¿Cuál es el rol de los padres en la educación financiera de los hijos?

¿Cuál es el rol de los padres en la educación financiera de los hijos?

Hace poco cumplió 65 años mi padre y, además de haber sido una fecha para agradecerle todo lo que había hecho por su familia, fue un momento también para darme cuenta de que buena parte de mis hábitos y creencias frente a mis finanzas personales son una mezcla entre los de él y los de mi madre; y es curioso, porque a pesar de que muchas cosas las he aprendido y entrenado desde la investigación en finanzas personales, hay otras tantas que parecen “innatas” y claramente vienen de familia.

En finanzas personales nada más cierto que la expresión hijo de tigre… sale pintao. Clic para tuitear

Esta reflexión me hizo preguntarme hasta qué punto el comportamiento financiero de los padres afecta el comportamiento financiero de los niños y encontré varias cosas interesantes; así que quiero compartir algunos consejos prácticos sobre qué podemos hacer para que nuestros hijos desarrollen unas muy buenas capacidades financieras.

Lo primero que hay que decir es que, si bien es deseable que la educación financiera haga parte del plan de estudios de una persona en su vida escolar, un grupo de investigadores liderados por Maribeth Clarke, de la Universidad de Brigham, demostraron en 2005 que la transferencia de roles, de modos de actuar en finanzas, tiene lugar con mayor frecuencia en el hogar y desde los padres, que a través de fuentes externas al hogar. Esto es importante porque eso significa que no hay un único responsable de la educación financiera, ni un único momento para aprenderla; sin embargo, al igual que los buenos modales y tantas otras habilidades blandas, el aprendizaje empieza por casa.

Varios estudios muestran que los hijos se comportan de manera similar a sus padres en asuntos como el gusto o la aversión al riesgo, la lealtad a las marcas y las creencias y comportamientos de consumo.

Los padres de familia son los primeros encargados de los procesos de socialización para sus hijos. A través de nuestros padres es que nosotros, como individuos, desarrollamos habilidades como consumidores, conocimientos y actitudes frente a nuestra vida económica; es tan así, que varios estudios muestran que los hijos se comportan de manera muy similar, por no decir igual, a sus padres en asuntos como el gusto o la aversión al riesgo, la lealtad a las marcas y las creencias y comportamientos de consumo.

Además de este aprendizaje pasivo e inconsciente, es importante tener en cuenta que gran parte de la educación financiera de nuestros hijos se da a través de un proceso conocido como socialización financiera. Esta hace referencia al aprendizaje intencionado y consciente que tiene lugar no solo por la observación, sino también por la experiencia, la experimentación y, sobre todo, por la comunicación y discusión de temas financieros en familia. Algunas investigaciones sugieren que cuando en casa se habla de finanzas, las actitudes, los conocimientos y el aprendizaje de estos temas son mucho más fuertes y duraderos que los que podría tener el colegio o la experiencia laboral; motivo por el que es tan importante conservar, además, buenas relaciones interpersonales al interior de la familia que permitan superar ese tema tabú que a veces parece el dinero.

En este punto hay dos noticias: una buena y una mala.

En la mayoría de los hogares no se habla de finanzas y se deja el aprendizaje en el tema a la observación pasiva e inconsciente que hacen permanentemente los hijos de sus padres.

La mala es que me atrevo a decir que en la mayoría de los hogares no se habla de finanzas y se deja el aprendizaje en el tema a la observación pasiva e inconsciente que hacen permanentemente los hijos de sus padres. En 2013 se publicaron los resultados de una encuesta muy interesante en Colombia sobre las características de la familia colombiana y el resultado que más me llamó la atención es que el tema por el cual más se discute en el hogar es el dinero, seguido del hecho de que las parejas no consiguen ponerse de acuerdo en las decisiones que toman. Sin embargo, dentro de los temas de los cuales que hablan en la casa, la economía y la situación económica están en los últimos puestos con apenas un 3% de hogares que dicen tratar esos temas en familia.

La buena noticia es que hay cosas que podemos hacer como padres para que esto cambie.

La primera cosa que podemos hacer es entender que dependiendo de la edad de nuestros hijos hay unos procesos que vale la pena priorizar para que vayan desarrollando sus capacidades financieras. En un estudio publicado el año pasado, Anita Drever y sus colegas sugieren que la primera parte del desarrollo de capacidades financieras tiene lugar entre los 3 y los 5 años del niño. En este momento de su vida es clave promover el auto-control, es decir, la habilidad de regular los impulsos y las acciones, es la habilidad para no buscar la recompensa instantánea sino tener la suficiente fuerza de voluntad para buscar una recompensa más grande en un plazo mayor. Un ejemplo de este tipo de ejercicios lo pueden encontrar en el famoso experimento del Marshmallow (malvavisco) en el que le dejan un Marshmallow a un niño en un plato en frente de él y le dicen que lo dejarán solo por un rato y que si al regresar no se lo ha comido recibirá entonces dos marshmallows. Les recomiendo que lo busquen en Google o en YouTube.

La segunda etapa de desarrollo de capacidades financieras tiene lugar entre los 6 y los 12 años; aquí es muy importante iniciar el proceso de socialización financiera, es decir, empezar a hablar de dinero con nuestros hijos. Es importante decir que hablar de dinero no significa “enseñarles” cómo manejarlo y hacer transacciones económicas como ir a la tienda y comprar algo o manejar una mesada; este es el momento para el desarrollo de actitudes, valores y estándares que soporten su capacidad financiera y su bienestar a futuro. Esto es muy importante porque es en esta etapa de la vida en la que los niños empiezan a ser conscientes de la diferencia entre marcas y a hacer juicios de valor sobre las personas basados en las cosas que tienen o que sus papás pueden darles.

La última etapa es la más larga de todas, y va de los 13 a los 21 años. Esta es la etapa para la educación basada en la experiencia. En esta etapa también es muy importante la guía de los padres porque es el momento de la vida en la que se desarrollan las habilidades de planeación, manejo efectivo de los recursos y se comienzan a tomar decisiones informadas. Este es el momento para familiarizar a nuestros hijos con los productos y las instituciones financieras y una buena forma de hacerlo es aprovechar cuando nos encontremos con ellos a punto de tomar una decisión financiera, en lugar de darles cátedra (ej. abrir una cuenta de ahorros, obtener un crédito, prestarles a ellos dinero, acompañarlos a decidir su primera inversión).

Este tema podría dar para un diplomado entero; sin embargo, quiero que tengamos presente que los niños son testigos de las habilidades que como padres demostramos en el día a día, y las finanzas no son la excepción. Manejar nuestras finanzas personales, siendo padres, de manera responsable es la mejor forma de generar oportunidades explícitas e implícitas para que nuestros hijos reconozcan y desarrollen sus capacidades financieras. Tener una relación cercana con los hijos y desarrollar habilidades que no son directamente financieras como el auto-control, la flexibilidad mental y la planeación es una tarea que no podemos postergar porque en finanzas personales nada más cierto que la expresión hijo de tigre… sale pintao.


Una colaboración de Tranqui Finanzas para Argentarium.com. Publicación original aquí
Juan Camilo González Trujillo

Juan Camilo González Trujillo

Juan Camilo González Trujillo: Founder & CLO de Tranqui Finanzas, una empresa del portafolio de 500Startups. Financial Planner, investigador y especialista en diseño y evaluación de proyectos de Educación Financiera. Docente e investigador en finanzas personales de la Facultad de Finanzas y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.


Artículos relacionados

La importancia de corregir los pequeños desajustes de nuestro presupuesto

El 2016 fue un año bisiesto, fenómeno que tiene lugar cada cuatro años y que guarda una lección muy especial

Fabricando para el mundo

Respondiendo a los contactos de los británicos, durante la última parte del siglo XVIII las máximas autoridades de China expresaron

Crisis de comunicación desde el laberinto de Yolanda

Martínez no perdió tiempo, pero fue para incrementar las llamas. A mi juicio, ahora se coloca en un estadio sin

Volver Arriba