¿Debe administrarse el Gobierno como se gestiona una empresa privada?

¿Debe administrarse el Gobierno como se gestiona una empresa privada?

La noción de que la administración pública debería manejarse con criterios de optimizar el valor de cada peso gastado o invertido, exigiendo un retorno como se espera de la gestión de una empresa privada exitosa, no es nueva. En efecto, el debate viene de lejos, sin embargo, la administración estadounidense 2017-2021, la cual está encabezada por un hombre de negocios que juró presidir su país bajo criterios empresariales, ha alentado una discusión pública en Estados Unidos y en otros países en torno a si manejar el Gobierno como una empresa sería un propósito razonable.

Por un lado, algunos estiman que el sector público no puede ser manejado con criterios empresariales, entre otras razones, porque el principal objetivo del Gobierno es proveer bienes y servicios públicos sin ánimo de lucro, invertiendo tanto en las poblaciones y áreas geográficas que rinden algún retorno como en las que no dejan rédito cuantificable alguno, y sorteando diversos intereses sectoriales.

De hecho, recientemente, el presidente estadounidense admitió que era más trabajoso y difícil el empleo de gobernar a su país que dirigir sus negocios privados. Un gerente privado puede tomar decisiones rápidas y hacerlas ejecutar ágilmente, en cambio los procesos de toma de decisiones en el Gobierno pueden ser largos y tediosos, porque involucran negociaciones con los colectivos a quienes afectarían dichas disposiciones.

En segundo lugar, como las decisiones que se toman desde el Gobierno, pueden beneficiar a algunos y perjudicar a otros. Las medidas deben considerar elementos concernientes al equilibrio económico, político y social, entre otros. Esto hace mucho más complejo dirigir un gobierno que liderar una empresa, puesto que esta última suele regirse con el único objetivo de ganar dinero.

Los gobiernos difícilmente quiebran, aun cuando se les somete a las peores prácticas administrativas por largo tiempo, a diferencia de las empresas.

En este punto, se puede advertir la dificultad de balancear las finanzas públicas reduciendo gastos bajo un criterio contable, como se puede hacer en una empresa. En una democracia se supone que se gobierna para la mayoría, pero la minoría puede buscar ser compensada, a veces con creces, sobre todo si se trata de los más ricos del país.

Por otro lado, quienes abogan por llevar criterios de eficiencia empresarial a la administración pública tienen un punto: el Gobierno recibe por medio de nuestros impuestos el dinero de todo el país, por lo que es su responsabilidad gastarlo de manera sensata, exigiendo algún tipo de retorno social y de externalidad positiva a cada peso gastado, de manera que se sirva adecuadamente al bien común y no al beneficio particular de ciertos individuos o grupos de poder.

Los gobiernos deben rendir cuentas a la ciudadanía con la mayor transparencia sobre cómo están gastando el dinero de la nación y los ciudadanos deben tener los mecanismos para exigir esa información.

Los gobiernos difícilmente quiebran, aun cuando se les somete a las peores prácticas administrativas por largo tiempo, a diferencia de las empresas. Probablemente, podría haber elementos de las buenas prácticas de la administración de empresas aplicables a la gestión pública, aunque es claro que gobernar un país es distinto a manejar un negocio. Tal vez la administración del Gobierno se beneficiaría de emular algunas prácticas de las pequeñas empresas: tener cuidado con el gasto y cobrar cada peso debido para mantener el equilibrio necesario para su supervivencia financiera.

Odalis F. Marte

Odalis F. Marte

Odalis F. Marte es economista. Está en Twitter: @ofmarte.


Artículos relacionados

¿Tenemos cobertura en caso de sufrir lesiones por un accidente de tránsito?

El Artículo 119 de la Ley 87-01 establece que el Seguro Familiar de Salud no cubre atenciones médicas derivadas de

La psicología de la escasez

Epicuro decía que el hombre es rico en cuanto se familiariza con la escasez, nuestra experiencia nos ha mostrado que

Los juegos de azar, las loterías y el lavado de activos

El proyecto de ley de lavado de activos excluye las bancas de lotería de la lista de sujetos obligados, pero lo cierto es

Volver Arriba