¿Qué hacer cuando querer cambiar un hábito en nuestras finanzas no es suficiente?

¿Qué hacer cuando querer cambiar un hábito en nuestras finanzas no es suficiente?

Nuestras vidas se caracterizan por la repetición; todos los días, mientras llevamos a cabo nuestras tareas en el trabajo o en la casa, mientras interactuamos con otras personas o nos divertimos, repetimos una y otra vez ciertas acciones. De hecho, muchas de esas acciones no solo las repetimos frecuentemente sino también en lo que Wendy Wood, de la Universidad de Duke, llama circunstancias estables –es decir, en un lugar en particular, en un momento particular, cuando estamos de cierto humor y cuando estamos con determinadas personas. En resumen, somos una especie ligada a los hábitos.

Las asociaciones que hace nuestro cerebro para crear hábitos están separadas en nuestros sistemas de memoria y aprendizaje de nuestras intenciones o de decisiones para alcanzar un objetivo determinado. La razón tiene que ver con que lo regular o lo rutinaria que sea nuestra vida diaria es la que termina por crear hábitos; nuestro cerebro aprendió a asociar, a través de la repetición, acciones con lugares, momentos u otros elementos de nuestro entorno, de forma que esa asociación dispara automáticamente un comportamiento siempre que el estímulo en el que lo hayamos repetido antes sea estable en nuestro entorno.

Esto tiene tres implicaciones importantes en nuestras finanzas personales. La primera: que buena parte de los errores (y aciertos también) que cometemos manejando nuestra propia economía son predecibles. La segunda: que si queremos empezar a cambiar nuestra situación financiera hay que hacer un pequeño análisis del tipo de comportamientos que estamos teniendo con nuestro dinero. Y la tercera: que no basta con tener la intención de cambiar, hay algo más que debemos hacer.

Miremos entonces cuáles son esas lecciones que podemos llevarnos a propósito del tema.

En el fondo de cualquier proceso de cambio en nuestras finanzas personales hay una verdad que parece muy evidente pero vale la pena rescatar: nada ni nadie puede hacernos cambiar a menos que realmente queramos cambiar.

Al menos 20 estudios en los últimos 15 años han demostrado que en cierto punto aquellos comportamientos que repetimos en circunstancias estables dejan de depender de nuestras intenciones o normas personales y se convierten en acciones automáticas que son activadas ante la presencia de un estímulo. Por ejemplo una persona podría ahorrar cerca de 500 dólares al año modificando un hábito desarrollado casi inconscientemente, que es ir todos los días al salir del trabajo a una pastelería y comprar un mini-brownie porque le parece que los mejores de la zona y porque es una distracción perfecta el írselo comiendo en los diez minutos que demora su caminata diaria hacia su casa.

Nuestras acciones diarias tienen efecto en nuestras finanzas; y no se trata de no darnos gusto, sino de ser más conscientes de cómo lo hacemos y de que  esos hábitos que son inconscientes pueden afectar de manera positiva o negativa nuestras finanzas.

LEA también: La pregunta que deberíamos responder para empezar a planear nuestras finanzas

Esto nos lleva a una segunda lección y es que existen dos tipos de comportamientos: los hábitos fuertes y los que son relativamente nuevos para nosotros, esos que hasta ahora empezamos a realizar. Los hábitos fuertes son aquellos que se han alejado del control de nuestra intención; dependen en su mayor parte del contexto, es decir, de una hora del día, de una persona con la que estamos, de un lugar en el que nos encontramos; y para tratar de cambiar un comportamiento de estos no basta con desearlo fuertemente.

Por el contrario, cuando nos enfrentamos a nuevos escenarios o estamos identificando un comportamiento que hemos empezado a realizar desde hace poco tiempo, digamos menos de dos meses, se trata del tipo de actividades que se pueden modificar fácilmente con nuestra intención. En estos casos, si queremos cambiarlo podemos ir transformándolo, a través de la repetición, en un hábito saludable cambiando la recompensa que le enseñamos a desear a nuestro cerebro por algo que esté en línea con nuestros objetivos de vida.

Esto da pie para empatar con la tercera y última lección: los mecanismos psicológicos por los cuales creamos hábitos adecuados y no adecuados en nuestra vida y en nuestras finanzas personales nacen en algún momento de nuestras decisiones conscientes y a medida que estas acciones se vuelven repetitivas en circunstancias estables, nuestra memoria las automatiza tejiendo un fuerte vínculo entre el contexto en el que algo sucede con frecuencia y una acción determinada.

En el fondo de cualquier proceso de cambio en nuestras finanzas personales hay una verdad que parece muy evidente pero vale la pena rescatar: nada ni nadie puede hacernos cambiar a menos que realmente queramos cambiar. Sin embargo, cuando se trata de comportamientos que se han convertido en hábitos fuertes, la intención no es suficiente para cambiar.

Lo que estudios como los de investigadores como Wood o Goldsmith proponen es que debemos también echar mano del contexto y hacer cambios en él. Estos cambios pueden ser tan drásticos como sea nuestra voluntad de cambio y tienen el poder de transformar nuestro comportamiento porque rompen el mecanismo de asociación entre estímulos y acciones que crea nuestro cerebro. ¿No vas al gimnasio por ver tus series favoritas en Netflix? cancela tu suscripción en casa y oblígate a verlas solo en la caminadora que hay en el gimnasio. ¿Quieres dejar de gastar en las tartaletas que compras todos los días de camino a tu casa para poder viajar el otro año al destino que siempre has soñado? Cambia de ruta, pídele a un amigo que te lleve a tu casa, o cambia de casa.

En este orden de ideas la propuesta para esta semana es entender que una gran cantidad de actividades que hacemos todos los días no son decisiones conscientes sino hábitos. Por ende, tratemos de hacer una lista de cómo estos hábitos estan impactando nuestras finanzas personales. Si se trata de un habito fuerte, es recomendable preguntarnos cómo podríamos cambiar el contexto del que de ese hábito depende, por ejemplo (anticipar una acción a esa hora del día, cambiar el espacio en el que nos encontramos, cambiar la persona con la que nos encontramos o la ruta para evitar comer ese brownie. O bien, si queremos adoptar un nuevo comportamiento, podemos utilizar estrategias como hacer un compromiso con nosotros o pedirle ayuda a otros y manifestar nuestra intención con ellos para lograr mejorar nuestras finanzas.

Juan Camilo González Trujillo

Juan Camilo González Trujillo

Juan Camilo González Trujillo es asesor financiero, investigador y especialista en diseño y evaluación de proyectos de educación financiera. Ha sido asesor de la Estrategia de Educación Financiera de la Banca en Colombia, del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia y de la Organización Internacional para las Migraciones.


Artículos relacionados

Cuando la necesidad de “quedar bien” afecta nuestras finanzas… ¿qué hacer?

Normas sociales frente a normas mercantiles Hace unos meses estábamos acompañando a Julio en un proceso de planeación y organización

No dejes para mañana lo que puedes ahorrar hoy

Desidia y finanzas personales Imaginemos que nos ofrecen un bono en efectivo. ¿Cuál prefieres? OPCIÓN A: Toma 4,000 pesos ahora.

FATCA: desafíos, inequidades y efecto Trump

FATCA y los chelitos que EEUU anda buscando (2 de 2) La legislación norteamericana de Cumplimiento Fiscal de Cuentas Extranjeras

Volver Arriba