Cambio Climático: Más que un problema ambiental, un gran reto económico (1/3)

Cambio Climático: Más que un problema ambiental, un gran reto económico (1/3)

Existe mayor conciencia de que el cambio climático no es simplemente un problema ambiental sino un gran reto económico. Los impactos de las actividades económicas humanas sobre la alteración del clima se manifiestan en la dislocación de sus ciclos a lo largo de las estaciones del año, incluyendo el aumento de la temperatura sobre las superficies de la tierra y el mar, que facilita el aumento de la frecuencia de los desastres naturales climatológicos. En efecto, el alza de la temperatura global implica importantes transformaciones. Se refleja en temporadas lluviosas con mayores inundaciones, periodos de sequía más prolongados y severos, así como inviernos más temperados. Otra alteración importante es el aumento del nivel del mar por los deshielos en los polos del planeta que provoca el calentamiento global, situación que provocaría que, en el largo plazo, muchos países pierdan parte de sus costas y algunas islas queden sumergidas en el océano.

LEER Cambio Climático: Más que un problema ambiental, un gran reto económico (2/3)

Adicionalmente, el cambio climático favorece la merma y hasta desaparición de especies vegetales y animales por pérdida de hábitat y fuentes de alimentación. Bajo este panorama cabe hacernos una pregunta retórica: ¿cuánto más daño podremos hacer a nuestro planeta sin dañarnos severamente nosotros mismos? Definitivamente, esta problemática obliga a cambios permanentes en la función de producción de la economía mundial.

A pesar de ser los países desarrollados los principales responsables de la contaminación que está alterando los ciclos climáticos, los países en vías de desarrollo son los más afectados y amenazados en su supervivencia. Ejemplo de ello es el caso de América Latina, responsable de alrededor de 12.5% de las emisiones de dióxido de carbono en el mundo, que experimentaría un enorme perjuicio económico por un aumento estimado de la temperatura global de 40C hacia el año 2100.

¿Cuánto daño más podremos hacerle a nuestro planeta sin dañarnos severamente nosotros mismos?

En el caso de la República Dominicana, país con una densidad de población relativamente alta y que ocupa parte de una isla sobrepoblada, debe prestarse altísimo interés al cambio climático. La activa temporada ciclónica del año 2017 produjo devastadores huracanes que afectaron con dureza a islas vecinas.

En el largo plazo, el derretimiento continuo de glaciales haría subir el nivel del mar pudiéndose perder parte del litoral costero y, con ello, perjudicar las playas que sirven de atractivo turístico. Es algo serio que se debe tomar muy en serio.

Hasta aquí parecería que estoy presentando un panorama muy lúgubre, pero, afortunadamente, se están dando los movimientos de conciencia, ciencia, presiones políticas y hasta oportunidades económicas que están poniendo incentivos para que los principales países aborden el cambio climático con una visión de mitigación, prevención, inclusión y transformación productiva a pesar de las voces discordantes provenientes de la actual administración (2017-2021) de los Estados Unidos de América. La toma de conciencia internacional y las acciones pactadas en el Acuerdo de París de 2015, auspiciada por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, del que RD es signataria, avanzan.

En noviembre de 2017 se celebrará en la ciudad de Bonn, Alemania, una importante convención (la vigésimo tercera Conferencia de las Partes- COP 23) de donde se espera que se reafirme el compromiso de la mayoría de las países, principalmente los más contaminantes, a acelerar los planes de reducción de emisiones de dióxido de carbono en un plazo razonable, al tiempo que se amplíe el apoyo financiero y la transferencia de tecnologías a los países en desarrollo. Las acciones nacionales y de la comunidad internacional deberán servir para agilizar las transformaciones productivas que reduzcan la basura contaminante y el uso combustibles fósiles, y optimicen el uso del agua y las fuentes renovables de energía.

Odalis F. Marte

Odalis F. Marte

Odalis F. Marte es economista. Está en Twitter: @ofmarte.


Artículos relacionados

¿Cuáles beneficios tiene el Seguro Familiar de Salud del Régimen Contributivo?

Uno de los grandes retos del Sistema Dominicano de Seguridad Social es lograr la ampliación de la cobertura del Seguro

La trampa de la felicidad financiera

Hace algunos años Philip Brickman y un grupo de investigadores de la Northwestern University se dieron a la tarea de

Fui a abrir una cuenta y me preguntaron si era un PEP… ¿Qué es eso?

Si usted ha ido al banco u otra entidad financiera (puesto de bolsa, fideicomiso, fondo de inversión, seguro) y hasta

Volver Arriba