Consideraciones sobre la sostenibilidad de la política fiscal y el ‘espacio fiscal’ 

Consideraciones sobre la sostenibilidad de la política fiscal y el ‘espacio fiscal’ 

Una política fiscal sostenible implica mantener las finanzas gubernamentales en orden; básicamente, los gastos planificados en el presupuesto de la nación deben ser costeados por los ingresos. Pero en la realidad los gobiernos frecuentemente registran déficits –gastos mayores que los ingresos fiscales- que deben ser financiados emitiendo deuda pública; por ejemplo, bonos del gobierno vendidos en los mercados internacionales. El problema primordial con los déficits fiscales no es su existencia per se sino la posibilidad de financiarlos en un período prudente sin que la credibilidad del gobierno sufra por la deuda pública acumulada (ver la gráfica). Como referencia, países avanzados, incluyendo Japón, mantienen niveles de deuda pública relativamente altos.

Las discusiones sobre la economía de la República Dominicana frecuentemente incluyen argumentos sobre la sostenibilidad de la política fiscal. Las conclusiones de los debates tienden a contribuir pocas ideas prácticas sobre qué hacer respecto al resultado deficitario de las finanzas públicas. Una razón, entre otras, es que la raíz de los déficits puede encontrase en la implementación de programas que el pueblo aprecia, pero resultan difíciles de financiar con el volumen de ingresos existentes. No obstante, hay otros factores que generan preocupación cuando las operaciones fiscales producen déficits, incluso asumiendo que la política fiscal es sostenible en el tiempo.

Incluso asumiendo que la deuda es sostenible, hay razones adicionales para preservar un espacio fiscal prudente, especialmente en el caso de economías en vías de desarrollo, como la dominicana. Clic para tuitear

Por lo tanto, el debate puede enriquecerse contemplando otros factores para respaldar finanzas públicas sólidas. Los economistas Christina D. Romer y David H. Romer (Universidad de California) analizan el impacto de la posición financiera del gobierno sobre la recuperación de una economía luego de sufrir una crisis. El espacio fiscal –definido como la capacidad de utilizar la política fiscal para lidiar con choques adversos- es una de las variables analizadas por Romer y Romer. La investigación reporta que en una muestra de economías de la OCDE aquellas con menores relaciones deuda sobre producto interno bruto reaccionaron ante problemas financieros usando la política fiscal más agresivamente. Y el comportamiento está relacionado con recuperaciones más rápidas, lo cual es evidencia de la importancia del espacio fiscal.

Existen razones adicionales para preservar un espacio fiscal prudente, especialmente en el caso de economías en vías de desarrollo como la República Dominicana. Indudablemente, la existencia de espacio fiscal contribuye a la credibilidad de los hacedores de política con el público. Por ejemplo, la evolución hacia un sistema en el cual variables de importancia para la política macroeconómica (como el tipo de cambio) resultan de las fuerzas de mercado requiere una política fiscal organizada y capaz de respaldar la reacción necesaria ante un choque adverso.

Comprobar la sostenibilidad de la política fiscal es complejo, al igual que las implicaciones de otros conceptos teóricos en economía. Independientemente de esa problemática, la salud de las finanzas públicas puede afectar la capacidad del gobierno de reaccionar ante choques afectando la economía. El debate sobre la política fiscal en la República Dominicana debe considerar los múltiples factores en juego en adición a la sostenibilidad, incluyendo el espacio fiscal.

Fuente: elaborada por el autor usando datos del FMI.

 


Foto: José Sánchez-Fung.

José R. Sánchez-Fung

José R. Sánchez-Fung

José R. Sánchez-Fung es profesor de economía en la Universidad de Nottingham en China. Anteriormente, durante más de una década, impartió docencia en Kingston University (Londres). Es PhD y magíster en economía por la Universidad de Kent en Inglaterra, y licenciado en economía por la PUCMM (Santo Domingo).


Volver Arriba