Apuntes sobre la economía de Suiza

Apuntes sobre la economía de Suiza

Privado de acceso al mar, e históricamente rodeado por naciones más poderosas y con ambiciones de conquista política y territorial. Esas no aparentan ser condiciones favorables para desarrollar una de las economías más exitosas del mundo. Pero Suiza -la Confederación Helvética, oficialmente establecida en 1848- es un ejemplo mostrando que fomentar las instituciones apropiadas puede generar una gran diferencia y los resultados son palpables: el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reporta que el país ocupa el segundo lugar, en una lista de 189, en el Indice de Desarrollo Humano actualizado en 2018.

¿Qué hay detrás del éxito de la economía de Suiza? Concurren diversos factores, pero Beatrice Weder y Rolf Weder (en su contribución a un volumen editado por el Instituto Mundial para la Investigación del Desarrollo Económico –UNU WIDER) enfatizan el papel central de la competencia en el espíritu de las ideas aportadas por William J. Baumol a la teoría microeconómica.

Independientemente de los logros alcanzados, las autoridades suizas son susceptibles a pifias en el diseño y la conducción de la política económica, al igual que sus homólogos alrededor del mundo. Clic para tuitear

Concomitantemente, es importante señalar la participación intensa de Suiza en la economía global. El Instituto KOF-ETH Zúrich reporta que el país ocupa el puesto número uno en su índice de globalización para 2016 –República Dominicana obtiene el 73-. Los resultados para Suiza están cimentados sobre la históricamente alta calidad del capital humano y la democracia ‘directa’.

El sistema federal es una piedra angular y también contribuye desde el punto de vista económico. El régimen permite, por ejemplo, la realización de transferencias fiscales entre la Confederación y los cantones, y entre los últimos; el país está dividido en 26 que gozan de mucha autonomía económica y política respecto a la Confederación. Independientemente de los logros alcanzados, las autoridades suizas son susceptibles a pifias en el diseño y la conducción de la política económica, al igual que sus homólogos alrededor del mundo.

Un ejemplo es el abandono en enero de 2015 de la política implementada desde septiembre de 2011 por el Banco Nacional (central) de Suiza respecto al valor del franco (CHF). La estrategia perseguía reducir las presiones deflacionarias en Suiza producto de la apreciación del CHF en relación al euro (EUR), a su vez derivada de la crisis en el resto de Europa. Posteriormente, Suiza sufrió exactamente lo que la política de la autoridad monetaria deseaba prevenir: un ataque especulativo situando el valor relativo del franco, como exhibe la gráfica, por debajo del piso de CHF1.20/1EUR. El economista dominicano Manuel Amador (profesor en la Universidad de Minnesota y afiliado al Banco de la Reserva Federal de Minneapolis) y sus colegas analizan el ‘ataque especulativo en reversa’ sobre el franco suizo.

La experiencia de Suiza, histórica y reciente, es útil para evaluar factores que pueden contribuir al progreso de una economía. El desarrollo de ese país muestra que cultivar las instituciones adecuadas es fundamental. Y también ilustra la importancia de monitorear periódicamente la viabilidad de las políticas para preservar la estabilidad económica.

 

Fuente: Elaborada por el autor usando datos del Banco Nacional de Suiza.


En la foto: Lago Lemán (Ginebra), Suiza. Autor: José R. Sánchez-Fung.

José R. Sánchez-Fung

José R. Sánchez-Fung

José R. Sánchez-Fung es profesor de economía en la Universidad de Nottingham en China. Anteriormente, durante más de una década, impartió docencia en Kingston University (Londres). Es PhD y magíster en economía por la Universidad de Kent en Inglaterra, y licenciado en economía por la PUCMM (Santo Domingo).


Volver Arriba