Lavado de activos: ¿Por qué a mí, un ciudadano de a pie, debería preocuparme?

Lavado de activos: ¿Por qué a mí, un ciudadano de a pie, debería preocuparme?

En los últimos años se ha venido hablando bastante de lavado de activos o lavado de dinero (en otros países lo llaman blanqueo de capitales, legitimación de capitales o dinero sucio), debido a casos que han ocurrido a nivel local, así como internacionalmente. Muchas personas asocian el término con dinero producto de las drogas o narcotráfico que se lleva a los bancos para mantenerlo “protegido”.

El lavado de dinero es el proceso a través del cual es encubierto el origen de los fondos o ganancia económica generados mediante el ejercicio de actividades ilegales o criminales, como el tráfico de drogas o estupefacientes, contrabando de armas, corrupción, fraude, robo, prostitución, extorsión, piratería, terrorismo y, más recientemente, evasión fiscal, el cibercrimen, entre otros.

Así lo establece el Grupo de Acción Financiera (GAFI), que es el órgano que vela a nivel internacional por la prevención del lavado de dinero y del financiamiento al terrorismo, del cual República Dominicana es miembro a través de GAFILAT (brazo en Latinoamérica). También queda acogido en la ley No. 72-02 Contra el Lavado de Activos Provenientes del Tráfico Ilícitos de Drogas, Sustancias Controladas y Otras Infracciones Graves, a excepción de la evasión fiscal que al momento no está incluida.

El objetivo de la persona u organización criminal que lava activos es integrar esos fondos al flujo económico sin levantar las sospechas de las autoridades. Es importante enfatizar que el lavador nunca pierde, pues su intención es lograr que el dinero de origen ilícito parezca de procedencia lícita para ingresarlo a la economía.

Existen varios métodos de lavado de activos, así como diversas tipologías que surgen a medida que aparecen nuevos productos, servicios y avanza la tecnología. Lamentablemente, el crimen nunca duerme y tiene tanto dinero para invertir en su propia reinvención que venimos a darnos cuenta de que las nuevas tipologías existen cuando ya tienen varios años en uso..

Entonces, ¿por qué a usted, un ciudadano de a pie, le debería preocupar el lavado de activos? Aquí un ejemplo que no pretende ser exhaustivo pero sí ilustrador, sobre situaciones que acontecen en el diario vivir, conjugadas con actividades del mundo criminal.

Yuly es dueña del salón spa Mega Linda, una empresa que empezó con un local pequeño y con el dinero que su marido, Manuel, hace en Estados Unidos de Norteamérica (EEUU).

A Yuly le va muy bien, se anuncia por todos los medios y ya tiene cinco sucursales en el interior del país.

Carmen es una ingeniera que asiste al salón de Yuly al menos tres veces a la semana. El hermano de Yuly, Toño) y su esposa Marta, representan unas líneas de productos para el cabello que son utilizadas en el salón y distribuidas ampliamente en el ámbito local. Toño trae estos productos al por mayor en viajes que realizan familiares (algunos 12 viajes semanales), sin pagar impuestos aduanales, pues tienen sus conexiones; y los envasan en el salón sin contar con permisos de las autoridades.

 Yuly les ha dicho a sus clientes que quiere comprar unos 12 apartamentos para que sus padres y hermanos puedan vivir en un mismo edificio con finas comodidades. Carmen y su esposo Joel, que es arquitecto, le aconsejaron comprar un solar en un sector clase media-alta, construir un edificio residencial y vender los demás apartamentos. De esta forma Carmen, Joel, Manuel, Yuly y Toño se hacen socios en el proyecto de la construcción.

 Los fondos los ponen Manuel, de sus negocios en EEUU, y Toño, de sus negocios en el país. Carmen y su esposo logran que algunos de sus familiares y amigos compren apartamentos en el edificio residencial.

 Seis meses después, Manuel es apresado por la policía de Nueva York por evasión fiscal, fraude y lavado de dinero; y el mismo día a Toño lo detienen las autoridades dominicanas y la DEA, en el aeropuerto de Santo Domingo. Toño enfrenta cargos por contrabando, narcotráfico y lavado de activos ya que dentro de las cajas de productos del salón provenientes de EEUU venía droga, sustancia que Toño distribuía en diversos barrios del país.

Según la DEA y el Departamento de Justicia de EEUU, Manuel y Toño forman parte de una organización de narcotráfico en EEUU que lavaba el dinero en República Dominicana y otros países de Centroamérica. Todo parte de Operación Pajón en la cual las autoridades llevan dos años dando seguimiento a los involucrados.

El salón–spa Mega Linda es embargado y cerrado; la construcción del edificio es detenida y embargada; unas 200 personas pierden su trabajo, lo que a su vez afecta a sus familias que se ven impactadas por no poder adquirir alimentos, pagar la renta de sus casas y el colegio de sus hijos. Las cuentas bancarias de Carmen y Joel son congeladas, sus bienes son embargados, ellos son enviados a prisión y pierden la custodia de sus hijos.  Los compradores que habían empezado a pagar sus apartamentos pierden su dinero. Finalmente, en los barrios donde Toño distribuía y vendía la droga se incrementan la violencia y la criminalidad ya que se desata una guerra de poder para quedar con el control de la distribución de la droga.

Es preciso subrayar que este es un ejemplo y no se debe asumir que, en general, los sectores económicos y profesiones nombrados en este ejemplo se dedican al lavado de activos. Solamente se incluyeron en el ejemplo por manejar mucho efectivo y grandes cantidades de dinero. No obstante, estos sectores son clasificados de alto riesgo por el GAFI y se debe determinar bien el origen del dinero que manejan y quién es el verdadero dueño (lo que se denomina el beneficiario final o real).

No se trata de no hacer negocios, sino de hacer negocios bien y de forma ética.

Las estructuras criminales siempre buscan la forma de engañar a las autoridades invirtiendo en distintos negocios; comprando bienes y/o inmuebles, preferiblemente de lujo, como vehículos, joyas, aviones, yates, villas, casas, edificios, etc. Asimismo, buscan asociarse con personas cuyo estilo de vida o arraigo les permita justificar sus actividades y evitar cuestionamientos.

Las organizaciones criminales pueden utilizar a las empresas como fachadas para aparentar que están realizando negocios legales: o pueden asociarse con un empresario negligente que solo quiere hacer crecer su negocio sin importar quiénes son sus socios o qué tipo de actividades se realicen (legales o ilegales). Entonces se mezcla el dinero limpio del empresario que ya tenía la compañía y que está realizando actividades legales con el dinero sucio que proviene de actividades ilícitas o criminales, y se incorpora en las operaciones y contabilidad de la empresa.

Por eso, en caso de recibir una oferta de negocio muy tentadora, es necesario y saludable siempre preguntarse por qué yo soy el afortunado, cómo se hará el negocio; quiénes participarán; cuándo se realizará el negocio; de cuánto dinero se trata y de dónde provienen los fondos. Igualmente identificar bien a las personas que se nos acercan para entablar una relación comercial o de negocio. Tal como un padre o una madre indagaría cuando un novio o novia empieza una relación con su hija o hijo. Por eso es que en los negocios se habla de protegerlo “como un buen padre de familia”. Es una forma de empezar a gestionar el riesgo del lavado de activos.

No se trata de no hacer negocios, sino de hacer negocios bien y de forma ética (de esto hablaremos en futuras columnas, sobre todo con el recién caso de Wells Fargo). La ONU, a través de su Oficina Contra la Droga y el Delito, tiene una excelente campaña titulada Negocios Seguros y Responsables para educar a las personas sobre el lavado de activos y cómo prevenir que ellos o sus empresas sean utilizados como instrumento para el lavado. Se la recomiendo para que estén orientados.

Aprender de los errores de otros siempre nos brinda el beneficio de mejorar. En materia de lavado de activos y crimen organizado es importante verse en el espejo de países que han pasado por esta situación como Colombia, México, Honduras y Panamá. Sobre todo, estos dos últimos países, cuyos ciudadanos y entidades en 2015 y 2016, fueron grandemente impactos mediante el cierre de empresas, pérdida de miles de empleos, bancos con cierres de cuentas por parte de bancos corresponsales internacionales y la consecuente paralización parcial del comercio.

Es imperativo que nuestras normativas se actualicen para estar acorde con los cambios de las últimas Recomendaciones del GAFI.

Es imperativo que nuestras normativas se actualicen para estar acorde con los cambios de las últimas Recomendaciones del GAFI, publicadas en febrero de 2012, y las buenas prácticas internacionales, sobre lo cual las autoridades están trabajando con miras a la próxima evaluación a la que se verá sometido el país por parte de GAFILAT en 2017. Adicionalmente, el tema de lavado de activos debe ser socializado por nuestras autoridades para que sea de conocimiento de los ciudadanos y todos estén conscientes de sus responsabilidades. Para eso es necesario empoderar y fortalecer a la Unidad de Análisis Financiero, que es el brazo ejecutor del Comité Nacional contra el Lavado de Activos.

Esto, entre otros puntos de importancia a nivel de supervisión. Así lo ha establecido el Informe Final correspondiente a la consulta del Artículo IV de 2015 con la República Dominicana publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) el pasado 10 de noviembre de 2016. De estas mejoras y modificaciones dependerán los futuros créditos internacionales que se le concedan al país y las clasificaciones de riesgo que se nos otorguen para la inversión. Recomiendo leer el último informe de evaluación publicado hace un par de semanas por Standard and Poor’s sobre Panamá, para que tengan una perspectiva sobre el impacto el cambio de clasificación de riesgo y el impacto sobre un sistema financiero.

En conclusión, si no actuamos con conciencia, educando a nuestros hijos, familia, amigos, empleados y a la sociedad sobre los profundos problemas que trae estar involucrado en este crimen; si permitimos que el mismo permee y prevalezca en nuestras instituciones públicas y privadas y si no creamos cultura sobre cómo evitarlo, detectarlo y rechazarlo, la estabilidad de nuestra economía y el entorno como lo conocemos se verá afectado de forma negativa.

La tarea está dada. Les invito a leer los documentos a los que he hecho referencia y todos aquellos a los que puedan tener acceso sobre la temática; a exigirle a las autoridades y a sus empresas una buena gestión del riesgo de lavado de activos, así como un verdadero desarrollo versus crecimiento; y a que ustedes hagan su parte para abrir y mantener la discusión con su familia, amigos y compañeros.

Claudia Álvarez Troncoso

Claudia Álvarez Troncoso

La autora es especialista certificada en Gestion de Riesgo (ECGR); Certified Anti-Money Laundering Specialist de ACAMS (CAMS); Certified Associate AML de FIBA/FIU.


Artículos relacionados

Fui a abrir una cuenta y me preguntaron si era un PEP… ¿Qué es eso?

Si usted ha ido al banco u otra entidad financiera (puesto de bolsa, fideicomiso, fondo de inversión, seguro) y hasta

Los juegos de azar, las loterías y el lavado de activos

El proyecto de ley de lavado de activos excluye las bancas de lotería de la lista de sujetos obligados, pero lo cierto es

Odebrecht: otro caso de corrupción. ¿Y la ética? Bien, gracias…

“Los 7 pecados capitales del mundo actual: riqueza sin trabajo, disfrute sin conciencia, conocimientos sin carácter, negocios sin ética, ciencia

Volver Arriba