Tres indicadores que debemos medir para analizar nuestra situación financiera

Tres indicadores que debemos medir para analizar nuestra situación financiera

En esta columna le hemos dedicado un buen tiempo a la psicología que hay detrás de las finanzas personales; en esta ocasión, quiero que le dediquemos un tiempo a la parte netamente financiera.

Recientemente un analista de crédito de un banco me preguntaba que si para las personas existen estándares más o menos aceptados, a manera de indicadores, como existen para las empresas. Su pregunta es bastante lógica: nosotros los financistas tenemos al menos 15 indicadores que miramos cuando queremos saber cuál es la situación actual de una compañía, y las relaciones que encontramos alrededor de su rentabilidad, solvencia, liquidez, etc., nos permite tomar decisiones o formular recomendaciones sobre la misma.

Escuchar: Los primeros pasos para evaluar nuestras finanzas

Es claro que muchos vivimos muy ocupados como para estar haciendo profundos análisis de nuestra dinámica de gasto, ahorro, inversión y endeudamiento; sin embargo, la pregunta del analista buscaba entender si existen “reglas de oro” –que puede ser la traducción de lo que en inglés se llama rules of thumb– que nos ayuden a entender de manera sencilla cómo vamos en nuestras finanzas personales.

Evaluar nos permite entender dónde estamos y hasta dónde podemos llegar en distintos horizontes de tiempo.

Pues bien, hice la tarea de investigar al respecto y me encontré un estudio de Sue Greninger y otros tres académicos de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, sobre la estandarización de terminología y medidas en planeación financiera. Precisamente, el objetivo de Greninger y su equipo era identificar y perfeccionar indicadores para evaluar el bienestar financiero de familias e individuos. Tras una amplia revisión de literatura, Greninger y su equipo les pidieron a 156 expertos en finanzas personales -educadores, asesores y analistas certificados su opinión sobre el tema y recogieron siete áreas para evaluar las finanzas personales. Quiero concentrarme en tres, que son: liquidez, ahorro y endeudamiento.

A continuación, presentaré un grupo de indicadores muy básicos que puede servirnos de guía -ojo, no como camisa de fuerza o verdad revelada- para evaluar nuestra situación financiera actual.

1- Liquidez: La liquidez hace referencia al efectivo que tenemos para pagar nuestras obligaciones y gastos. Consideramos que un activo es líquido si puede convertirse fácilmente en efectivo. El dinero en nuestra cuenta bancaria, por ejemplo, es un activo muy líquido ya que basta con ir al cajero o a una sucursal para tenerlo en efectivo. Un apartamento, en cambio, no se caracteriza por su liquidez ya que deben pasar, generalmente, varios meses antes de poder venderlo y tener el efectivo en nuestra cuenta.

Un indicador que nos puede ayudar a conocer nuestro nivel de liquidez puede calcularse dividiendo el total de los activos que consideremos que pueden convertirse en efectivo (vender) en menos de tres meses entre el monto total de nuestras deudas.

Se recomienda un resultado cercano a 0.5 si se considera únicamente la deuda de consumo; lo que significa que el total de los activos que podrían convertirse rápidamente en dinero alcanzan para cubrir al menos la mitad de las deudas en un momento dado.

2- Endeudamiento: Una pregunta con la que podríamos evaluar cualitativamente nuestro endeudamiento podría ser ¿me endeudo para resolver pequeñas emergencias? o ¿comparo siempre condiciones, tasas y plazos de los créditos antes de adquirirlos, aun si los adquiero por fuera del sistema formal?

Cuantitativamente podríamos dividir el total de dinero que destinamos mensualmente para pagar nuestras deudas de consumo (es decir, sin considerar crédito hipotecario, de vehículo, o microcréditos para inversión) entre nuestro ingreso mensual:

Se recomienda un resultado igual o menor a 0.15; lo que significa que, como máximo, se está destinando un 15% del ingreso mensual al pago de deudas de consumo.

 3- Ahorro: Existen dos indicadores que nos permiten medir cuantitativamente nuestro ahorro. El primero resulta de dividir el dinero que guardamos cada mes entre nuestros ingresos mensuales:

Se recomienda un resultado de al menos 0.05; lo que significa que la persona ahorra al menos el 5% de su ingreso mensual.

También podemos dividir el total de dinero que tenemos ahorrado entre el valor de nuestros gastos mensuales:

Se recomienda un resultado cercano a 2.2; lo que significa que se cuenta con suficientes recursos como para cubrir los gastos mensuales por un mínimo de dos meses en caso de una interrupción en el ingreso.

Recordemos que evaluar es un proceso fundamental en la gestión de nuestras finanzas personales porque nos brinda información útil para entender dónde estamos y hasta dónde podemos llegar en distintos horizontes de tiempo. Toma papel, lápiz, una calculadora y saca los indicadores básicos de tus finanzas personales, ¿cómo estás? ¿qué puedes hacer para mejorarlos?

Juan Camilo González Trujillo

Juan Camilo González Trujillo

Juan Camilo González Trujillo es asesor financiero, investigador y especialista en diseño y evaluación de proyectos de educación financiera. Ha sido asesor de la Estrategia de Educación Financiera de la Banca en Colombia, del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia y de la Organización Internacional para las Migraciones.


Artículos relacionados

Costos hundidos: ¿qué son? ¿cómo nos afectan?

¿Te has encontrado pensado en algún momento de la siguiente forma o has escuchado a alguien hacerlo?: Llevo 6 semestres

La trampa de la felicidad financiera

Hace algunos años Philip Brickman y un grupo de investigadores de la Northwestern University se dieron a la tarea de

Cómo hacer de la planificación un hábito

Empieza una nueva quincena y, con ella, una nueva oportunidad para tomar el control de nuestras finanzas personales. Tendremos –una

Volver Arriba