Tarjeta de Turista: ¿quiénes ganan y quiénes pierden con la nueva modalidad de cobro?

Tarjeta de Turista: ¿quiénes ganan y quiénes pierden con la nueva modalidad de cobro?

La Tarjeta de Turista es una tasa que cobra el país a sus visitantes, establecida por la Ley No. 199, del 9 de mayo de 1966. En su artículo 1 la legislación dice que la adquisición de esta tarjeta es un requisito para el ingreso al territorio nacional, con fines turísticos, sin necesidad de una visa consular. De esta forma se encuentran exentos los ciudadanos y residentes dominicanos, las personas que ingresan con visado, funcionarios diplomáticos y consulares extranjeros acreditados en el país, mientras duren sus funciones e ingresen en misión oficial, y pasajeros de aviación privada no comercial bajo el cumplimiento de ciertos requisitos.

A pesar de que en su inicio se cobraba en pesos (en 1966 inicia con RD$2.00), mediante el Decreto 289 de 1991 se establece el cobro de 10 dólares, monto que se mantiene en la actualidad.

Muchos ciudadanos dominicanos residentes en el exterior, sea por falta de conocimiento o por dificultades en el proceso de solicitud del reembolso, terminan pagando un gravamen que no les corresponde. Clic para tuitear

En 2001 se emite el decreto 99-01, que establece que el 50% del recaudo por este concepto sea dirigido a “a engrosar el Fondo Mixto Administrado por el Estado Dominicano, a través de la Secretaría de Estado de Turismo”, con fines de promoción de la República Dominicana como destino turístico.

Desde 1991 hasta abril de 2019 se han recaudado RD$27 mil millones por este concepto, representando el 12% del total de los Ingresos No Tributarios (o por Contraprestación) del mismo periodo.

 

La forma de cobro de la Tarjeta de Turismo siempre fue objeto de críticas por parte de sectores relacionados con el turismo, dado que había que depurar a cada pasajero al momento de su ingreso al país para que confirmar si tenía la Tarjeta, generando molestas filas y horas de espera. Para solucionar esta situación y agilizar el proceso de entrada de los turistas, a través del Decreto 430-17 y la Norma General 08-18, se estableció que los US$10.00 por concepto de la Tarjeta de Turista se incluyan en todos los boletos aéreos y marítimos emitidos fuera de República Dominicana.

No todos ganan

La nueva modalidad de cobro se está aplicando. La propia normativa estableció los mecanismos para que las personas exentas de su pago, como los ciudadanos y residentes dominicanos, puedan solicitar el reembolso por el cobro indebido. Es decir, que se ha solucionado el tema de procedimiento, eliminado la revisión previa que permitía aplicar la exención establecida en la ley.

Según cifras de la DGII, 8,419 personas han solicitado el reembolso por el cobro indebido de la Tarjeta desde finales de abril de 2018, cuando empezó a implementarse la medida, hasta abril de 2019. La devolución de los US$10.00 fue aprobada en el 60% de los casos.

De las solicitudes negadas, el 53% se debió a que los contribuyentes no aportaron los soportes correctos o excedieron los 30 días que establece la normativa para realizar el trámite.

A 12 meses de aplicación de la nueva modalidad de cobro, han sido reembolsados RD$2.4 millones (RD$1.2 millones en el primer cuatrimestre de 2019).  La cifra resulta insignificante frente al total recaudado mediante esta tasa, que exhibe un incremento de 78% en enero – abril 2019 respecto al mismo periodo de 2018, cuando aún no se aplicaba la nueva forma de cobro.

De todas formas, resulta muy reducida la cantidad de personas que se animan a solicitar el reembolso. Según cifras del Banco Central, entre abril de 2018 y abril 2019 ingresaron al país por vía aérea 1,050,268 dominicanos no residentes, quienes en su mayoría previsiblemente adquirieron su boleto aéreo fuera del país y que, por tanto, pagaron la tarjeta de turismo como parte del costo del boleto. En estos casos por la condición de ciudadano dominicano correspondería la exención. La cantidad de solicitudes de reembolso representa apenas un 0.8% del total de ciudadanos dominicanos que nos visitaron.

Resumiendo, tenemos que la medida ha beneficiado al turista, que ya no debe hacer gestiones adicionales para pagar la tasa, impactando positivamente la importante actividad turística. También, ha beneficiado a los aeropuertos, que han simplificado el procedimiento de recepción de pasajeros; y todo ello sin ningún costo para el Estado, porque ha obtenido un importante incremento en el recaudo neto de esta tasa.

Pero está la otra cara de la moneda: el perjuicio causado a los ciudadanos dominicanos residentes en el exterior, que sea por falta de conocimiento o por dificultades en el proceso de solicitud del reembolso, terminan pagando un gravamen que no les corresponde.


Volver Arriba