Sobre la economía de la delincuencia y la criminalidad

Sobre la economía de la delincuencia y la criminalidad

Aunque por delito debe entenderse todo acto intencional o involuntario reñido con la Ley, y el crimen, a grosso modo, debe comprenderse como un delito grave, para los fines de esta reflexión lo abordamos indistintamente.

En todas partes se comete algún tipo de delito o crimen, tanto en contra de las personas como en perjuicio de las propiedades de individuos, familias, empresas y estados. No obstante, existen serios efectos de elevados niveles de delincuencia y criminalidad sobre la actividad económica, en tanto que pueden perjudicar los costos y la productividad de los factores de producción, así como las decisiones de consumo y la asignación de recursos en una economía.

En los países con alta delincuencia, los ciudadanos suelen sentirse inseguros para salir a las calles a realizar actividades más allá de las estrictamente necesarias, limitando el crecimiento del gasto de consumo privado. Además los hogares, las empresas y el gobierno aumentan sus gastos en seguridad, reduciendo la disponibilidad de recursos para sustentar la inversión en infraestructura y en entrenamiento de la mano de obra, así como en la provisión de servicios públicos en general. De este modo, la delincuencia genera importantes costos para las sociedades, los cuales pueden manifestarse tanto en la pérdida del valor sustraído como en los mayores gastos en protección y curación de víctimas del crimen.

Una publicación reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID, 2017) establece que los costos del crimen en América Latina y el Caribe ascienden a cerca de 3.5% del PIB.

Los costos directos de la delincuencia están asociados a los recursos que los hogares, las empresas y el Estado destinan de sus presupuestos para proteger vidas y propiedades de las acciones delictivas de individuos y grupos de malhechores. Son incluidas, también, las pérdidas asociadas al uso alternativo de esos recursos, que hubieran satisfecho importantes necesidades materiales, así como los efectos físicos y psicológicos de la criminalidad sobre las personas afectadas.

Una publicación reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID, 2017) establece que los costos del crimen en América Latina y el Caribe ascienden a cerca de 3.5% del producto interno bruto ( PIB). De este modo, la delincuencia impone una elevada carga a la economía en los países de la región.

En Brasil, Colombia, México, Perú, El Salvador y Venezuela el costo de la delincuencia puede superar el 15% de su PIB. Según la Oficina de las Naciones Unidas sobre el Crimen y las Drogas (UNODC, por sus siglas en inglés), en la última década América Latina ha tenido de las tasas de homicidios más altas a nivel mundial. En efecto, de los 17 países que registraron las mayores tasas de homicidios en 2014, 16 están ubicados en la región.

Ante la gravedad del problema del crimen, los Estados de la región deben aplicar políticas públicas que reduzcan las perturbaciones que ocasionan en las vidas y actividades productivas de la población. Para ello, un paso importante es el registro adecuado de los incidentes delincuenciales. En un artículo reciente, la economista Laura Jaitman, experta del Banco Interamericano de Desarrollo, escribió: “…América Latina y el Caribe no cuenta con uno de los pilares modernos más importantes para la aplicación de la ley: estadísticas confiables sobre delincuencia. Y al carecer de estas estadísticas, no se cuenta con la capacidad de analizar patrones delictivos y de asignar los recursos policiales con precisión”.

En conclusión, podemos sugerir que, junto a profesionales de otras disciplinas, los economistas podemos ayudar a las autoridades a cargo de mejorar nuestra seguridad, pero necesitamos los mejores números posibles para analizar y contribuir con recomendaciones de política.


Referencias

Jaitman, Laura (2017). Cuando las deficientes estadísticas sobre delincuencia alimentan una epidemia. Banco Interamericano de Desarrollo.

Jaitman, L., et al (2017). Los costos del crimen y de la violencia: Nueva evidencia y hallazgos en América Latina y el Caribe. Banco Interamericano de Desarrollo.

United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC, 2013). Global Study on Homicide.

UNODC (2011). El Costo Económico de la Delincuencia Organizada en el Perú: Estudio Sobre los Costos Directos que el Crimen Ocasiona al Estado y las Familias.

 

Odalis F. Marte

Odalis F. Marte

Odalis F. Marte es economista. Está en Twitter: @ofmarte.


Etiquetas:
Seguridad

Artículos relacionados

Memo al Presidente: Cobro del 50% del ITBIS a materias primas, maquinarias y bienes de capital

A: Danilo Medina, presidente de la Republica Dominicana De: Héctor Guiliani Cury Asunto: Cobro 50% de ITBIS a materias primas,

Cobertura del cáncer de mama en el Seguro Familiar de Salud

El cáncer de mama afecta a una de cada ocho mujeres durante su vida. Considerado como una enfermedad catastrófica, se

La importancia de corregir los pequeños desajustes de nuestro presupuesto

El 2016 fue un año bisiesto, fenómeno que tiene lugar cada cuatro años y que guarda una lección muy especial

Volver Arriba