correspondiente a la falta de reciprocidad con FATCA, así como de otras debilidades en cuanto a transparencia del beneficiario final. Así lo expuso el director del Departamento del Tesoro en una carta dirigida al presidente de la Cámara de Representantes en fecha 5 de mayo de 2016, exigiendo la aprobación de legislación que permita que EEUU pueda cumplir con el aspecto de reciprocidad que se ha acordado en los IGA suscritos con los diversos países para cumplir con FATCA.

Expectativas por la llegada de Trump

Con la llegada de Donald Trump a la presidencia de los EEUU, algunos pensarán que FATCA no continuará dado que se enfoca en aquellas US Persons que están evadiendo su responsabilidad fiscal utilizando sociedades con diversos accionistas o con testaferros extranjeros, y que tal vez Trump buscará proteger a sus amigos empresarios.

También pudiera dar la impresión que FATCA llegaría a su fin si tomamos el ejemplo del propio Trump de no divulgar su declaración de impuestos ni durante su campaña ni a la fecha de hoy, así como su habilidad para utilizar o “abusar” de un tecnicismo de las leyes impositivas estadounidenses para declarar pérdidas y no pagar impuestos en los últimos diez años.

Una cosa es actuar como ciudadano privado a favor de intereses propios y de tus empresas. Otra cosa es ser presidente de EEUU y propugnar por la evasión de impuestos a beneficio de la clase pudiente y empresarios.

Personalmente no creo que FATCA sea interrumpida, pues sería bien cuesta arriba desmontar todo este proceso que ha impactado a las entidades financieras y autoridades a nivel global; y menos cuando la tendencia mundial es recuperar fondos no declarados al fisco para recomponer las economías.

Una cosa es actuar como ciudadano privado a favor de intereses propios y de tus empresas. Otra cosa es ser presidente de los EEUU y propugnar por la evasión de impuestos a beneficio de la clase pudiente y empresarios. Sobre todo, cuando el lema de Trump es hacer América grande de nuevo (make America great again), exigiendo que las grandes empresas regresen los empleos hacia a EEUU y que se domicilien en su país para pagar impuestos.

Sin duda el 2017 vendrá bien interesante con muchos cambios normativos y de enfoques en el orden mundial. Mientras, no olvidemos aquella frase de Benjamín Franklin que indica “In this world nothing can be said to be certain, except death and taxes”, que traducido al español sería algo así como: “En este mundo nada se puede decir que sea cierto, excepto la muerte y los impuestos”.


Claudia Álvarez Troncoso

Claudia Álvarez Troncoso

La autora es especialista certificada en Gestion de Riesgo (ECGR); Certified Anti-Money Laundering Specialist de ACAMS (CAMS); Certified Associate AML de FIBA/FIU.


Artículos relacionados

El controvertido anticipo, ¿qué sentido tiene?

En República Dominicana pagan el anticipo todos los contribuyentes del Impuesto Sobre la Renta, personas físicas y jurídicas, excepto quienes

Memo al Presidente: Precios de la electricidad y competitividad

A: Danilo Medina, presidente de la República Dominicana De: Héctor Guiliani Cury Asunto: Precios de electricidad y competitividad En los

Lavado de activos: ¿Por qué a mí, un ciudadano de a pie, debería preocuparme?

En los últimos años se ha venido hablando bastante de lavado de activos o lavado de dinero (en otros países

Volver Arriba