La pandemia de 2020 y la economía

La pandemia de 2020 y la economía

José Sánchez-Fung

El impacto de la pandemia de 2020 (COVID-19) sobre la economía mundial es difícil de calcular. Pero indicadores de coyuntura revelan la magnitud potencial del problema: la gráfica muestra el índice VIX sobre expectativas de volatilidad alcanzando niveles cercanos a los registrados durante la crisis financiera de 2008-2009. Y el FMI pronostica descenso de -3% en el PIB global durante 2020 versus 3% de crecimiento esperado a finales de 2019, mientras que la economía de China decreció alrededor de 6.5% en los primeros tres meses de 2020, de acuerdo con cifras oficiales.

En vista de la complejidad del choque, es importante evaluar la situación de la economía y las prescripciones de política mezclando teoría y medición ajustadas a las circunstancias. Probablemente, éstas evolucionarán en los meses venideros y complicarán los análisis. ¿Cuáles ideas pueden ser de utilidad en ese contexto de incertidumbre? 

Paul Krugman, ganador del premio Nobel de Economía y columnista del New York Times, considera la estructura de la economía durante la pandemia. La economía está compuesta por dos sectores como resultado de las medidas de distanciamiento social para limitar el avance del virus: uno restringido y otro que continúa produciendo. Krugman sugiere investigar las necesidades de los diferentes sectores para prescribir estímulos orientados al alivio de la caída del ingreso de los más afectados como sucedería, por ejemplo, luego de un desastre natural.

En un escenario de tanta incertidumbre, ¿cuáles ideas pueden ser de utilidad para evaluar y mitigar el impacto económico de la pandemia? Clic para tuitear

James Bullard (Banco de la Reserva Federal de San Luis) desaconseja clasificar como estímulos las intervenciones del gobierno en el contexto de la pandemia. El economista argumenta que es más apropiado pensar en políticas para preservar condiciones favorables a la operación normal de la economía.  Existen innumerables razones que pueden influir sobre la decisión de postergar consumo o inversión durante la pandemia y que no pueden ser afectadas por la política económica. 

También contribuyendo sobre las reacciones de la política económica, Kenneth Rogoff (Universidad de Harvard y previamente economista jefe del FMI) aboga por esquemas para aliviar la carga de la deuda de los países en vías de desarrollo. Otros economistas enfocan su atención en la oferta de trabajo. La pérdida del empleo durante la crisis puede conducir a la erosión del capital humano de los trabajadores: la evidencia empírica muestra que ese proceso está relacionado con efectos adversos de largo plazo sobre la estima de los afectados.

Los temas pueden servir de referencia para cualquier economía. En el caso de la República Dominicana apremia destacar que los sectores más vulnerables merecen prioridad respecto a los recursos escasos del Estado movilizados para atenuar las consecuencias de la crisis. El impacto de la pandemia sobre la economía es incierto –como referencia, seguimos calculando los costos de la crisis financiera de 2008-2009; por esa razón urge el análisis para minimizar las pifias en el diagnóstico de los escenarios y las decisiones subsecuentes. 

Fuente: gráfica producida por el autor usando FRED del Banco de la Reserva Federal de San Luis (Serie: VIXCLS).

José R. Sánchez-Fung

José R. Sánchez-Fung

José R. Sánchez-Fung es profesor de economía en la Universidad de Nottingham en China. Anteriormente, durante más de una década, impartió docencia en Kingston University (Londres). Es PhD y magíster en economía por la Universidad de Kent en Inglaterra, y licenciado en economía por la PUCMM (Santo Domingo).


Volver Arriba