La pregunta que deberíamos responder para empezar a planear nuestras finanzas

La pregunta que deberíamos responder para empezar a planear nuestras finanzas

Buscar el porqué constituye un paso muy simple para empezar. Pero simple no significa fácil: esta pregunta nos pondrá cara a cara con nuestros miedos y mostrará si nuestros comportamientos están alineados o no con nuestras metas.

Financieramente hablando, nuestra vida se define por un mapa de decisiones que cada uno de nosotros debe recorrer. Muchas de estas decisiones son, además, comunes a una gran cantidad de personas y parecen tener un momento “ideal” para tomarse en nuestro ciclo de vida: abrir una cuenta de ahorros antes o durante la universidad, comprar un carro tras algunos años de haber empezado a trabajar, obtener una tarjeta de crédito con los primeros trabajos, comprar una casa al tener una familia, etc.

Sin embargo, el número de opciones que tenemos, la secuencia en que terminamos tomamos estas decisiones y el nivel de consciencia con el que lo hacemos invalida –en cierto modo– los momentos “ideales” o las verdades absolutas sobre lo que está bien y lo que está mal hacer o dejar de hacer en nuestras finanzas personales.

Por esta razón –por el hecho de que el calificativo “personales” en finanzas no hace referencia a “todas las personas” sino a cada uno de nosotros de manera individual– es necesario indagar por las motivaciones y significados que cada quien tiene frente al dinero y sus recursos antes de elaborar un plan financiero. Ahora bien, una vez realizado el ejercicio completo, deberíamos entender el plan financiero como una guía, un derrotero, en lugar verlo como un libro de instrucciones.

A pesar del plan, siempre terminaremos desviándonos, aunque sea poco, del camino originalmente trazado.

Antes de empezar un proceso de planeación financiera vale la pena aceptar que –a pesar del plan– siempre terminaremos desviándonos, aunque sea poco, del camino originalmente trazado: gastaremos en algo que no teníamos planeado, tendremos tres hijos en lugar de los dos que planeábamos, el contrato que era seguro se tardará varios meses más de lo previsto…

Crear un plan financiero se trata de tener realmente claro qué es lo que queremos, de forma que no nos dejemos distraer por el último celular, la última colección de los almacenes de ropa, la nueva casa o el nuevo carro de nuestros amigos.

En consecuencia, la primera pregunta que deberíamos hacernos antes de hacer la planeación de nuestras finanzas es: ¿por qué este proceso es importante para nosotros? ¿Por qué el dinero es importante para nosotros?

La razón por la que nos hacemos esta pregunta es para ayudarnos a entender nuestros valores frente al dinero. Generalmente el por qué (por qué es importante el dinero para mí, por qué he estado ansioso por el dinero últimamente, por qué trabajo tan duro) esconde deseos y miedos profundos sobre los que –a diario– no tenemos la oportunidad de reflexionar porque estamos muy ocupados o distraídos. Reconocer lo que realmente nos importa en este momento de nuestras vidas es el primer paso hacia la toma de decisiones financieras que estén sincronizadas con nuestros valores y lo que verdaderamente nos motiva.

Preguntarnos por qué el dinero es importante para nosotros es necesario porque refleja cómo nos sentimos en lugar de cuánto sabemos sobre el mismo.

Preguntarnos por qué el dinero es importante para nosotros es necesario porque refleja cómo nos sentimos en lugar de cuánto sabemos sobre el mismo y, dado que siempre es más fácil hablar de números que de nuestras emociones y deseos profundos, es la mejor vía para hacer realmente un proceso personal de planeación financiera.

Ahora bien, como se trata de una pregunta que no estamos acostumbrados a hacernos y cuya respuesta no es tan evidente, podríamos empezar por buscar pistas respondiendo a: ¿cómo gastamos nuestro tiempo en este momento de nuestra vida?, ¿cómo gastamos nuestro dinero en este momento de nuestra vida?, ¿estamos a gusto con ambas?, ¿por qué?, ¿qué cambiaríamos?

Empezar por contestar estas preguntas nos llevará naturalmente a la respuesta sobre por qué el dinero es importante para nosotros, entre otras, porque la forma en la que invertimos nuestro tiempo y nuestro dinero siempre dicen algo sobre a qué le asignamos valor. Démonos el permiso de pensar en el dinero de maneras diferentes y no olvidemos que, atadas al mismo, existen otras formas de capital como nuestra energía, nuestro tiempo y nuestras habilidades.

Planear nuestras finanzas se trata, en últimas, de ser totalmente honestos sobre a dónde queremos ir, tener perfectamente claro en dónde nos encontramos ahora, y hacer el mejor ejercicio posible de prospectiva para encontrar la forma de cerrar la brecha entre ambos escenarios.

La pregunta del porqué constituye un paso muy simple para empezar. Sin embargo, simple no significa fácil: se trata de una pregunta que nos pondrá cara a cara con nuestros miedos sobre el dinero y dejará al descubierto si nuestros comportamientos están alineados o no con nuestras metas. Las finanzas personales no se tratan de copiar los hábitos de otras personas o seguir una serie de reglas de oro; se tratan de darse cuenta de qué funciona para cada uno de nosotros y luego actuar. ¡Manos a la obra!

Juan Camilo González Trujillo

Juan Camilo González Trujillo

Juan Camilo González Trujillo es asesor financiero, investigador y especialista en diseño y evaluación de proyectos de educación financiera. Ha sido asesor de la Estrategia de Educación Financiera de la Banca en Colombia, del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia y de la Organización Internacional para las Migraciones.


Artículos relacionados

Cómo hacer de la planificación un hábito

Empieza una nueva quincena y, con ella, una nueva oportunidad para tomar el control de nuestras finanzas personales. Tendremos –una

Memo al Presidente: Cobro del 50% del ITBIS a materias primas, maquinarias y bienes de capital

A: Danilo Medina, presidente de la Republica Dominicana De: Héctor Guiliani Cury Asunto: Cobro 50% de ITBIS a materias primas,

Odebrecht: otro caso de corrupción. ¿Y la ética? Bien, gracias…

“Los 7 pecados capitales del mundo actual: riqueza sin trabajo, disfrute sin conciencia, conocimientos sin carácter, negocios sin ética, ciencia

Volver Arriba