Un comentario sobre la norma de los burós de crédito del Ministerio de Trabajo

Un comentario sobre la norma de los burós de crédito del Ministerio de Trabajo

Celebro y reconozco la buena intención del Ministerio de Trabajo al publicar la norma «Sobre la prohibición de consulta crediticia para acceso y permanencia en el empleo«. Es una situación muy compleja y difícil a la que he estado muy expuesto, sobre todo por todos comentarios y mensajes recibidos de nuestros lectores.

Aunque no soy abogado, pienso que la norma no prohibe la consulta del historial de crédito de posibles empleados. Lo que establece o exhorta es que no se puede “utilizar el mismo como criterio al momento de elegir a las personas para un puesto de trabajo”. Es decir, como parte del proceso de selección, no veo que se prohiba la consulta del buró siempre y cuando se autorice expresamente su acceso al empleador.

Habría que demostrar luego que el empleador no ofertó el empleo por la razón particular del historial de crédito, algo que no queda claro el cómo se determinará o comprobará. En ese sentido, la norma es más bien una exhortación y pienso que débil en cuanto a su eventual aplicación o fiscalización.

Al igual que en otras jurisdicciones, entiendo que la norma debe establecer la posibilidad de ciertas excepciones por tipo de empleo, dependiendo del nivel de sensibilidad de la función a ejecutar por el posible empleado y establecer algún nivel de discrecionalidad al empleador. Por ejemplo: Al momento de contratar personas en posiciones muy sensibles en el manejo y acceso de valores y dineros, como podría ser el caso de un cajero bancario o un directivo financiero.

Es importante destacar que en otros mercados no es ilegal ni está prohibida la consulta de los burós de crédito como parte del proceso de selección, como es el caso de los Estados Unidos o Canadá. Según la Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos del primero, las empresas en ese país revisan los burós de crédito para evaluar el 91% de las posiciones con responsabilidad financiera, para el 46% de los puestos directivos y el 34% de los puestos con acceso a información confidencial.

¿Por qué hacen las revisiones de los historiales de crédito? En la gráfica que anexamos lo exponemos: Básicamente, en un 54% de los casos, es «para reducir/prevenir fraudes, desfalcos y otros actividades criminales».

Ahora bien, lo que definitivamente no está bien, y es ilegal bajo la ley existente en la República Dominicana, es que se revisen los historiales de crédito sin el conocimiento y la autorización previa del dueño de la información, en este caso el posible empleado. Esa es una mala práctica, indefendible y abusiva, que actualmente está muy generalizada en el país.

Finalmente, y para mi lo más importante, parte del problema es que en la gran mayoría de los casos, los trabajadores en la República Dominicana no tienen el derecho a elegir dónde abren sus cuentas de nómina bancaria. Intenté dejar esto bien documentado en la columna «Leprosos Bancarios«. Si estas deben ser abiertas en una entidad financiera que no acepta a personas con historiales crediticios morosos o en litis judicial, las puertas para los posibles empleados se mantendrán cerradas.

Debe destacarse que no todas las entidades financieras tienen esa política restrictiva. Por ello, reiteramos nuestro llamado a que establezca la libertad de selección de las cuentas de nómina, algo que entendemos será la verdadera clave para abrirle paso a quienes ahora están limitados en el mercado laboral.

En la primera parte de «La cuenta del trabajador» dejamos constancia de nuestro entendimiento de la situación y en la segunda parte formalizamos nuestra propuesta específica para mejorar.

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.




Volver Arriba