IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Anotaciones selectas sobre las pandemias y la economía 

Anotaciones selectas sobre las pandemias y la economía 

Foto: José Sánchez Fung

La historia documenta múltiples embates de brotes virales con impactos sustanciales alrededor del mundo. Entre las pandemias más graves están la Gran Plaga (peste) de Londres de 1665, la gripe (influenza) española de 1918, y la gripe A (H1N1) que surgió en los EEUU en 2009. Actualmente, un coronavirus (COVID-19) detectado en Wuhan, China, a finales de 2019 está causando estragos sobre los sistemas de salud y las economías tanto en países avanzados como en lo que están vías de desarrollo.

¿Qué sabemos sobre las pandemias y su impacto sobre el desenvolvimiento económico? Nico Voigtländer (Universidad de California, LA) y Hans-Joachim Voth (Universidad de Zúrich) desarrollan un modelo analítico con elementos Malthusianos para investigar el impacto de la Gran Plaga sobre el desarrollo económico en Europa. El resultado de sus análisis indica que las muertes producidas por la pandemia redujeron la cantidad de trabajadores disponibles y propiciaron el aumento de los salarios.

Los autores también reportan que, concomitantemente, la migración promovida por la naciente industrialización condujo a peores condiciones de vida y mayor número de muertes en las ciudades –dado el hacinamiento prevaleciente en esos tiempos. La interacción de ambos factores –las muertes causadas directamente por la pandemia y las derivadas de la migración hacia las ciudades- junto a elementos políticos contribuyeron al incremento del producto per cápita indispensable para el despegue del proceso de crecimiento y desarrollo económico. Por lo tanto, el efecto de la Gran Plaga es un factor importante para entender por qué la Revolución Industrial sucedió en Inglaterra y no en otros países con aparentemente mejores condiciones iniciales para lograr el salto -notablemente China

Enfocando la atención sobre lo sucedido en el siglo pasado, la gripe de 1918 fue una de las pandemias más devastadoras en términos de la proporción de la población infectada y los millones de muertes resultantes. La literatura económica aporta múltiples contribuciones sobre el impacto económico de esa pandemia. Douglas Almond  (Universidad de Columbia) estudia el caso de los EEUU utilizando datos estadísticos recopilados en los censos de la población. El análisis empírico trata de entender las secuelas de la gripe sobre personas expuestas a la enfermedad cuando estaban en el útero de sus madres. Los resultados de la investigación señalan que ese grupo de personas subsecuentemente alcanzó menores ingresos y estatus socioeconómico, y recibió mayores subsidios. 

El efecto de la Gran Plaga es un factor importante para entender por qué la Revolución Industrial sucedió en Inglaterra y no en otros países con aparentemente mejores condiciones iniciales para dar el salto. Clic para tuitear

Stefan Pichler (ETH-KOF, Zúrich) y otros también estudian el impacto de la gripe de 1918 pero con especial atención en la economía de Suecia. Los autores no identifican un impacto estadísticamente significativo del número de muertes sobre el ingreso.  El resultado es opuesto a lo esperado por los modelos económicos y a la evidencia reportada por otros estudios.

¿Cuál será el impacto del COVID-19 sobre la economía de la República Dominicana? Definitivamente, en el corto plazo la economía sufrirá efectos adversos sobre la oferta y la demanda. Por el lado de la demanda mucho dependerá de la economía internacional –por ejemplo, vía el efecto sobre el sector turismo. Y por el lado de la oferta la situación probablemente impactará con mayor fuerza sobre las empresas más frágiles (micro, pequeñas, y medianas) y los trabajadores independientes en el sector informal. 

El choque adverso sobre la economía de la República Dominicana llega en un contexto desfavorable: el Banco Central opera con tasa de interés real (esperada) cercana a cero, mientras que los funcionarios encargados de las finanzas públicas enfrentan un espacio fiscal limitado conjuntamente con preocupaciones respecto a la sostenibilidad de sus cuentas. En esa coyuntura, las autoridades deben calibrar minuciosamente los estímulos que aplicarán como reacción al COVID-19 con la finalidad de salvaguardar la estabilidad macroeconómica.

José R. Sánchez-Fung

José R. Sánchez-Fung

José R. Sánchez-Fung es profesor de economía en la Universidad de Nottingham en China. Anteriormente, durante más de una década, impartió docencia en Kingston University (Londres). Es PhD y magíster en economía por la Universidad de Kent en Inglaterra, y licenciado en economía por la PUCMM (Santo Domingo).


Volver Arriba