China y Estados Unidos: ¿guerra comercial o táctica para una negociación?

China y Estados Unidos: ¿guerra comercial o táctica para una negociación?

Por Ángela M. Santana 

Múltiples autores afirman que cuando la soberanía nacional se siente amenazada se produce un efecto contrario a la globalización. Esta sería la razón principal por la cual se está generando actualmente el “inicio” de una guerra entre China y Estados Unidos.

El pasado 4 de abril China declaró que aplicará impuestos adicionales de un 25% a las importaciones de 106 productos de origen estadounidense, valoradas por 50,000 millones de dólares. Era en respuesta a la amenaza de Estados Unidos de aplicar impuestos adicionales a 1,300 ítems de productos importados desde China, fundamentando razones de seguridad nacional. Para el caso de Estados Unidos, entre los productos que serán impactados están algunos pertenecientes a sectores tan diversos como aeroespacial, robótica, maquinaria, tecnología de información y agrícolas; mientras que China impactará sectores como agrícolas (la soja y el maíz), automovilísticos, productos químicos, entre otros.

Si se llevara a cabo de manera decidida una guerra comercial solo traería como consecuencia el perder y perder. Click Para Twittear

Se plantea el inicio de una guerra comercial, y puede ser, pero hasta ahora, de lo que sí podemos estar seguros es de que ambos países se han sumergido en una estrategia de poder como táctica ante una negociación. Existen varios factores que impactan los negocios internacionales: culturales, políticos, sociales, físicos y económicos. Dentro de los factores económicos existen modos para llevar a cabo una negociación (exportación, importación, turismo, licencias, franquicias e inversiones) por ende cualquier “modo” de hacer negocios internacionales, puede verse afectado por uno de los factores, como consecuencia de una estrategia de poder.

Podemos modelar la conducta de estos dos países como un juego ajedrez: ambos mueven sus fichas anticipando la estrategia del otro jugador, pero contemplando las definidas por su equipo. Es decir, ambos países mueven sus piezas en base a la formulación y la exposición de la estrategia del otro país. Y los espectadores estamos al tanto de las movidas de cada jugador con cierto nivel de expectativa, ya que de igual forma se están impactando los mercados, pero solo los jugadores saben con cual ficha terminará su juego.

A continuación, se desglosan algunas de las tácticas que nos presentan el escenario entre China y Estados Unidos, como una efectiva negociación de poder:

-Estados Unidos está enfocado en una estrategia mixta, es decir tanto política como económica. Una de sus primeras jugadas fue anunciada el pasado 8 de marzo, cuando el Presidente anunció la aplicación de aranceles a tasas de 25% al acero y 10% al aluminio, promesa de la campaña electoral 2015-2016, ya que entienden que las importaciones de estos productos afectan la competencia local. Aunque China se basa en ambas estrategias, su enfoque es más político porque considera que las decisiones estadounidenses son prácticas proteccionistas, a las cuales han respondido para defender su economía. Por ejemplo el 2 de abril, China responde a esta primera medida norteamericana anunciando la aplicación de aranceles a 128 productos estadounidenses.

-Estados Unidos se encuentra actualmente con muchos frentes abiertos. Luego de publicar la medida que impondrá aranceles al acero y al aluminio, logra acordar impuestos más flexibles con otros países, entre ellos México y Canadá. ¿Negociación?

Existen varios factores que impactan los negocios internacionales: culturales, políticos, sociales, físicos y económicos.

-La nueva decisión de China en poner impuestos a estos 106 productos, no tiene fecha de implementación. Mientras que Estados Unidos da un “periodo de gracia” para la implementación de impuestos de 1,300 productos, es decir tampoco declaran fecha de implementación. El tiempo en definitiva es una de las variables más importantes en cualquier toma “absoluta” de decisión.

-Suena contraproducente que el gobierno norteamericano desee imponer impuestos a productos tecnológicos, cuando en la cadena de valor de varios bienes locales se encuentran insumos tecnológicos chinos, necesarios no tan solo para el consumo local, sino para la producción de bienes finales exportables. Analistas destacan que el efecto “temprano” sería el aumento de precio, debido a una reducción de las importaciones. Pero resulta difícil dejar de depender de estos productos chinos, ya que están muy arraigados en la cultura estadounidense.

-China emite dos comunicados a la Organización Mundial de Comercio (OMC), para la celebración de consultas, las cuales le permite a las partes la oportunidad de debatir las cuestiones y encontrar soluciones para evitar litigio. El primer comunicado fue el 5 de abril, donde China denuncia formalmente a Estados Unidos por desear aplicar aranceles a 1,300 productos chinos. El más reciente, fue el 10 de abril esta vez para denunciar a Estados Unidos por la decisión de aplicar aranceles al acero y el aluminio, expresan que la medida incumple con las normas de Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), y el Acuerdo de Salvaguardias.

-Y si fuera poco, se trata de Estados Unidos y China, la primera y segunda economía más fuertes del mundo, respectivamente, las cuales dependen una de otra, y de las cuales, a su vez, depende la economía global. Si pusiéramos a negociar uno de estos dos países con otro de menor poder económico y político en el mundo, ¿sería posible esta “guerra de poder”?

En conclusión, si se llevara a cabo de manera decidida una guerra comercial solo traería como consecuencia el “perder” y “perder”. No beneficiaría los intereses económicos, sociales, ni políticos de ninguno de estos países, y tampoco de la economía global, puesto que va a retrasar la recuperación de la misma. Mientras, es eminente el poder de negociación de ambas partes, cada una tratando de que el oponente se retire voluntariamente del juego.


Sobre la autora: Economista, con maestrías en Economía Internacional y Dirección Estratégica. Twitter: @Asantanar


Artículos relacionados

¿Tenemos cobertura en caso de sufrir lesiones por un accidente de tránsito?

El Artículo 119 de la Ley 87-01 establece que el Seguro Familiar de Salud no cubre atenciones médicas derivadas de

¿Qué hacer si me quiero traspasar a otra ARS?

Como afiliados al Seguro Familiar de Salud (SFS) tenemos una serie de derechos bajo el marco de este sistema, que

FATCA y los chelitos que EEUU anda buscando (1 de 2)

La legislación norteamericana de Cumplimiento Fiscal de Cuentas Extranjeras (Foreign Account Tax Compliance Act, en inglés) o FATCA, que modifica

Volver Arriba